SOCIEDAD › JORGE MANGERI HABíA PEDIDO DECLARAR ANTE EL JUEZ, PERO AL FINAL SE ARREPINTIó

El encargado esquiva la declaración

El lunes, el portero dijo que quería ser indagado, pero ayer el abogado le aconsejó que no lo hiciera hasta tanto no estén los peritajes. Entre otros estudios, queda pendiente la comparación entre las muestras halladas bajo las uñas de Angeles y el ADN de Mangeri.

 Por Emilio Ruchansky

Por segunda vez, en menos de tres días, el único acusado por el asesinato de Angeles Rawson evitó declarar ante el juez. Fuentes judiciales explicaron que el imputado expresó su deseo de ser indagado el lunes pasado, pero cuando lo llevaron al juzgado subrogado por el magistrado Roberto Ponce se arrepintió. Antes había hablado con el defensor oficial que lo asiste, quien al igual que el sábado último le recomendó a Jorge Mangeri mantenerse en silencio. “Mientras yo lo defienda no va a declarar”, dijo ayer Carlos Garay, quien reveló sus próximos pasos: mantener una impasse hasta que se conozcan los resultados de dos estudios científicos cruciales. El primero se refiere a las muestras recogidas en el auto del encargado, el segundo a las obtenidas bajo las uñas de las víctima, que serán cotejadas con el perfil genético de Mangeri.

Según pudo confirmar este diario, el acusado fue llevado el lunes por la tarde desde el penal de Ezeiza a la alcaidía de Tribunales, ubicada en el subsuelo, porque entre otros trámites procesales tenía que ser revisado por el Cuerpo Médico Forense. Allí le extrajeron sangre, cabellos y saliva para obtener su perfil genético y Mangeri dijo que quería presentarse ante el juez para brindar la declaración indagatoria. Más tarde, Garay estuvo con él y le pidió esperar hasta saber si hay o no peritajes que lo incriminen, según contó el abogado al portal Infojusnoticias.gov.ar

El juez a cargo de la instrucción desde que la fiscal Paula Asaro decidió imputar a Mangeri como autor del asesinato pidió una serie de estudios a los que deberá someterse el encargado. “Uno de esos estudios lo va a hacer una junta médica y es sobre las lesiones que tiene en su cuerpo. Ese informe estaría listo a más tardar en dos días”, dijo a Página/12 una fuente judicial. Hoy a la tarde o mañana, agregó, llegarían los exámenes realizados sobre las muestras levantadas en el Renault Mégane del imputado, las uñas de la víctima y en el subsuelo del edificio.

En el comunicado oficial de la fiscalía a cargo de Paula Asaro se esbozan muchas hipótesis sobre la mecánica del hecho, que precisan de una corroboración científica. La fiscal estableció que Angeles Rawson, de 16 años, entró al edificio de la calle Ravignani 2360 y habría sido interceptada por el encargado. “Horas después”, dice ese comunicado, Mangeri habría envuelto a la joven aún viva en bolsas resistentes y arrojado a un contenedor “de la zona”. ¿Dónde fue retenida entonces durante esas horas? El sótano del edificio es una posibilidad a comprobar. Sin embargo, cualquier rastro hallado en el auto de Mangeri que sea compatible con el perfil genético de la víctima dispararía la investigación hacia otro lugar de encierro. En el caso de las heridas en el cuerpo del imputado, la tarea de la junta médica es corroborar si algunas fueron propinadas por la víctima y otras por el mismo acusado para “enmascarar” las anteriores, como le informaron los peritos médicos de la Policía Federal a la fiscal, tal como consta en el pedido de declaración indagatoria para el acusado enviado por Asaro al juez.

Mangeri declaró el viernes pasado como testigo, luego de que lo hiciera su esposa Diana Saettone. Sin embargo, tras ser revisado por los peritos por las denuncias que hizo sobre supuestos apremios ilegales que sufrió, el encargado afirmó que él era “el responsable” de lo ocurrido y desligó a su esposa porque, según él, ella no estuvo el lunes de la semana pasada, cuando desapareció Angeles Rawson. Esta autoincriminación consta en un acta labrada por la fiscal, en presencia de uno de sus secretarios pero debe ser repetida ante el juez para que tenga pleno valor legal.

Por eso la estrategia del defensor oficial es que no declare, mientras aparezcan pruebas científicas. Tampoco pidió su excarcelación. Ayer se supo que un conocido abogado, Miguel Angel Pierri, ofreció sus servicios a los familiares del acusado pero éste, por las mismas vías, los rechazó y confirmó por escrito a su defensor oficial. La mujer de Mangeri insistió ayer en diferentes medios que su marido nada tuvo que ver. “Si mi esposo la mató, para qué lo van a apretar... yo no puedo acusar a nadie, defiendo a mi esposo”, dijo en referencia a los apremios ilegales que denunció Mangeri el viernes pasado, cuando todavía era testigo.

El juez tiene un plazo de diez días hábiles desde que Mangeri se negó a declarar –el sábado pasado– para decidir si lo procesa por el crimen, dicta la falta de mérito o un sobreseimiento. Mientras tanto, el defensor oficial sigue avanzando en la lectura de este expediente, entre otros tantos que sigue. Al igual que la fiscal, Garay hizo saber a los voceros judiciales que por ahora no hablará con la prensa y emitirá declaraciones sólo a los sitios oficiales de la Justicia, como ya lo hizo, para no alimentar más especulaciones.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Al acusado por el crimen de Angeles Rawson le extrajeron sangre, cabellos y saliva.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.