EL MUNDO › EL SUCESOR DE BEN ALí

Asunción en Túnez

El nuevo presidente tunecino, Moncef Marzuki (foto), activista de los derechos humanos y ex líder opositor, prestó juramento ayer en Túnez ante la Asamblea Constituyente y luego se instaló en el Palacio Presidencial de Cartago, un año después del comienzo de la revolución que en enero de 2011 expulsó del poder a Zine Abidine Ben Alí. Moncef Marzuki, vestido con una capa color castaño claro por encima de una chaqueta azul, prestó juramento con la mano posada sobre el Corán ante los 217 diputados de la Asamblea Constituyente y las principales autoridades del Estado.

“Seré garante de los intereses nacionales, del estado de derecho y de las instituciones. Seré fiel a los mártires y a los objetivos de la revolución”, declaró Marzuki al prestar juramento sobre el Corán. Su primera misión será designar al nuevo jefe del gobierno, cargo que ocupará Hamadi Jebali, número dos del partido islamista Ennahda. El nuevo presidente prometió ser el “presidente de todos los tunecinos” y no “escatimar ningún esfuerzo” para mejorar la vida de sus compatriotas.

Marzuki se comprometió a garantizar el “derecho a la salud, el derecho a la educación y los derechos de las mujeres”.

“Nuestra misión es promover la identidad árabemusulmana y estar abiertos al exterior, proteger a las mujeres veladas y las muchachas en niqab como a las no veladas”, afirmó Marzuki, haciéndose eco del temor que provoca entre los “modernistas” la llegada al poder del partido islamista Ennahda.

Visiblemente emocionado, Marzuki rindió homenaje a los “mártires de la revolución”. “Sin su sacrificio, no estaría aquí, en este lugar”, dijo con lágrimas en los ojos, y luego evocó la lucha de los pueblos sirio y yemenita. “El principal desafío es concretar los objetivos de la revolución. Otras naciones nos miran como un laboratorio de la democracia”, agregó. El presidente lanzó un llamado a la “reconciliación” en Túnez y exhortó a la oposición a que “participe en la vida política y no se limite a un papel de observadora”.

Marzuki, doctor educado en Francia, de 66 años, fue designado presidente por la Asamblea Constituyente elegida el 23 de octubre pasado. El nuevo presidente rindió homenaje a su predecesor, Fuad Mebazaa, y al primer ministro saliente, Beji Caod Essebsi, que dirigieron el país desde el derrocamiento de Ben Alí, el 14 de enero pasado.

Marzuki asumió sus funciones casi exactamente un año después del inicio de la revuelta tunecina, desencadenada el 17 de diciembre de 2010 por el suicido de Mohamed Buazizi, un joven vendedor ambulante de Sidi Buzid, una ciudad pobre del centro de Túnez.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.