EL PAíS › CFK LE PIDIó LA RENUNCIA AL SECRETARIO Y NOMBRó AL INTENDENTE DE BERAZATEGUI

Mussi por Bibiloni en Medio Ambiente

Según dijo Juan José Mussi, que asume hoy, Cristina Fernández le dio a entender que pretende mayor ejecutividad en el área que tiene a cargo el monitoreo de la planta de UPM-Botnia y el saneamiento del Riachuelo, entre otras cosas.

 Por Laura Vales

La Presidenta le pidió la renuncia al secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Homero Bibiloni, y nombró en su reemplazo al intendente de Berazategui, Juan José Mussi. El cambio fue dado a conocer por el propio Mussi, que en sus primeras declaraciones aseguró que Cristina Kirchner estaba molesta con la falta de ejecutividad de su antecesor. “La Presidenta me dio a entender que necesitaba un hacedor”, dijo el nuevo secretario. Con el nombramiento, el Gobierno reafirmó la estrategia de premiar a los intendentes del PJ que se mantienen fieles a su gestión, en momentos en que el duhaldismo, de donde proviene Mussi, sueña con el regreso al poder.

Mussi fue ministro de Salud bonaerense durante las gestiones de Eduardo Duhalde y Carlos Ruckauf. Tan cercano fue a los Duhalde que incluso se desempeñó como médico personal de la familia, aunque en los últimos años, como la mayoría de los barones del conurbano, se alineó con el gobierno nacional. Después de la muerte de Néstor Kirchner, Mussi fue el que salió a defender más fuertemente el liderazgo de Cristina. Durante la reunión que el gobernador Daniel Scioli mantuvo con los jefes comunales de la provincia, el intendente de Berazategui tomó la iniciativa en la defensa de la jefa de Estado. “Queremos que Cristina Fernández sea candidata a presidenta porque representa el modelo”, dijo en aquella oportunidad. Su ingreso al Gobierno demoró apenas dos meses.

El desplazamiento de Bibiloni tuvo sus propias razones. El funcionario venía en cuenta regresiva por su falta de operatividad. Dos temas debieron haber sido el eje de su función: el plan de monitoreo de UPM-Botnia, ordenado por la Corte Internacional de La Haya, y el saneamiento del Riachuelo, ordenado por la Corte Suprema de Justicia. En el caso de UPM- Botnia, Bibiloni no mostró iniciativa en la acción. Un episodio reciente refleja lo que fue su gestión: en la primera visita que los científicos del comité binacional hicieron a la pastera, los dos integrantes argentinos del cuerpo detectaron una grave irregularidad en el tratamiento de sus efluentes. A pesar de que hay un compromiso firmado por los presidentes Cristina Kirchner y José Mujica, en el sentido de que toda la información del monitoreo será hecha pública, un criterio destinado a llevar tranquilidad a la sociedad, la Secretaría de Medio Ambiente evitó dar a conocer públicamente el tema.

En el caso del Riachuelo, Bibiloni fue recientemente multado por la Justicia por no realizar una obra de saneamiento. Su inacción tuvo además consecuencias de otro tipo: la multa contra el funcionario había sido dictada por no haber construido un muro perimetral en un predio de la Asociación de Curtidores en Lanús. El cerco no se hizo y el lugar estaba siendo custodiado por la Gendarmería para evitar que fuera tomado. Días atrás, cuatro gendarmes fueron baleados, episodio que causó fuerte preocupación en el Gobierno.

Un dato que agravó el malestar contra el funcionario fue que, en el predio de Lanús, la Asociación de Curtidores debió haber construido una planta de tratamiento de efluentes, cosa que no hizo, en lo que también quedó al descubierto una falla de la secretaría.

La Presidenta le ofreció a Mussi el cargo durante una reunión que mantuvieron el lunes en la residencia de Olivos. El nuevo secretario asumirá esta tarde, a las 19.

Mussi, que el próximo 9 de enero cumplirá 70 años, fue cuatro veces intendente de Berazategui. Llegó por primera vez a la Municipalidad en 1987, en simultáneo con la gobernación de Antonio Cafiero, y permaneció allí hasta 1994, cuando respondió al llamado de Duhalde en plena era menemista. Aquel año fue convencional constituyente nacional y en 1999 fue electo diputado nacional, aunque no asumió la banca para continuar en su cargo como ministro, que dejó cuando el gobernador Felipe Solá rechazó ratificarlo en el puesto. En abril de 2002 volvió a ser convocado por Duhalde como secretario de Asuntos Políticos en el Ministerio del Interior y permaneció allí hasta noviembre de 2003, ya con Néstor Kirchner en la Presidencia de la Nación. Había sido reelecto en 2007 al frente de la intendencia, que ahora traspasará a su hijo Juan Patricio Mussi (ver aparte).

Compartir: 

Twitter
 

Homero Bibiloni había asumido a fines de 2008. Mussi fue ministro de Salud bonaerense de Duhalde.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.