EL MUNDO › ATENAS ASUMIO LA PRESIDENCIA DE TURNO DE LA UNION EUROPEA

El sacrificio de los griegos

A cambio de los miles de millones de euros prestados, sucesivos gobiernos griegos impusieron durísimas medidas de ajuste y adoptaron profundas reformas neoliberales recetadas por el FMI, lo que provocó un enorme malestar social.

En la asunción de Grecia de la presidencia protémpore de la Unión Europea (UE), el primer ministro heleno y el presidente de la Comisión Europea (CE) destacaron las reformas económicas neoliberales adoptadas por el endeudado país. “Grecia, con grandes sacrificios, deja atrás la crisis”, aseguró triunfalista el primer ministro griego, Antonis Samaras, durante una intervención conjunta con el presidente de la CE, José Manuel Barroso, poco antes del inicio de la ceremonia oficial inaugural. El país europeo, sin embargo, busca salir de la crisis por sus propios medios tras el vencimiento de su programa de rescate en 2014, señaló el ministro de Finanzas, Ioannis Stournaras. “En el caso ideal no necesitaremos nuevos créditos”, dijo el funcionario, rechazó un tercer paquete de rescate condicionado a nuevas medidas de ahorro y una condonación de la deuda.

Desde mayo de 2010, el país europeo depende financieramente de préstamos de rescate concedidos por otros países de la UE, que usan el euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar que su masivos déficit y deuda externa provoquen un default, lo que podría acarrear una masiva bancarrota bancaria europea. A cambio de los miles de millones de euros prestados, sucesivos gobiernos griegos impusieron durísimas medidas de ajuste y adoptaron profundas reformas neoliberales recetados por el FMI, lo que provocó un enorme malestar en extensos segmentos de la sociedad griega, sobre todo en los más golpeados.

Atenas espera salir de sus seis años seguidos de recesión en los próximos seis meses y negociar un acuerdo con sus acreedores internacionales. Samaras dijo que durante la presidencia griega del bloque de los Veintiocho, Grecia se abocará a las medidas de recuperación económica, incluyendo el combate al desempleo, y a las cuestiones de seguridad, entre ellas la inmigración.

Precisamente, la tasa de desempleo en la Eurozona siguió en noviembre en un nivel record: un 12,1 por ciento de la población activa, según informó ayer Eurostat, oficina de estadística de la Unión Europea en Luxemburgo. La tasa se mantuvo invariable respecto al mes precedente, octubre. En noviembre, un total de 19,241 millones de personas no tenían trabajo en los 17 países del euro. En el conjunto de la Unión Europea fueron 26,553  millones los que carecían de empleo, lo que supone una tasa 10,9 por ciento.

En este escenario, Grecia encabeza la lista de países con más desocupados, con un índice del 27,4 por ciento, seguido de España con un 26,7 por ciento, donde más de la mitad de los jóvenes que busca un trabajo no lo encuentra. De este modo, la tasa de desempleo en los países del euro no cambia desde abril de 2013. Los estadísticos estimaban que la tasa de desocupación caería en octubre por primera vez en dos años y medio, pero luego corrigieron la cifra. En septiembre Eurostat registró un nivel record de desempleo de 12,2 por ciento, que ahora revisó a la baja.

Sobre los rescates financieros, Barroso dijo que son beneficiosos pese a la resistencia que generan, y puso como ejemplo el caso de Irlanda, que este año logró dejar su propio programa de salvataje externo y que anteayer retornó a los mercados de créditos internacionales con una exitosa colocación de bonos.

“Los programas son exitosos y no deberíamos poner en peligro los logros conseguidos”, dijo Barroso. “Hace no mucho había gente que especulaba con la salida de Grecia del euro, con la implosión del euro e incluso de la UE. El hecho de que estemos aquí celebrando el comienzo de la presidencia

helena, de un miembro pleno de la UE y de la Eurozona, demuestra que las predicciones estaban equivocadas”, agregó el funcionario europeo. Con Barroso, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y comisarios europeos de todo el bloque en Atenas, las autoridades cerraron calles y estaciones de subte y desplegaron a cientos de policías antidisturbios por toda la antigua ciudad.

Las manifestaciones se prohibieron durante 18 horas en áreas cercanas a los eventos por la asunción de la presidencia de la UE, y la policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a unos 200 manifestantes que intentaron desafiar la veda y marchar hasta el lugar donde se realizaba la ceremonia oficial. Una persona fue detenida luego de que manifestantes intentaran romper un cordón policial en la universidad de Atenas a menos de un kilómetro de distancia del lugar donde estaban reunidos los diplomáticos de la UE.

Alexis Tsipras, líder de Syriza, principal partido de la oposición que rechazó los programas de rescate y los ajustes, no asistió a los actos oficiales, por lo que fue criticado por los partidos de la coalición gobernante, Nueva Democracia (ND), de Samaras, y el socialista Pasok. Los ajustes pusieron a los sindicatos en pie de guerra y aumentaron la conflictividad social en Grecia, con innumerables huelgas, paros y marchas de protesta en los últimos años.

Compartir: 

Twitter
 

“Grecia, con grandes sacrificios, deja atrás la crisis”, aseguró con tono triunfalista Samaras (centro).
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.