EL MUNDO › POR CRITICAR LAS CONDICIONES DE PRISION DE MANNING

Cae el vocero de Hillary

El portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, renunció tras criticar al Pentágono por las condiciones de detención del joven soldado Bradley Manning, sospechoso de pasarle a Wikileaks miles de cables diplomáticos y documentos militares clasificados.

Crowley dio un paso al costado en medio de la polémica que suscitó un discurso que dio la semana pasada, en el que describió el duro trato a Manning como “ridículo, contraproducente y estúpido”. Su partida alimenta el debate en Washington sobre cómo tratar al joven Manning, que está preso en una cárcel militar de Virginia. “Considerando el impacto de mis dichos, por los cuales respondo absolutamente, presenté mi renuncia como subsecretario de Asuntos Públicos y portavoz del Departamento de Estado”, dijo el renunciante en una declaración hecha pública por la cancillería.

Frente a una pequeña audiencia en un seminario académico en Boston, el jueves pasado, a Crowley se le preguntó qué pensaba acerca de las “torturas” infligidas al cabo primero Bradley Manning. El ahora ex portavoz dijo que el soldado “estaba en el lugar indicado”, pero criticó el manejo que le está dando el Departamento de Defensa, que incluye el confinamiento en soledad en un calabozo mínimo y la obligación de dormir desnudo. Un periodista de la BBC que estaba cubriendo el seminario pasó la información a su redacción luego de que Crowley dijera que sus declaraciones eran on the record. Esto forzó al presidente Barack Obama a hablar del asunto en su conferencia de prensa del viernes pasado. El mandatario insistió en que el tratamiento que se le estaba dando al detenido era el “apropiado, dentro de los estándares normales”.

Detrás de escena, la pelea continuó el fin de semana. Le agregó condimentos a lo que parece ser una diferencia en torno del tema entre Obama y su ex rival para las presidenciales, Hillary Clinton. Se cree que la jefa de la cancillería considera que cualquier violación a las libertades civiles del cabo Manning podría dañar la imagen de Estados Unidos en el extranjero.

La salida de Crowley era quizás inevitable. La cadena CNN informó que se “fue abruptamente” por presiones de la Casa Blanca. En su comunicado, Crowley dijo ayer que sus comentarios “tenían la intención de poner de relieve el amplio, estratégico impacto de las acciones discretas emprendidas cada día por organismos de seguridad nacional” y “su efecto sobre el prestigio y liderazgo global” de Estados Unidos. Su jefa Clinton aceptó la renuncia y destacó su largo servicio prestado al país, que incluye asesoría en seguridad nacional durante la administración de su marido, Bill Clinton.

Manning, de 23 años, fue detenido en junio cuando estaba en Irak asignado al área de Inteligencia del ejército, en medio de sospechas de que había entregado documentos secretos del gobierno estadounidense al sitio Wikileaks, conocido por publicar archivos clasificados. En un principio Manning fue acusado de robar documentos, un delito que se castiga con no más de 5 años de prisión. Sin embargo, la semana pasada las Fuerzas Armadas estadounidenses formularon otros 22 cargos contra él, incluyendo la “ayuda al enemigo” y “espionaje”, que puede implicar la pena de muerte. El Ejército informó que podría enfrentar la cadena perpetua.

Compartir: 

Twitter
 

Crowley renunció por presiones de la Casa Blanca.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.