EL MUNDO › TIBIO PRIMER DOCUMENTO DE CINCO LIDERES DE LA UNION

Europa al fin reaccionó a la crisis

 Por Eduardo Febbro

Desde París

El régimen egipcio terminó por mostrar ante las cámaras del mundo la tela de barbarie y violación a los derechos humanos de la que está hecho. Ante el agravamiento del panorama y la irrupción de la violencia generalizada como instrumento de desestabilización, los responsables políticos de Francia, España, Alemania, Gran Bretaña e Italia difundieron una declaración común en la que condenan los actos de violencia, al tiempo que interpelaron a Hosni Mubarak a “emprender ya” un proceso de transición democrático. La inoperante jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, se despachó con una notita en la que pide que se lleve ante la Justicia a los responsables de la violencia.

Según la declaración difundida en París por la presidencia francesa, el jefe de Estado francés Nicolas Sarkozy, el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico David Cameron y el presidente del gobierno italiano Silvio Berlusconi aseguran que la “transición debe comenzar ahora”. Los responsables europeos, en su tradicional estilo literario y siempre tardío, juzgan que “solo una transición rápida y ordenada hacia un gobierno de amplia representación permitirá superar los desafíos a los que se enfrenta hoy Egipto”.

Los cinco dirigentes del Viejo Continente también condenaron la violencia y las agresiones contra la prensa, y recordaron que “los egipcios deben poder ejercer libre y pacíficamente su derecho a manifestarse y a beneficiarse de la protección de las fuerzas de seguridad”. Finalmente, consideran que “las agresiones contra los periodistas son totalmente inaceptables”. Esta es la primera declaración conjunta de los jefes de Estado y de gobierno de los cinco países más sólidos de la UE en la que urgen a Mubarak a dejar el poder. Hasta ayer, la Unión se limitó a expresar tímidas recomendaciones a Mubarak para que no desoiga el clamor de su pueblo y sandeces por el estilo.

Los analistas internacionales no tardarán en constatar la paradoja de esta declaración conjunta: el texto salió de París cuando en realidad es Hungría quien tiene actualmente la presidencia rotativa de la Unión Europea. Aún más ridículo es el papel que desempeñó la jefa de la diplomacia de la Unión, Catherine Ashton, cuyas palabras y declaraciones no sólo llegan siempre después de los entierros sino que parecen escritas por un recién llegado a la política internacional.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.