EL PAíS › RECLAMO DE ORGANIZACIONES DE EX CONSCRIPTOS DE MALVINAS ANTE LA CORTE SUPREMA

“Llevamos 31 años esperando justicia”

Organizaciones de ex conscriptos realizaron ayer una protesta en Tribunales para reclamar que la Corte se expida. Quieren que se consideren de lesa humanidad las torturas y asesinatos ocurridos durante la guerra de 1982.

 Por Laura Vales

La investigación judicial sobre los estaqueamientos, muertes por hambre y asesinatos de soldados durante la guerra de Malvinas lleva más de un año parada. Por esto, las organizaciones de ex conscriptos hicieron una protesta en la puerta del Palacio de Tribunales, donde entregaron un escrito reclamando a la Corte Suprema que se expida prontamente sobre el caso. En el expediente ahora congelado hay cerca de cien testimonios de ex soldados que denunciaron a los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas que los torturaron durante la guerra. La discusión es si se trata de delitos que prescribieron por el paso del tiempo o si son de lesa humanidad, y por esto imprescriptibles.

“Llevamos 31 años esperando que se haga justicia por las gravísimas violaciones a los derechos humanos que causaron estragos en la posguerra, por los que más de 400 de nuestros compañeros se suicidaron. En Malvinas muchos militares no estuvieron a la altura de las circunstancias y aplicaron las mismas prácticas del terrorismo de Estado contra los jóvenes soldados”, recordó en las escalinatas de los tribunales Mario Volpe, presidente del Centro de Ex Combatientes de La Plata.

La causa judicial fue abierta en 2007 en el juzgado federal de Río Grande, en Tierra del Fuego. A los denunciantes que iniciaron el expediente les había llevado décadas lograr ser escuchados. Algunos hicieron denuncias poco después de volver de Malvinas, pero las amenazas y aprietes generalizados les impidieron aunar fuerzas. En 2007, con otro clima de época, la presentación de una denuncia inicial por parte de un grupo de ex conscriptos animó inmediatamente a ex soldados de todo el país a sumar sus testimonios. Denunciaron sobre todo estaqueamientos –castigo que los oficiales daban a los soldados que, movidos por el hambre, robaban o intentaban robar comida–. También muertes por inanición e incluso asesinatos.

Al abrir la investigación, el juzgado de primera instancia sostuvo que los delitos denunciados eran de lesa humanidad. Los abogados del oficial del Ejército Jorge Taranto apelaron. Aunque la Cámara de Comodoro Rivadavia apoyó el criterio de primera instancia, cuando el caso llegó a Casación, los camaristas consideraron que se trataba de delitos comunes y, por el tiempo transcurrido, los dieron por prescriptos. Los ex soldados llevaron el caso a la Corte Suprema en marzo de 2012, hace un año y tres meses.

“Manifestamos nuestra preocupación por el retardo de justicia. En todas aquellas cuestiones relativas a la investigación y juzgamiento por gravísimas violaciones a los derechos humanos, el factor tiempo constituye un vector de vital importancia”, advirtieron en el escrito que dejaron ayer a los integrantes del máximo tribunal.

Frente al Palacio de Tribunales, las organizaciones de ex combatientes rechazaron además la convocatoria que circula en estos días para un desfile de “veteranos de guerra” convocada para el 20 de junio, Día de la Bandera. Advirtieron que el desfile está siendo organizado por un sector de militares que reivindica la dictadura.

“El ex carapintada César Trejo, el ex servicio de Inteligencia del Batallón 601 Héctor Cisneros y Nicolás Kasansew”, que como corresponsal de guerra en Malvinas fue portavoz del discurso de la cúpula militar, están entre sus principales convocantes, detalló en este sentido Ernesto Alonso, del Centro de Ex Combatientes de La Plata.

Compartir: 

Twitter
 

Ernesto Alonso, del Centro de Ex Combatientes de La Plata, uno de los que motoriza las denuncias.
Imagen: Gentileza Diario Diagonales
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.