ECONOMIA › APORTES DE FONDOS PREVISIONALES PARA OBRAS DE INFRAESTRUCTURA Y PROYECTOS PRODUCTIVOS

Una fuente para financiar el desarrollo

La Anses invirtió más de 18 mil millones de pesos en centrales eléctricas, rutas, expansión de la red de agua y cloacas, construcción de viviendas y demás obras. Para 2011 se prevé volcar entre 14 mil y 18 mil millones adicionales. Las AFJP destinaban a ese fin sólo 2 mil millones.

 Por David Cufré

La autopista Rosario-Córdoba, la central nuclear Atucha II, el lanzamiento de nuevos modelos de autos por parte de Ford, Fiat, General Motors, Renault y Volkswagen, la expansión de la red de agua potable y cloacas y la canalización del río Salado son algunos de los proyectos productivos y de infraestructura financiados por la Anses. Más específicamente, por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la seguridad social, que se compone de los ahorros previsionales. Este instrumento está asumiendo cada vez más la función de financiar el desarrollo, volcando sumas crecientes de dinero a obras de envergadura. De acuerdo con el último informe del organismo, al 30 de noviembre pasado, los préstamos para esos proyectos ascendieron a 18.684 millones de pesos, contra 8351 millones de hace un año. Una suba del 123 por ciento. Tan significativa como esa evolución es la proyección del FGS para 2011: se prevé destinar a este rubro entre 14.000 y 18.000 millones de pesos adicionales, según revelaron fuentes oficiales a Página/12.

El veloz aumento en los volúmenes invertidos en infraestructura y proyectos productivos es uno de los cambios centrales que produjo el Estado en el manejo de los fondos previsionales. Cuando esos recursos eran administrados por las AFJP, el financiamiento para esas iniciativas representaba sólo el 2,2 por ciento (2160 millones de pesos) de la cartera total. En la actualidad equivale al 10,7 por ciento del FGS, mientras que en noviembre de 2009 concentraba el 4,6 por ciento. El Gobierno hizo crecer la cifra de manera constante desde que asumió en exclusiva la gestión de los aportes jubilatorios, en diciembre de 2008, y la intención es profundizar esa política en 2011.

Diego Bossio, titular de la Anses y responsable del FGS, explicó el mes pasado en el Congreso que el criterio de inversión de los fondos previsionales tiene en cuenta no sólo la rentabilidad financiera, sino también la social. De este modo, “los aportes del FGS contribuyen al desarrollo sustentable de la economía real, garantizando un círculo virtuoso entre el crecimiento económico y el aumento de los recursos de la seguridad social”. La lógica es que a mayor expansión del nivel de actividad, que se logra con mejor infraestructura y apostando a la producción, habrá más empleo y más recaudación de aportes jubilatorios.

Una de las objeciones que se escucharon en el Parlamento cuando se debatió la ley del 82 por ciento móvil fue que debería utilizarse parte del FGS para aumentar las jubilaciones. La respuesta del Gobierno fue que no se puede utilizar un stock de ahorros para financiar un flujo constante de gastos, porque al cabo de un tiempo, que sería alrededor de tres años, el fondo se agotaría y luego no habría cómo seguir afrontando los compromisos asumidos. Eso llevaría a la quiebra del sistema.

Las inversiones del FGS en centrales eléctricas permitieron aumentar un 20 por ciento la generación de energía. Entre los proyectos que se siguen financiando y los que están aprobados para 2011 figuran la central Atucha II, con 5680 millones de pesos, las centrales hidroeléctricas Condor Cliff y Chihuidos, las térmicas Barragán y Brigadier López, una planta de generación en el partido bonaerense de La Matanza en base al reciclado de basura y un préstamo para la expansión de la distribuidora EPEC, de Córdoba. También aparecen préstamos por 1171 millones de pesos para AySA, que está utilizándolos para ampliar la red de agua y cloacas en el conurbano bonaerense, otros créditos para la construcción de rutas por 1642 millones –una parte del dinero financió la autopista Rosario-Córdoba– e incentivos para la industria automotriz. Otros destinos son un plan de construcción de viviendas en el Chaco (157 millones de pesos), aportes para la canalización del río Salado (785 millones) y la compra de cédulas hipotecarias para créditos a la vivienda (978 millones).

Los datos figuran en el informe de noviembre sobre la marcha del FGS. Allí se destaca que el fondo acumulado llegó a 174.014 millones de pesos, con una suba del 28 por ciento respecto de igual mes de 2009 y del 2 por ciento en relación con octubre último. También es un 77,4 por ciento más que lo que habían dejado las AFJP (98.083 millones de pesos). La participación de los títulos públicos en la cartera total descendió a 55,3 por ciento, contra el 55,5 por ciento de octubre pasado y el 59,5 de diciembre de 2008, último mes de las AFJP.

Compartir: 

Twitter
 

La Anses dio créditos por 5680 millones de pesos para la construcción de la central atómica Atucha II.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared