EL PAIS › LA PRESIDENTA RESPONDIO A LA DECISION DE FRENAR LA ELECCION POPULAR DE LOS MIEMBROS DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

“Más temprano que tarde vamos a poder votar”

CFK estuvo en los festejos por los 400 años de la Universidad de Córdoba y aludió a la Corte Suprema: “Aquellos que creen que pueden a través de alguna resolución impedir el crecimiento y el avance de la democracia, sepan que sólo lo podrán hacer por un tiempo”.

 Por Martín Notarfrancesco

Desde Córdoba

Desde la Universidad Nacional de Córdoba, donde se festejaban los 400 años de la casa de altos estudios, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner respondió al fallo de la Corte Suprema que suspendió la elección popular de los integrantes del Consejo de la Magistratura y anticipó que “más temprano que tarde, los argentinos van a poder votar a todos los órganos políticos de la Constitución argentina”.

Parafraseando a Deodoro Roca, uno de los jóvenes que lideraron la Reforma Universitaria de 1918, que se produjo en Córdoba, la Presidenta escogió uno de los párrafos más recordados del Manifiesto Liminar, aquel que dice que “los dolores que nos quedan, son las libertades que nos faltan”, a lo que le agregó: “Ayer nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos muchos remedios, buenos farmacéuticos, inyecciones y antibióticos”, ironizó.

La universidad más antigua del país festejó su cuadragésimo centenario a lo grande. La presencia de la Presidenta, 60 rectores, un locro popular y un festival musical coronaron los 400 días de festejos diagramados para celebrar la historia de la institución.

El plato fuerte de la celebración se centró en horas de la tarde. Un gran escenario montado en la fachada del Pabellón Argentina, sede principal de la UNC, albergó a las autoridades. En frente, unas 25 mil personas coparon el campus universitario, desafiando al clima que arrojó temperaturas cercanas a bajo cero.

Minutos antes de las 18 llegó CFK acompañada de buena parte de su gabinete. Se pudo ver al ministro de Educación, Alberto Sileoni; al de Planificación, Julio De Vido; al de Ciencia y Técnica, Lino Barañao; al de Salud, Juan Mansur, además del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zanini; al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, y al de Derechos Humanos, el cordobés Martín Fresneda. El rector Francisco Tamarit fue el anfitrión.

Durante su discurso, la Presidenta revalorizó las políticas en materia educativa de estos últimos diez años, en todos los niveles, donde el presupuesto para el área pasó del 3,64 por ciento al 6,50 por ciento del PBI. “Ser universitario debe ser, más que un privilegio, un compromiso con el pueblo”, dijo, agregando que la política educativa fue “uno de los pilares de la reconstrucción de la capacidad de una nación, donde el conocimiento y la ciencia deben ocupar cada vez más importancia”.

En uno de los párrafos más direccionados a la Corte Suprema, Cristina dijo que “la historia es indetenible. Aquellos que creen que pueden a través de alguna resolución impedir el crecimiento y el avance de la democracia, sepan que sólo lo podrán hacer por un tiempo. Nunca una sociedad toleró por mucho tiempo que se le impida ejercer su derecho de elegir a las autoridades políticas que marca la Constitución”.

Se pudo ver a una Presidenta contenta y efusiva. Al finalizar su intervención se quedó arriba del escenario varios minutos bailando con el grupo El Choque Urbano. También se animó con los tambores y revoleó su campera.

Además de la Reforma Universitaria de 1918, la Presidenta reivindicó el Cordobazo y el rol de la juventud: “Los jóvenes son la fuerza de la historia y la historia es indetenible”, aseguró, y agregó que “los jóvenes al frente son la vanguardia, y los viejos atrás empujamos”.

“Escucho que algunos andan enojados con los jóvenes, no digo que todos los cambios los hayan hecho los jóvenes, pero no conozco ningún cambio donde no estén todos los jóvenes. Esto es la ley de la vida, es la ley de la biología. Así que no se enojen con los jóvenes, al contrario, yo tengo 60 años y cuando estoy rodeada de pibes me siento de 15 otra vez”, dijo.

La Reforma de 1918 es uno de los hitos que identifica a la UNC y su alcance traspasó las fronteras argentinas. Nació para cambiar una situación, como un reclamo de los estudiantes para participar del gobierno universitario. Entre sus conquistas se cuenta el cogobierno y la libertad de cátedra. “Antes de la reforma, las cátedras se heredaban... se heredaban...”, dijo CFK. Así, la Presidenta unió la protesta de 1918 con el fallo del martes de la Corte sobre el Consejo de la Magistratura:

“Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más”, volvió a citar el Manifiesto del ’18. “Porque cuando tenés menos libertad tenés que tener más vergüenza –dijo Fernández de Kirchner–. Por lo menos deberían tenerla los que nos quieren recortar a los argentinos algunas libertades.” Y continuó: “Por eso les digo, para aquellos que pretenden parar reformas, aquellos que no quieren dejar votar al pueblo para que intervenga la soberanía popular, la voluntad popular que es la causa fundamental. Estos jóvenes que hicieron la reforma universitaria y que después también derribaron tiranos en el Cordobazo, cuando obreros y estudiantes juntos combatieron a los tiranos, son la fuerza de la historia y la historia es indetenible. Yo me pregunto: ¿Cuánto le costó a Leandro N. Alem, a Hipólito Yrigoyen lograr la Ley Sáenz Peña para el sufragio universal? ¿Cuánto tiempo estuvieron las mujeres sufragistas y después Evita para lograr el voto femenino? ¿Cuánto esperaron hombres y mujeres para poder tener sus plenos derechos como el resto de los argentinos cuando votamos el matrimonio igualitario? ¿Cuánto tiempo también estuvimos los argentinos sin votar y finalmente tuvimos una democracia plena? ¿Y cuánto tiempo hijos de detenidos desaparecidos, Madres, Abuelas, Nietos esperaron por justicia? Aquellos que creen que pueden, a través de alguna resolución, impedir el crecimiento y el avance de la democracia, sepan que sólo lo podrán hacer por un tiempo. Los militantes tenemos que estar alegres y preparados para la próxima batalla, porque la única batalla que se pierde es la que no se da. Y vamos a seguir dando todas y cada una de las batallas que hemos dado en esta democracia en estos diez años.”

Compartir: 

Twitter
 

Luego de su discurso, la Presidenta se quedó arriba del escenario varios minutos bailando con el grupo El Choque Urbano.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.