EL MUNDO › EL MíNIMO HISTóRICO DE OPERACIONES EN ESPAñA

Crisis inmobiliaria

Desde el verano de 2007, cuando se inicia la crisis en el sector con el estallido de la burbuja, el precio de la vivienda acumula una baja del 38,8 por ciento.

La situación del sector inmobiliario que atraviesa la Península Ibérica marcha al ritmo de una economía asfixiada por los recortes que impone el gobierno de Mariano Rajoy. Así lo demuestran las 12.847 operaciones de compra y venta de viviendas concretadas en enero último en España, que representan el mínimo histórico del sector, con una baja interanual de 26,8 por ciento, tras la eliminación de la deducción por vivienda habitual y la suba del IVA del 4 al 10 por ciento en los inmuebles nuevos.

La información fue suministrada por el Consejo General del Notariado con datos que corresponden a las operaciones realizadas en el mismo mes de referencia en el que son anotadas, sin existir retraso alguno entre el acto notarial y su apunte en la base de datos. Eso explica la diferencia entre los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y los que obran en poder de los notarios. Anteayer, el organismo estadístico situó en más de 39.000 las operaciones de compraventa de viviendas en el mes de enero, con un aumento del 18,9 por ciento en tasa interanual. Los notarios, por el contrario, hablan de mínimos históricos en el primer mes del año, en el que finalizaron las ayudas fiscales a la compra.

Por tipos de vivienda, la Estadística Notarial apunta a un descenso en la compra de pisos del 26,2 por ciento en tasa interanual, hasta las 10.445 operaciones. Las ventas con pisos de precio libre cayeron 23,2 por ciento, hasta las 9896 compraventas, y las realizadas con pisos de segunda mano bajaron 17,6 por ciento, con 8654 operaciones. Por su parte, la compraventa de pisos nuevos se hundió en enero un 47,8 por ciento por la suba del IVA, hasta las 1241 transacciones, mientras que las viviendas unifamiliares cayeron 29,4 por ciento tras sumar 2402 operaciones.

Respecto de los valores, tras una cierta estabilización en el ajuste durante los últimos meses de 2012, el nuevo año arrancó con caídas que han conducido también a mínimos históricos. Así, el precio por metro cuadrado del conjunto de viviendas vendidas en enero se situó en 1135 euros, 14,8 por ciento menos que en igual mes de 2012. Desde el verano de 2007, cuando se inicia la crisis en el sector inmobiliario con el estallido de la burbuja inmobiliaria, el precio de la vivienda acumula una baja de 38,8 por ciento, en especial inmuebles de segunda mano, según la Estadística Notarial.

En el caso de los pisos nuevos, por el contrario, su valor aumentó 23,1 por ciento en enero respecto de igual mes de 2012, hasta situarse en 1951 euros por metro cuadrado. Según los notarios, este repunte se debe a la profunda caída de las operaciones sobre los pisos nuevos, que fue de 50 por ciento. En sintonía con esta situación, el número de créditos hipotecarios, así como su capital medio, también registraron mínimos históricos en enero pasado, cuando los préstamos bajaron 21,6 y el capital promedio solicitado se redujo 25,4 por ciento.

Otro dato preocupante para la economía española está dada por el ritmo de la inflación, que se estableció en 2,9 por ciento en febrero, algo por encima del dato del mes anterior (2,8 por ciento), debido al aumento de los precios de los carburantes y de los medicamentos, según cifras definitivas publicadas ayer. La inflación española había alcanzado a finales de 2012 sus niveles más elevados desde octubre de 2011.

Antes de descender hasta el 2,8 por ciento en enero, el alza de los precios se había establecido en 3 por ciento en noviembre y diciembre, tras los 3,5 por ciento de septiembre y octubre. Según datos publicados ayer por el INE, el índice de precios al consumo aumentó en febrero 0,1 por ciento respecto del mes anterior. Golpeada por un de-sempleo record de 26,02 por ciento, España está enzarzada en un draconiano esfuerzo de austeridad.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy espera ahorrar 39.000 millones de euros (unos 50.000 millones de dólares) en 2013, entre recortes presupuestarios y alzas de impuestos, y un total de 150.000 millones de euros hasta el final de 2014. Pero esta política de austeridad frena sin embargo la demanda interior y el retorno al crecimiento: en el cuarto trimestre de 2012, el Producto Interno Bruto (PIB) de España retrocedió 0,8 por ciento respecto del trimestre precedente, mientras en el conjunto del año la economía del país se contrajo 1,4 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Golpeada por un desempleo record, España está enzarzada en un draconiano esfuerzo de austeridad.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.