EL MUNDO › PARAN FERROVIARIOS POR LA REFORMA PREVISIONAL

Bélgica se sube al tren del ajuste

Los sindicatos ferroviarios belgas paralizaron ayer los trenes de la región de Valonia (sur del país), en una acción espontánea previa a la huelga general convocada para mañana en todo el país como protesta contra los recortes anunciados por el nuevo gobierno.

La red ferroviaria “está paralizada” en la mayor parte de la región valona desde las 7.30 GMT, según dijo un portavoz de Infrabel, la sociedad gestora de las líneas de ferrocarril, en declaraciones recogidas por la agencia belga.

La interrupción de los servicios afecta en parte a la región de la capital, y en especial a la estación de Bruselas-Midi –de donde salen la mayor parte de los trenes internacionales–, mientras que en la región de Flandes (norte del país) los trenes circulan con retrasos debido a la congestión de las conexiones con el sur.

El personal ferroviario ha detenido totalmente la circulación de trenes en ciudades como Namur, Huy, Charleroi, Tournai o Ottignies. La huelga también puede afectar a los pasajeros que se dirijan en tren hacia el aeropuerto internacional de Charleroi, aunque éste informó en un comunicado de la disponibilidad de otros servicios de transporte –como los autobuses desde Bruselas– y que los vuelos funcionarán “con normalidad” y “sin retrasos”.

El sindicato belga de servicios públicos (CGSP) explicó que la anticipación de la huelga ha sido “una reacción espontánea” de los trabajadores ferroviarios ante los recortes anunciados por el nuevo Ejecutivo del país, liderado por el socialista Elio Di Rupo, y en especial contra la reforma de las pensiones. El secretario general del CGSP, Michel Abdissi, afirmó que los sindicatos “luchan en nombre de todos los ciudadanos contra el ataque hacia las pensiones”, y afirmó que los trabajadores no están dispuestos “a trabajar más tiempo para ganar menos”, en declaraciones a la radio nacional francófona RTBF.

El viceprimer ministro belga y titular de pensiones, Vincent Van Quickenborne, afirmó que “existe un espacio para el diálogo social” sobre el proyecto de reforma de las pensiones que el Parlamento belga prevé aprobar esta semana, y añadió que “bloquear el país no es una solución”.

El político liberal flamenco, que se reunirá esta tarde con los sindicatos, destacó la necesidad de la reforma “para reforzar el sistema social de las pensiones”. La reforma, en línea con la política de austeridad que propugna la UE, incluye medidas como el aumento de la edad de jubilación anticipada desde los 60 hasta los 62 años, lo que supondría un ahorro para las cuentas públicas de 1500 millones de euros durante los próximos 5 años.

La sociedad nacional ferroviaria (SNCB) criticó la convocatoria espontánea de ayer y el hecho de que no se avisara previamente a los viajeros, en un comunicado. Los sindicatos han anunciado que la huelga se prolongará hasta hoy, jornada de huelga general en el sector público, y han amenazado con continuar con las interrupciones del tráfico ferroviario hasta el día de Navidad. Para hoy se prevé un paro generalizado en el transporte –incluidos los aeropuertos, la administración, la educación, los correos o las emisoras estatales, entre otros servicios públicos–. El paro interrumpirá el servicio de trenes de las empresas Thays y Eurostar, que conectan a Bélgica con Gran Bretaña, Francia, Holanda y Alemania.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.