EL MUNDO › EL PRESIDENTE DIRIGE SU MENSAJE AL ELECTORADO DE CLASE MEDIA

Obama insistió con el impuesto a los ricos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió ayer en Florida su propuesta de aumentar los impuestos a los ricos para frenar la creciente brecha entre ellos y la clase media, y lograr un crecimiento económico duradero y fuerte. “Es el momento para nosotros de elegir en qué dirección queremos ir como país. ¿Queremos seguir dando beneficios fiscales a los estadounidenses más ricos, que no los necesitan y nunca los pidieron? ¿O queremos seguir invirtiendo en cosas que hagan crecer nuestra economía?”, se preguntó Obama ante cientos de simpatizantes en la Florida Atlantic University, en Boca Raton. Un uno por ciento de los estadounidenses, los más ricos, está pagando actualmente una de las tasas impositivas más bajas en 50 años, enfatizó Obama al alertar de la creciente brecha entre ellos y el resto de los ciudadanos.

Obama hizo de la llamada “regla Buffett”, que propone aumentar los impuestos a los millonarios, uno de los emblemas de su campaña a favor de la clase media con miras a conseguir la reelección en noviembre.

La propuesta consiste en subir los impuestos a las rentas superiores al millón de dólares anual hasta el 30 por ciento y adoptó el nombre del multimillonario inversor Warren Buffett, quien afirmó públicamente que es injusto que su secretaria pague una tasa impositiva más alta que él.

“Si usted gana más de un millón de dólares al año, debe pagar al menos el mismo porcentaje de sus ingresos en impuestos que las familias de clase media”, insistió Obama. “En Estados Unidos la prosperidad nunca ha venido de unos pocos ricos. Siempre ha venido de abajo hacia arriba”, destacó Obama al mencionar que el electorado estadounidense tiene ante sí de cara a noviembre dos visiones muy diferentes de país.

Los demócratas apuestan por la regla Buffett para reducir el déficit y aumentar las inversiones en educación, investigación y salud, como recordó ayer el presidente. La regla Buffett será votada el próximo lunes en el Senado, controlado por los demócratas, pero no tiene posibilidades de ser aprobada en la Cámara de Representantes, donde son mayoría los republicanos, que se oponen rotundamente a subir los impuestos a las grandes fortunas. “No es una batalla imposible y los republicanos deben escuchar a los electores, que apoyan abrumadoramente la idea de la equidad fiscal”, explicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, a los periodistas que viajaron ayer con Obama a Florida.

El aumento del gravamen a los ricos aportaría a las cuentas públicas unos ingresos de unos 47.000 millones de dólares en los próximos diez años, por debajo de los cuatro o cinco mil millones de dólares que necesita el país en ese período para equilibrar el déficit. Los republicanos –como el precandidato presidencial Mitt Romney– proponen un recorte del gasto público y de programas y ayudas gubernamentales como alternativa para reducir el déficit. Precisamente Romney recibió críticas porque, a pesar de sus ingresos millonarios, paga alrededor de un 15 por ciento en impuestos, una tasa más baja que la del ciudadano medio.

Compartir: 

Twitter
 

“La prosperidad siempre vino de abajo hacia arriba”, dijo Obama.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.