EL MUNDO › ANUNCIó QUE PUBLICA INFORMACIóN SOBRE LOS PEDIDOS DE DATOS DE AGENCIAS DE SEGURIDAD

Google blanquea los pedidos de la CIA

En un documento, la compañía pidió permiso para publicar las solicitudes de agencias de seguridad nacional y, por separado, los pedidos realizados bajo el amparo de la ley de control e inteligencia sobre extranjeros (FISA).

El escándalo por el espionaje practicado por Estados Unidos alcanzó esta vez a Google. La empresa anunció ayer su intención de solicitar a una corte especial norteamericana, que tiene jurisdicción en casos de seguridad nacional, un permiso para comenzar a divulgar una serie de solicitudes de información que recibió. “Hoy hemos pedido a la corte de vigilancia de inteligencia foránea que nos permita publicar la suma de las solicitudes de seguridad nacional”, manifestó un vocero del gigante de Internet en un comunicado. Google aseguró que actualmente ya publica información sobre los pedidos de datos por parte de agencias de seguridad en su “informe de transparencia”.

“Sin embargo, es necesaria mayor transparencia”, señaló Google en el documento, por lo que la compañía pidió permiso para publicar las solicitudes de seguridad nacional y, por separado, los pedidos realizados bajo el amparo de la ley de control e inteligencia sobre extranjeros (FISA). “Agrupar las solicitudes de seguridad nacional con las solicitudes criminales –como se le ha permitido hacer a algunas compañías– sería un retroceso para nuestros usuarios”, señaló el vocero. El pedido llega en medio de un clima sazonado por fuertes protestas, luego de que se conociera que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) accedió a grandes cantidades de información en el marco de un programa de vigilancia, que se encuentra bajo la supervisión de esta corte especial.

Asimismo, Google advirtió que esperaba que la corte emitiera una sentencia permitiendo la publicación de estadísticas limitadas de los pedidos de información. “La reputación y los negocios de Google han sido dañados por informes falsos y engañosos en los medios, y los usuarios de Google están preocupados por estas alegaciones”, sostiene la petición. La compañía agregó que estaba pidiendo a la corte que afirmara el derecho de Google en el marco de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos a publicar la información.

The Washington Post también se hizo eco sobre esta controversia. En su edición de ayer, el diario norteamericano señaló que la presentación legal, que cita como garantía la Primera Enmienda referente a la libertad de expresión, es la última jugada del gigante de la tecnología asentado en California para proteger su reputación, a raíz de las noticias sobre la vigilancia de la NSA acerca del barrido del tráfico de Internet. Google, una de las nueve empresas citadas en los documentos de la NSA que proporcionan información a PRISM (programa de vigilancia electrónica de información calificada como muy secreta), ha exigido a los funcionarios norteamericanos que le den mayor libertad de acción para describir la relación de la empresa con el gobierno.

Según el diario norteamericano, Google y otras compañías intentaron llevar calma a los usuarios involucrados, asegurándoles que su privacidad está protegida contra intrusiones injustificadas.

En esta petición que se dio a conocer ayer, Google desplegó una estrategia para obtener permiso para publicar el número total de solicitudes que la Corte hace de la empresa y el número de cuenta de usuarios que son afectados. La compañía habría realizado extensos informes periódicos con respecto a otras demandas de datos del gobierno de Estados Unidos y de otros gobiernos en todo el mundo.

El diario norteamericano resalta que no necesariamente esa información arrojaría luz sobre PRISM, cuya existencia fue reportada por primera vez por The Washington Post y el periódico británico The Guardian. Sin embargo,iniciar una confrontación legal de alto perfil puede ayudar a los esfuerzos de Google para presentar cierta actitud agresiva y su resistencia a ser vigilada por la administración Obama.

Todas las empresas de tecnología que participan en PRISM, incluyendo Facebook, Apple, Microsoft, Google y Yahoo, han tenido dificultades para responder a las revelaciones sobre vigilancia de la NSA. En ese sentido, la mayoría de ellas se expresaron en forma negativa, pero cuidando sus palabras, advirtiendo que no permitirán “la recolección de datos al por mayor”, reconociendo al mismo tiempo que no cumplen con los requisitos legales de información del gobierno.

Normalmente, las peticiones de datos judiciales por parte de FISA sólo son conocidos por un pequeño número de sus empleados. Discutir abiertamente estas peticiones, ya sea dentro o fuera de la empresa involucrada, puede violar la ley federal.

Compartir: 

Twitter
 

La sede de Google en Londres. La firma pidió más transparencia en el trato con el gobierno.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.