EL PAíS › LAS EXPROPIACIONES QUE IMPULSA LA CIUDAD PARA EXTENDER EL SUBTE

Miles de metros para dos bocas

Con el fin de ampliar la línea H, el gobierno de Macri pretende expropiar más terrenos de los necesarios, de acuerdo con un informe elaborado en la Legislatura porteña.

 Por Werner Pertot

Para construir dos bocas de subte de entre 10 y 15 metros cuadrados, el gobierno de Mauricio Macri está expropiando 3432 metros cuadrados. Esa es una de las conclusiones a las que llega el legislador de Proyecto Sur, Rafael Gentili, tras conseguir el plano de las obras de la línea H. Las expropiaciones que Macri plantea sobre cerca de 30 comercios han generado protestas, presentaciones judiciales y mantienen buena parte de las obras paradas. En un informe sobre el estado de las obras, Gentili recuerda que el parate de 2009 en la construcción del subte le costó al Estado casi 50 millones de pesos. “Es un costo innecesario que paga la Ciudad para que hagan negocios sólo algunos”, señala el legislador sobre el uso que se les dará a los terrenos expropiados, entre los que está un shopping en zona norte.

La línea H es la única a la que el gobierno porteño tiene previsto destinarle fondos el año próximo, dado que –como ya advirtió– no habrá dinero para subvencionar la tarifa del subte, de la que tampoco tiene previsto hacerse cargo el gobierno nacional. Los kirchneristas señalan que así estaba establecido en el acta acuerdo que firmó Macri en enero y que es el gobierno porteño el que debe hacerse cargo. Mientras hay un gran signo de pregunta sobre cómo funcionará el subte después de fin de año y con los gremios amenazando con nuevas medidas de fuerzas, la línea H tiene la originalidad de generar sus propios conflictos.

Es porque el trazado previsto no contempla las bocas de subte en la vereda sino detrás de la línea de edificación. En el informe que firman Gentili y Marcos Zelaya, señalan que esto afectará a 30 comercios y que “el macrismo les estaba ofreciendo el 10 por ciento del valor de expropiación (aproximadamente 40 mil pesos para comercios medianos). Según pudieron averiguar en un caso, para cerrar el acuerdo le ofrecieron a un comerciante pagar en dólares. El dueño recibiría 132 mil dólares. No por nada el informe del legislador se titula: “Haciendo Buenos Negocios. Breve historia sobre las expropiaciones de la Línea H”. El principal problema lo tienen los cien empleados de los comercios y los inquilinos que –a diferencia de los dueños– no están contemplados en la ley de expropiación que votó la Legislatura porteña.

Gentili pudo acceder a los planos de la obra, y señala que la cantidad de terrenos que están expropiando es muy superior a la necesaria. “Para construir dos bocas de subte que demandan entre 10 y 15 metros cuadrados, se están expropiando 3432 metros cuadrados”, advierte el diputado. ¿Para qué van a usar el resto de los terrenos? Como ya informó este diario en junio, cuando comenzaron las protestas de los comerciantes, en la zona norte prevén construir un shopping; en el sur sostienen que se hará infraestructura social, como escuelas o centros de salud.

“Mañana pueden sacar una ley que dice que no requieren infraestructura social y lo venden”, desconfía Gentili, quien considera que “con la excusa de ampliar la línea H, el Gobierno de la Ciudad expropia y pone a disposición terrenos a costa del dinero de los porteños, para negocios inmobiliarios privados”. El legislador recuerda en su informe cuánto le costó a la Ciudad el parate en las obras en 2009, cuando la gestión PRO tomó deuda, pero no tenía listos los pliegos para iniciar la construcción de nuevas estaciones. En el caso de la línea A, esto implicó mayores costos por 28.486.487 pesos. Para la línea B, fueron otros 9.584.187 pesos y en el caso de la H, unos 11.270.478 pesos. En total, cerca de 50 millones de pesos que se perdieron. Los datos surgen del informe de la Auditoría General de la Ciudad de mayo de este año.

El informe de Gentili advierte que hoy está ocurriendo lo mismo en la obra de la línea H, con costos aún desconocidos. “A eso hay que sumarle las indemnizaciones, que no están justificadas racionalmente. Eso aumenta el costo de la obra”, señala Gentili. Las obras están demoradas en la estación de Plaza Francia por un amparo interpuesto por vecinos. “La estación debe ser construida en Plaza Francia y no en Plaza Alvear, donde el gobierno decidió construirla”, advierte Gentili en su informe. En Pompeya también se demoraron las obras por el problema que representan las expropiaciones, pero además la gestión PRO podría vérselas con un problema mayor: la calidad del suelo. Durante el gobierno de Aníbal Ibarra incluso se evaluó que esa zona debía tener un trazado en superficie. “Todas esas circunstancias deberían haber sido evaluadas por el Gobierno de la Ciudad antes de endeudarse por 300 millones de dólares”, advierte Gentili sobre la última deuda que tomó la gestión PRO y que parece destinada a seguir el camino de la de 2009.

El legislador, por último, recomienda al gobierno PRO que escuche las sugerencias del titular de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), el macrista Juan Pablo Piccardo. Es porque en un acta de la empresa estatal, de noviembre de 2011, Piccardo señalaba que se podía construir el acceso a la estación Córdoba de la línea H “en la vía pública, evitando de esa forma posibles atrasos derivados de los trámites de expropiación”. “Si Sbase siguiera las sugerencias de su presidente –escribió Gentili, no sin ironía–, se evitaría la expropiación de 708 metros cuadrados para la estación Córdoba, en una zona de alta valorización del metro cuadrado.”

Compartir: 

Twitter
 

El trazado previsto no contempla bocas de subte en la vereda sino detrás de la línea de edificación.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.