EL MUNDO › EN OSLO COMENZARáN ESTA SEMANA LAS CONVERSACIONES ENTRE EL GOBIERNO COLOMBIANO Y LAS FARC

Fuerte expectativa por la negociación de paz

El primer contacto entre las partes, previsto para hoy en Noruega, se retrasará al menos un día por inconvenientes logísticos. Si esta iniciativa prospera, habrá una situación inmejorable para acabar con un conflicto de décadas.

El gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abrirán una mesa de diálogo esta semana con el objeto de acordar la paz. El encuentro entre las partes, previsto para hoy en Oslo, se retrasará al menos un día por inconvenientes logísticos, climáticos y jurídicos, según informes periodísticos conocidos ayer en Bogotá. La cadena de radio RCN y el diario El Espectador señalaron desde Oslo que los negociadores del gobierno aún no pudieron viajar debido al retraso de las operaciones aéreas que afectan al aeropuerto de Bogotá por tormentas eléctricas. Y los negociadores de las FARC estarían aguardando en La Habana los salvoconductos para que Interpol no los capture. El gobierno colombiano gestionó ante la Justicia la suspensión de las órdenes de captura contra los guerrilleros, pero al parecer éstos exigen que se realice un trámite adicional a nivel internacional para no tener problemas en su viaje a Noruega. Una década después de que fracasara el último intento, si esta iniciativa prospera habrá una situación inmejorable para acabar con un conflicto armado que desangró al país cafetero durante más de medio siglo.

Según El Espectador, se prevé que los negociadores de ambas partes estén en Oslo al finalizar la tarde de mañana. RCN señaló que una fuente gubernamental dijo que los delegados estarían arribando mañana martes. “Por tal motivo, las reuniones que estaban previstas para el lunes y martes se postergarían y, dependiendo del nuevo cronograma, se establecería si se posterga la instalación de la mesa de diálogo prevista para este miércoles 17 de octubre”, informó la estación radial. Si avanzan las negociaciones entre el gobierno de Santos y la guerrilla quedará clausurada la primera etapa del diálogo, que tras la inauguración simbólica en Oslo –por la nutrida tradición de Noruega en materia de colaboración para la resolución de conflictos internos y externos de terceros países– se trasladará a La Habana.

Será allí donde la negociación se desarrollará a fondo, sin plazo fijo, pero con un futuro que voceros de ambas partes y analistas independientes coinciden en estimar que demandará al menos un semestre. El diálogo girará sobre cinco temas pactados trabajosamente durante las negociaciones que representantes de ambas partes mantuvieron en secreto en La Habana, entre el 23 de enero y el 26 de agosto. Esos temas son: desarrollo rural y mayor acceso a la tierra; garantías a la oposición política y participación ciudadana; fin del conflicto armado, que implica el abandono de las armas y la reinserción a la vida civil de los guerrilleros; búsqueda de solución al problema del narcotráfico, y derechos de las víctimas.

La delegación del gobierno colombiano estará encabezada por el ex vicepresidente Humberto de la Calle e integrada además por Sergio Jaramillo, alto comisionado para la Paz; los generales retirados Oscar Naranjo y Jorge Mora, y el empresario Luis Carlos Villegas. Por su parte, la representación de las FARC estará encabezada por el número dos de la organización, Luciano Marín (alias Iván Márquez) y formada por Luis Albán (alias, “Marco León Calarcá”), Ricardo Téllez (alias, “Rodrigo Granda”) y Jesús Carvajalino (alias, “Andrés París”). Por las FARC también participarán Miguel Pascuas (alias, “Sargento Pascuas”), el más veterano de sus guerrilleros y único sobreviviente de quienes en 1964 fundaron la organización, y Ricardo Palmera (alias, “Simón Trinidad”), autorizado a intervenir mediante videoconferencias, pues se encuentra detenido en Estados Unidos, donde cumple una condena a 60 años de prisión.

“Una vez que el presidente Santos asumió el mandato (en agosto de 2010), envió una carta al secretariado de las FARC diciendo que lo que nosotros proponíamos en la agenda de la Nueva Colombia Bolivariana podía ser discutido, pero que lo que le hacía mal al país eran las formas de lucha que nosotros utilizábamos”, afirmó Granda.

Después de que esas gestiones tomaran estado público, Santos se mostró contemporizador. “No se les puede pedir a las FARC que se arrodillen, se rindan y entreguen las armas: no lo harán. Debe existir una salida y esa salida debe permitirles participar en la arena política”, señaló el mandatario. La iniciativa del diálogo corrió por cuenta de Santos, tal como lo reconoció Granda, conocido como el canciller de la principal guerrilla colombiana.

Asimismo, las FARC incluyeron a la guerrillera holandesa Tanja Nijmeijer entre sus negociadores, informó la televisión pública bogotana Canal Capital, decisión de última hora que supuestamente generó fricción con el gobierno colombiano. Según esa versión, la holandesa se encuentra en La Habana con el número dos de las FARC, alias “Iván Márquez”, situación que habría retrasado el viaje a Oslo de ambas delegaciones.

La expectativa sobre el eventual éxito del diálogo es grande. No sólo porque las FARC son la organización armada más grande de Colombia, sino porque el segundo grupo, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), manifestó su intención de sumarse a la mesa, por lo que se considera que, de prosperar las negociaciones, estará todo dado para concluir el conflicto armado que dividió a Colombia y dejó miles de muertos durante más de cinco décadas.

Compartir: 

Twitter
 

Familiares de las víctimas se reunieron en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, y pidieron ser tenidos en cuenta en la negociación.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.