SOCIEDAD › CONDENA POR LA MUERTE DEL DECORADOR DE SUSANA GIMéNEZ EN 2009

Prisión perpetua por el crimen de Lanzavecchia

Un joven fue condenado a prisión perpetua por el homicidio de Gustavo Lanzavecchia, el decorador de Susana Giménez que en 2009 fue asesinado en su casa de la localidad bonaerense de Lomas del Mirador, y se convirtió en el tercer sentenciado a la pena máxima por este caso. Se trata de Juan Oscar Ibáñez Navarro, alias El lagarto (23), a quien el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Matanza halló responsable de “robo agravado por uso de armas en concurso real con homicidio criminis causa”, es decir, matar para ocultar otro delito.

Este hecho tuvo resonancia porque, a poco de ocurrido, la conductora televisiva dijo a la prensa la frase “el que mata tiene que morir”, que causó enorme polémica y críticas variadas.

“Dentro de la tristeza de que Gustavo no está más entre nosotros, la familia está contenta y agradecemos a estos jueces, a Casación y al principal Flavio Marino de la DDI La Matanza que lo detuvo (a El lagarto) y aportó muchos datos a este juicio”, dijo Susana Lanzavecchia, hermana de la víctima.

Por su parte, el abogado Marcelo Biondi, representante de la familia de la víctima como particular damnificado, opinó que “con la prueba que se produjo, el tribunal oral dictó un fallo justo”. “En este caso, el sistema de justicia funcionó satisfactoriamente, así que nosotros damos por cerrada la etapa judicial y el caso después de cuatro años”, remarcó el letrado.

En su fallo, los jueces Matías Rouco, Alfredo Drocchi y Andrea Chiebeler hicieron lugar al pedido que habían formulado en la etapa de alegatos Biondi y el fiscal Eduardo Castelli, en tanto descartaron la absolución o pena menor reclamada por la defensa.

Además del homicidio de Lanzavecchia, a Ibáñez Navarro se lo halló responsable de la tentativa de homicidio del policía Alejandro Alvarez Auer (35), quien era conocido del decorador y había llegado de visita justo cuando le estaban robando.

Por el hecho, ya cumplen perpetua Roberto Leiva (31) y Freddy Chena Paredes (22), este último condenado en el primer juicio oral a 10 años de cárcel, pero a quien en mayo la Sala II del Tribunal de Casación Penal bonaerense le aumentó la pena a perpetua.

En los alegatos, el fiscal y el particular damnificado habían coincidido en que el robo y posterior crimen de Lanzavecchia fue cometido por Leiva, Paredes e Ibáñez Navarro y citó como principal testigo a una ex compañera de colegio de este último. Poco después del horario en el que mataron al decorador, la mujer vio pasar a Ibáñez Navarro solo, a bordo de un VW Bora negro, el auto que le robaron a Lanzavecchia luego de asesinarlo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.