ECONOMíA › LA DEUDA DE BUENOS AIRES

Mochila más liviana

 Por Javier Lewkowicz

La deuda pública de la provincia de Buenos Aires a fines de 2007 “representaba 1,5 veces el presupuesto provincial y hoy es un 65 por ciento”, destacó ayer el ministro de Economía bonaerense, Alejandro Arlía. En diálogo con Página/12, vinculó ese comportamiento con el crecimiento de la recaudación, la prudente política de emisión de nueva deuda, el ajuste de los pasivos con la Nación a una tasa de interés baja y la reciente aplicación del Programa Federal del Desendeudamiento a las provincias por el Ejecutivo nacional. La inflación también actúa como un mecanismo de licuación de deuda. Si bien en términos nominales el stock de deuda provincial creció, en relación con la actividad económica bonaerense se redujo desde 12,8 por ciento en 2007 hasta el 9,0 a fines de este año.

Según los últimos datos oficiales, al 30 de septiembre de 2010 la deuda de la provincia de Buenos Aires asciende a 43.455 millones de pesos, algo más de 10 mil millones de dólares. El gobierno nacional es acreedor del 56,9 por ciento de ese pasivo, el 34,3 por ciento está colocado en bonos y el 7,4 por ciento es deuda con organismos multilaterales.

Un factor que contribuyó a mejorar el perfil de deuda provincial fue el Programa Federal de Desendeudamiento de las provincias, a partir del cual Buenos Aires recibió 4100 millones de pesos en ATN (Aportes del Tesoro Nacional). Esa era una deuda que la Nación mantenía con las provincias, lo que “nos permitió reducir en un 15 por ciento nuestra deuda con el gobierno nacional”, indicó Arlía. Por otro lado, el Programa alargó el plazo de los pasivos hasta 30 años a una tasa fija del 6 por ciento anual, con un año y medio de gracia. Buenos Aires refinanció 27.807 millones de pesos sobre 28.800 millones de deuda total con Nación. “El 70 por ciento de la deuda vence en 20 años. No hay ninguna tasa de crecimiento de los recursos que impida afrontarla. Esto permitió una colocación de deuda más ventajosa en los mercados internacionales”, agregó Arlía.

En 2009, el stock total de deuda se ubicaba en 46 mil y en 2007 era de 37 mil millones. A pesar de que en forma nominal aumentó, en términos del PBI provincial la deuda cayó desde 24,6 por ciento en 2002, a 12,8 en 2007, a 11,3 en 2009, y a 9,0 por ciento en que cerraría este año. El aumento nominal de la deuda provino de colocaciones a la Nación, organismos internacionales y ajustes por la tasa de interés vigente.

“El impacto del programa sobre las deudas de la provincia fue enorme”, indicó a este diario Soledad Pérez Duhalde, economista de la consultora Abeceb.com. Explicó que en 2010 el ahorro por los mayores plazos y la menor tasa fue de 2400 millones de pesos, en 2011 será de unos 4900 millones, en 2012 de 2300 millones, en 2013 de 2000 millones y en 2014 la provincia dejará de pagar unos 2600 millones de pesos. Recién en 2018 el balance es negativo, cuando empiezan a impactar los nuevos pasivos.

La provincia adquirió el actual perfil de deuda, con el Estado nacional como el principal acreedor y la mayor parte de sus pasivos nominados en pesos, a partir del canje derivado de la pesificación asimétrica, en 2002. Las deudas en dólares de las provincias se pesificaron y a cambio recibieron bonos emitidos por el Estado nacional. Ese canje le permitió a Buenos Aires refinanciar más del 50 por ciento del total de su deuda, con mayores plazos, menores tasas y pesificación “asimétrica” a 1,40 peso por dólar, un valor mucho más bajo que el dólar de mercado.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.