EL MUNDO › REAPARECIó ASSAD JUNTO A UN ENVIADO DE TEHERáN

Apoyo iraní para Siria

El presidente sirio, Bashar Al Assad, reapareció ayer tras dos semanas de ausencia pública y se mostró con un colaborador del líder supremo iraní que dijo que Teherán no permitirá que nadie destruya a Siria, en otra jornada de combates entre el Ejército e insurgentes en la ciudad de Alepo. Durante el encuentro con Said Jalili, secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Al Assad prometió una vez más “limpiar el país de terroristas”, según fue citado por la televisión estatal siria, que transmitió imágenes de la reunión entre el presidente y una delegación oficial iraní.

La entrevista llegó un día después de que la peor serie de reveses sufrida por Al Assad en 17 meses de revuelta opositora se coronara con la deserción de su primer ministro, y además coincidió con la difusión por la TV estatal de imágenes del nuevo premier presidiendo una reunión de gabinete con aires de normalidad. Luego de la reunión con Al Assad, que se celebró en un lugar no revelado al parecer por motivos de seguridad, Jalili, un estrecho colaborador del líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, dijo que Irán no tolerará que ni la revuelta ni ningún enemigo externo rompan su asociación estratégica con Siria.

“Irán no permitirá que el eje de la resistencia, del cual considera a Siria una parte esencial, sea roto de ninguna manera”, dijo Jalili, citado por la TV estatal siria y la agencia de noticias SANA, que publicó fotos del encuentro, con Al Assad vestido de traje y corbata y el iraní con saco azul sin corbata. El “eje de la resistencia” es una referencia a la alianza chiíta anti Israel entre Irán, el gobierno de Siria –dominado por los alawitas, una rama de los chiítas– y el movimiento islamista libanés Hezbolá, que en 2006 peleó una guerra contra el Estado judío con apoyo sirio e iraní.

Irán acusa a las petromonarquías sunnitas del Golfo Pérsico y a Turquía –aliados de Estados Unidos y de las potencias europeas– de responsabilidad en el baño de sangre en Siria por apoyar con armas y dinero a los insurgentes alzados contra Al Assad, que son en su inmensa mayoría sunnitas. A su vez, las potencias occidentales temen que grupos islamistas antioccidentales que se sumaron a la sublevación en Siria, como Al Qaida, saquen provecho si triunfa la oposición a Al Assad.

La visita de Jalili llegó luego de que 48 peregrinos iraníes fueran secuestrados en Siria por insurgentes anti Al Assad que los acusan de ser “agentes enemigos”, algo rechazado por Irán. El grupo islamista radical Brigada Al Baraa, que secuestró a los peregrinos el sábado en Damasco, dijo el lunes en su página de Facebook que tres de los rehenes murieron en un bombardeo del Ejército en la capital y amenazó con matar a más si siguen los ataques de la artillería en su contra.

Por el apoyo que da a los rebeldes sirios, Teherán responsabilizó a Estados Unidos de la suerte que corra el grupo secuestrado. El Ministerio del Exterior iraní llamó a consultas la noche del lunes al embajador suizo, que lleva los asuntos de Washington en Irán debido a que no hay relaciones diplomáticas entre los dos países. “Estados Unidos y otros países intentan meter a Irán en el conflicto sirio y acercarlo a una confrontación con los países árabes”, denunció el portavoz del Ministerio del Exterior iraní, Ramin Mehmanparast, en Teherán.

Compartir: 

Twitter
 

Said Jalili y Assad se reunieron ayer en Damasco.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.