EL PAIS › CRISTINA KIRCHNER ENCABEZO LA CEREMONIA DE ASCENSOS EN LA CASA ROSADA

Cada militar con su sable

En la última sesión del año en el Senado se aprobaron los pliegos de ascensos de 25 oficiales militares que ayer estuvieron en la ceremonia en el Salón Blanco. También César Milani, cuestionado por la oposición.

En una ceremonia formal la presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó ayer la ceremonia de ascensos de la Fuerzas Armadas. Concretó así la promoción de 25 de militares de los 350 que figuraban en el pliego enviado al Congreso, que fue aprobado durante la última sesión del año en el Senado. De esta manera, quedó cerrado el conflicto que la oposición planteaba sobre la promoción del jefe de Inteligencia del Ejército, César Milani, que se llevó casi toda la sesión extraordinaria de la semana pasada.

Junto al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y al flamante ministro de Defensa, Arturo Puricelli, la Presidenta entregó sables y espadas a 25 oficiales superiores del Ejército: catorce de la Armada y catorce de la Fuerza Aérea Argentina. Con el acto se dejó atrás la polémica por la promoción del general de brigada Milani, a quien la oposición acusaba de haber formado parte del levantamiento carapintada de 1986 liderado por Aldo Rico durante el gobierno del radical Raúl Alfonsín.

Después de la bendición del vicario castrense Pedro Candia, Cristina Kirchner entregó en mano los sables y las espadas a la nueva oficialidad militar. En el Salón Blanco de la Casa Rosada estaban también el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y los jefes militares: el del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Jorge Chevalier; el del Ejército, teniente general Luis Pozzi; de la Armada almirante Jorge Godoy y de la Fuerza Aérea, brigadier general Normando Costantino.

En el Gobierno defendían las condiciones de Milani para el ascenso y desmentían las acusaciones lanzadas desde la oposición. Aseguraban que Milani no simpatizaba con los carapintadas y que su presencia aquel día en el cuartel que se había levantado obedecía a que realizaba tareas de contrainteligencia para el Ejército que se mantenía “leal”.

Por eso, tanto los legisladores oficialistas como informes del CELS señalaban que Milani no tenía denuncias en su contra, ni aparecía en ningún listado que lo incriminara en los levantamientos.

La sesión convocada especialmente la semana pasada para tratar la promoción de los militares aparecía difícil para los oficialistas que no lograban el quórum, pero finalmente la presencia del legislador de la oposición Samuel Cabanchik facilitó el tratamiento y la posterior aprobación de los pliegos enviados. La mayoría de las bancadas opositoras no bajaron al recinto hasta que no estuviera iniciada oficialmente la sesión, especulando con bloquear la promoción del segundo del Ejército.

Incluso diputados del ya extinto grupo A opositor presentaron en la Cámara un proyecto para conformar una comisión para investigar los criterios de ascensos militares. Iniciado por el macrista Federico Pinedo y apoyado por el radical Oscar Aguad –ambos jefes de los bloques de sus partidos– a los que sumaron el peronista federal Eduardo Amadeo, y la diputada de la Coalición Cívica, Patricia Bullrich. En su agumentación Pinedo sostuvo que no tenían respuestas sobre “las causas que originaron la exclusión de oficiales a promociones y ascensos que acreditan sobradamente todos los requisitos legales para el caso, y de los cuales surge un factor común entre ellos: todos cuentan con algún pariente que desempeñó alguna función pública durante el período 1976-1983”.

Hoy, en el mismo Salón Blanco, la Presidenta encabezará los ascensos de los oficiales de las fuerzas de seguridad –Policía Federal, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval– junto a la ministra de Seguridad, Nilda Garré.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Kirchner encabezó la promoción de 25 militares.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared