EL MUNDO › TEMER ASEGURA QUE NO RECIBIó SOBORNOS

Investigan al vice de Dilma

La Corte Suprema de Justicia de Brasil comenzó a investigar al vicepresidente de ese país, Michel Temer, por presunta corrupción. El funcionario está sospechado de participar en un esquema ilegal de cobranza de sobornos a empresas privadas contratadas para actuar en el puerto de Santos, el más grande del país, según informó ayer el diario Folha de Sao Paulo. El alto funcionario desmintió tener relación alguna con el caso.

El dato fue confirmado a agencias internacionales de noticias por la procuradora Juliana Mendes Daun: “Temer figura efectivamente como investigado” en el marco de la causa, aseguró la funcionaria de Justicia. Según difundió el periódico brasileño, la Policía Federal comenzó a investigar el caso en 2006, pero el proceso fue trasladado el 28 de febrero pasado al Superior Tribunal Federal (STF), la única corte autorizada a juzgar autoridades gubernamentales, quien hizo partícipe de la causa a la Procuraduría Federal.

Temer, una de las principales figuras del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) –que desde 2007 es el principal socio del gobernante Partido de los Trabajadores (PT)–, fue designado el año pasado para acompañar a Dilma Rousseff en la fórmula que finalmente ganó las elecciones presidenciales en octubre de 2010.

El proceso afirma que dos empresas privadas, Libra Terminales y Rodrimar, repartieron sobornos entre políticos y autoridades para ganar licitaciones para explotar áreas del puerto de Santos, administrado por la Codesp, una empresa de la gobernación del estado de San Pablo.

Entre los supuestos beneficiarios de los pagos ilegales, que totalizarían por lo menos 800 mil dólares, estarían un ex presidente de la Codesp, Marcelo de Azeredo, y otras dos personas, una de las cuales es identificada solamente como “MT”, iniciales que, según la Policía Federal y el Ministerio Público, serían las de Michel Temer.

Temer, a través de sus voceros, aseguró a Folha que el caso no es nuevo, que ya fue investigado en 2002, por quien entonces se desempeñaba como procurador general del país, Geraldo Brindeiro. Según las fuentes, Brindeiro había concluido que “letras iniciales en documentos sin cualquier prueba de autenticidad no son suficientes para indicar una investigación penal”.

Por eso el vicepresidente brasileño asegura que jamás recibió sobornos, que nunca tuvo relaciones estrechas con Azeredo y sostiene que no hay pruebas de que las iniciales “MT” se refieran a su nombre. Los hechos por los que se investiga a Temer ocurrieron en la década del ’90 cuando él era adversario del PT y fue aliado del ex mandatario Fernando Henrique Cardoso, del Partido de la Socialdemocracia.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.