EL MUNDO › EN PERU, LOS TRABAJADORES SE MOVILIZARON A FAVOR DE LA POLITICA DE INCLUSION QUE ANUNCIO EL PRESIDENTE

Los sindicatos apoyaron a Humala

Los trabajadores se reunieron con el mandatario y con el presidente del Congreso, el oficialista Daniel Abugattás, para expresarles su apoyo, pero también su exigencia de que el gobierno cumpla con sus promesas de cambio.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

Los sindicatos salieron a las calles. Pero esta vez no lo hicieron para protestar sino para respaldar al gobierno de centroizquierda de Ollanta Humala, que asumió el 28 de julio último. Es la primera vez que los trabajadores se movilizan para apoyar a un gobierno. La movilización fue organizada por la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), el principal gremio sindical del país, vinculado con el Partido Comunista. Se sumaron gremios agrarios, organizaciones sociales y frentes regionales. Decenas de miles de trabajadores marcharon por las calles de Lima y de las principales ciudades del país para expresar su respaldo a la política de inclusión social anunciada por el presidente Humala y rechazar lo que denunciaron como presiones de la derecha para que el gobierno abandone sus postulados progresistas y promesas de cambio y mantenga la política económica neoliberal que ha dado lugar a un crecimiento económico que ha concentrado sus beneficios en un pequeño sector de la población.

Los trabajadores se reunieron con el presidente Humala y con el presidente del Congreso, el oficialista Daniel Abugattás, para expresarles su apoyo, pero también su exigencia de que el gobierno cumpla con sus promesas de cambio. La marcha se inició en la céntrica plaza 2 de Mayo, tradicional escenario de las manifestaciones sindicales, y también el lugar donde Humala cerró su campaña electoral y celebró su victoria. En primera fila estaban el secretario general de la CGTP, Mario Huamán; la presidenta de este gremio sindical, Carmela Sifuentes; el líder de la Central Unitaria de Trabajadores del Perú (CUT), Julio César Bazán; y otros dirigentes de los principales gremios sindicales y agrarios, y de las organizaciones sociales y regionales. Detrás de ellos, las columnas de manifestantes tomaban varias cuadras. “Esto no es protesta, esto es apoyo”, coreaba la multitud. Mientras avanzaban por las calles del centro de Lima, los trabajadores gritaban: “Ollanta, amigo, el pueblo está contigo”. Pero el apoyo de los gremios laborales y sociales expresado en las calles al gobierno no fue incondicional. También se escucharon lemas como “Ollanta, escucha, el pueblo pide cambios”. La exigencia de acelerar los cambios económicos y sociales anunciados por el gobierno marcó el espíritu de la marcha.

Los manifestantes llegaron hasta el Palacio de Gobierno, donde los principales dirigentes de la marcha fueron recibidos por el presidente Humala. El primer ministro, Salomón Lerner, señaló que durante su encuentro con los dirigentes sindicales y sociales, el presidente Humala “recibió el mayor apoyo, cooperación y también críticas constructivas a todas las tareas que tiene por delante el gobierno”. Lerner calificó como “histórica” la manifestación sindical y de las organizaciones sociales en respaldo al gobierno.

Antes de culminar su marcha en el Palacio de Gobierno, los trabajadores y organizaciones sociales se habían concentrado frente al Congreso, donde los esperaba un estrado levantado en la fachada del Parlamento, desde el que hablaron el sindicalista Mario Huamán y el congresista oficialista Daniel Abugattás. “Respaldamos los cambios que se vienen dando, que se tienen que profundizar. Para esto se debe enfrentar la corrupción y la impunidad enquistada por los gobiernos anteriores. Los trabajadores estamos con el crecimiento económico, pero con inclusión social. La corrupción tiene que ser atacada frontalmente”, señaló Mario Huamán, principal dirigente de la CGTP.

El presidente del Congreso, Daniel Abugattás, de la coalición oficialista Gana Perú, agradeció el respaldo de los gremios de labores y sociales. “Ustedes ahora nos están diciendo con su presencia que no estamos solos, que el cambio, la lucha contra la corrupción, las mejores condiciones de vida y una mejor educación no están solos sino que se encuentran acompañados por el pueblo.”

Los sindicatos le dijeron al presidente Humala que debía cumplir su promesa de aumentar en enero de 2012 en 75 soles (28 dólares) el salario mínimo, que ahora es de 675 soles (250 dólares), y le expresaron su rechazo a recientes declaraciones del ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, que puso en duda el cumplimiento de la promesa presidencial al condicionar este incremento salarial al aumento de la productividad. Humala les aseguró que el aumento se iba a cumplir. Los sindicatos también exigieron que se dicte una nueva ley laboral que restituya los derechos laborales que fueron eliminados por la dictadura fujimorista de los años ’90. Una nueva ley de trabajo es una de las promesas centrales del gobierno que los trabajadores le exigieron al presidente Humala que se cumpla. Los manifestantes expresaron su rechazo a la campaña de la derecha y la prensa contra los sectores más progresistas del gobierno. En las últimas semanas, esos ataques se han centrado contra la ministra de la Mujer, Aída García Naranjo, del Partido Socialista. Durante la marcha se escucharon consignas de respaldo a la ministra. Fue una marcha de apoyo y de exigencia: de apoyo al gobierno frente a los ataques de la derecha a los sectores más progresistas del régimen y las presiones para que se mantenga la política económica neoliberal, y de exigencia para que se cumplan las promesas de cambio.

Compartir: 

Twitter
 

“Esto no es protesta, esto es apoyo”, coreaba la multitud que marchó desde la plaza 2 de Mayo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.