EL MUNDO › ANA ELISA OSORIO, DIPUTADA DEL PSUV DE VENEZUELA Y VICEPRESIDENTA DEL PARLATINO

“Debemos ser independientes”

En el contexto de un mundo multipolar, en el que emergen nuevos actores globales y se conforman alianzas regionales e intercontinentales, Osorio evaluó que la integración sudamericana es la forma de lograr un equilibrio mundial.

La Alianza del Pacífico, el bloque comercial que integran Chile, Perú, México y Colombia, es el renacimiento del ALCA. Lo afirmó Ana Elisa Osorio, diputada del Partido Socialista Unido de Venezuela y vicepresidenta del Parlamento Latinoamericano por su país, quien visitó recientemente Buenos Aires. “Estados Unidos está impulsando la consolidación de ese bloque. Es un retomar ese ‘patio trasero’ que ha venido perdiendo”, consideró. El surgimiento de una alianza económica responde a una idea política, que en el caso de los países que bordean el Pacífico es contrarrestar el fortalecimiento del Mercosur y reducir las relaciones entre vecinos a meros intercambios comerciales. “Cada cosa representa un modelo distinto y antagónico. Por un lado el compromiso con los pueblos, contra la pobreza, por los mecanismos de integración, de la complementariedad, de la solidaridad, que no se conocen en los mecanismos de comercialización de la derecha. Es un ‘quítate tú para ponerme yo’. Es una rapiña. Y eso es lo que plantean. La privatización de servicios públicos, de la salud, del agua. Todo se convierte en una mercancía”, resaltó.

En el contexto de un mundo multipolar, en el que emergen nuevos actores globales y se conforman alianzas regionales e intercontinentales, Osorio evaluó el rol que debe jugar Sudamérica. La integración es la forma de aunar fuerzas y lograr un equilibrio mundial, que sirva para preservar los recursos naturales y convertir la región en una zona de paz. “Debemos ser independientes y soberanos del norte. Tenemos que defender nuestros recursos naturales. Somos la primera reserva de petróleo, de agua dulce, tenemos recursos estratégicos, como el litio, el coltán, minerales de las nuevas tecnologías. Efectivamente se trata de la defensa de nuestro patrimonio y de nuestra soberanía”, afirmó, al tiempo que destacó que sólo podrá cumplirse este objetivo si Sudamérica se une e interactúa en bloque con el resto del mundo.

Sin embargo, reconoció que cada país maneja sus relaciones internacionales según sus respectivos proyectos. Concretamente se refirió al caso de Brasil, potencia regional que integra el grupo de las principales economías emergentes (Brics). “Es un actor muy importante en el concierto de Unasur. Se trata de una verdadera potencia. Tenemos relaciones excelentes con el gobierno de Brasil y entendemos nuestras diferencias. Su historia es diferente, su composición social es distinta, su proyecto también lo es. Pero somos aliados. Cada país asume su política exterior como piense que debe ser, y nosotros debemos respetarlo”, sostuvo.

En sintonía con su deseo de una región de paz, libre de conflictos armados, la diputada celebró el acercamiento entre el gobierno de Colombia y las FARC en torno de la reforma agraria. “Estamos muy contentos. Las partes han mostrado la voluntad de avanzar. Además nos parece sumamente importante por dónde empezó el acuerdo. El tema agrario es el tema de la paz y la guerra. Entonces haber empezado a buscar caminos para el reparto de tierras, el manejo de recursos naturales para la gente del campo, es estar yendo a las causas reales del conflicto”, dijo.

También destacó lo beneficioso de la situación para Sudamérica en general y para Venezuela en particular. La guerra afecta al país en diversos aspectos, desde la incursión de la guerrilla y el paramilitarismo en territorio venezolano hasta los desplazados que cruzan la frontera escapando de la violencia. “Por eso el acuerdo es un tema muy importante, no sólo para la paz sino para que se establezca un mínimo de justicia social. La paz en Colombia es nuestra paz”, enfatizó.

“Perder a Chávez no es un golpe para Venezuela nada más, sino para todos nosotros como continente. Por las políticas del ALBA, que significaron una derrota al neoliberalismo. Por su estrategia para unir a la región, junto con Lula, con Kirchner, con Evo, con Cristina”, afirmó Osorio, quien se desempeñó como ministra de Medio Ambiente durante la presidencia de Chávez. Después de un liderazgo como el que ejerció su antecesor, el reto del presidente Nicolás Maduro será conservar los logros del proyecto bolivariano en materia de integración regional. “Maduro acompañó a Chávez por 20 años. Y además fue canciller. Chávez lo moldeó. Si alguien entiende en Venezuela la política exterior de Chávez, es Maduro. Es un hombre del pueblo. Si bien no tiene el carisma de Chávez, porque eso no se puede repetir tan fácilmente, tiene todas las condiciones para mantener unido al partido, para defender a la Revolución Bolivariana de las amenazas externas”, consideró.

Pero para la diputada el reto principal del presidente es sortear los intentos desestabilizadores de sectores de la oposición vinculados con el ex candidato Henrique Capriles. Recordó el golpe de Estado de 2002, cuando era parte del gabinete de Chávez, y analizó el cambio de estrategia de los grupos que intentan minar el proyecto revolucionario. “Capriles se quiso mimetizar con el chavismo. Le hace falta Chávez. Usa los símbolos patrios que nunca utilizó, la imagen de Bolívar y nunca fue bolivariano. Un proceso de 14 años no se desgasta, pero cuando los procesos extraordinarios se vuelven ordinarios estamos haciendo revolución. Eso está pasando en Venezuela. Entonces si llega alguien nuevo, que dice que va hacer las cosas mejor, comienza un juego de seducción”, explicó.

La Revolución Bolivariana pasa por un momento complejo. “La oposición hizo una pantomima con los resultados electorales. Después de las elecciones estuvo planteado un golpe.” Para Osorio, el antichavismo está más interesado en desgastar políticamente al gobierno que en proponer alternativas al modelo bolivariano. “Están buscando vender una imagen de desgobierno e inestabilidad. El país está funcionando. Los programas y misiones siguen avanzando, se profundizan”, concluyó.

Entrevista: Patricio Porta.

Compartir: 

Twitter
 

“Perder a Chávez no es un golpe para Venezuela nada más, sino para todo el continente.”
Imagen: Guadalupe Lombardo
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.