EL MUNDO › ANUNCIAN REDADAS EN MOSCú TRAS LOS DISTURBIOS RACISTAS

Rusia contra los sin papeles

En su primera declaración pública, tras los violentos enfrentamientos con trasfondo xenófobo, el presidente ruso, Vladimir Putin, admitió que las tensiones van en aumento, a la vez que el alcalde de Moscú anunció razzias semanales.

El presidente ruso, Vladimir Putin, admitió ayer la existencia de dificultades en la integración de los trabajadores extranjeros en el país, después de los violentos disturbios racistas registrados en Moscú. El presidente señaló también, como una de las causas, un trabajo deficiente de los organismos pertinentes. “La tendencia del año pasado es que las tensiones entre los residentes y los inmigrantes van en aumento”, declaró Putin durante un encuentro con líderes espirituales musulmanes. “Sólo hay unas pocas modificaciones positivas”, indicó Putin en su primera declaración pública después de los violentos enfrentamientos con trasfondo xenófobo.

El 13 de octubre cientos de residentes, radicales de derecha y hooligans destrozaron un mercado administrado por inmigrantes como represalia tras el asesinato de un joven ruso a manos de un hombre de origen caucásico. En este contexto, Putin abogó por una escuela rusa islámica. “Es necesaria para poder hacer frente correctamente a los desafíos modernos”, declaró el jefe del Kremlin. Rusia lleva años inmersa en una lucha contra islamistas radicales, sobre todo procedentes de la conflictiva zona del norte del Cáucaso.

El jefe de la policía de Moscú, Anatoli Yakunin, anunció que las fuerzas de seguridad realizarán redadas todos los viernes en edificios en los que se sospeche que viven inmigrantes sin papeles hasta final de año, en uno de los últimos pasos dados por las autoridades para combatir la inmigración, escribe el diario Público de España.

Yakunin informó que la policía “realizará una operación masiva de prevención del crimen denominada Señal los Viernes”. Como parte de la operación, los policías, que trabajarán junto a guardias de seguridad privados y otros organismos encargados de hacer cumplir la ley, realizarán redadas en edificios supuestamente habitados por inmigrantes sin papeles y patrullarán las calles en su búsqueda.

La iniciativa que partió del alcalde de Moscú, Sergei Sobianin, fue criticada por una de las principales organizaciones de inmigrantes del país, la Federación de Inmigrantes Rusos, que aseguró que la medida instaurará la “fobia a los inmigrantes” en la sociedad, según informó el diario ruso The Moscow Times. “La policía no sólo realizará redadas, sino que se llevarán a los nacionalistas con ellos, lo que supone una tendencia muy peligrosa”, afirmó el líder de la organización, Mohamed Amin Madzhumder, en referencia a los numerosos grupos de vigilancia que hace redadas en residencias donde supuestamente viven inmigrantes que no han regularizado su situación.

En la rueda de prensa de este lunes en la que se anunció la medida, Sobianin aseguró que alrededor de 130.000 casas de Moscú están alquiladas de forma ilegal y que todas serán examinadas hasta final de año. “Hasta que sepamos quién vive en nuestras casas, hasta que la mayor parte de ellas estén registradas, siempre habrá problemas graves de orden público”, afirmó. Estas nuevas medidas policiales tienen lugar después de los disturbios que siguieron a la muerte de Yegor Scherbakov, un joven de 25 que fue apuñalado en el barrio de Birylyovo. Los manifestantes culparon del asesinato a Orhan Zeylanov, un inmigrante azerí que trabajaba en un puesto de verduras. El gobierno de Azerbaiján protestó por el trato policial que se le dio.

El jefe de migración de la región de Moscú, Oleg Molodiyevski, invitó el sábado a los residentes de la ciudad de Dolgoprudny a participar en las redadas antiinmigrantes. Sin embargo, un día después la policía detuvo a cinco organizadores de una redada en la ciudad de Khimki y acorraló a unos 40 participantes, según informó el líder nacionalista Dimitri Diomushkin.

El líder opositor Alexei Navalni también ridiculizó la medida y afirmó que la iniciativa alimentará la corrupción y permitirá a los inmigrantes esconderse. “El Ministerio del Interior hizo simplemente un anuncio oficial: los viernes visitaremos las zonas en construcción y los mercados recolectando dinero. Así que preparen los sobres y escondan a los inmigrantes y así no los encontraremos”, expresó Navalni mediante su blog personal.

Compartir: 

Twitter
 

Putin espera a un oficial mientras supervisa ejercicios navales en el oriente ruso.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.