ECONOMíA › EL JEFE DE GABINETE ADVIRTIO QUE SE PODRIA RECURRIR A IMPORTACIONES PARA GARANTIZAR EL ABASTECIMIENTO INTERNO

No habrá excusas para dejar de abastecer

Capitanich utilizó el caso del tomate: si hay problemas de oferta interna, se importará de Brasil. Fue en respuesta a supermercadistas que alertaron que podría llegar a faltar. La respuesta busca disciplinar al empresariado en el marco del acuerdo de precios.

 Por Javier Lewkowicz

El Gobierno amenazó con recurrir a las importaciones para disciplinar la oferta local que registre problemas o que presione al alza sobre los valores del acuerdo de precios. Así lo manifestó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ayer por la mañana. Puso el ejemplo del tomate, que según las cadenas de supermercados podría registrar problemas de oferta en 15 a 20 días. Anticipó que si eso ocurre se va a importar el fruto desde Brasil. En el Gobierno marcan que se trata de una advertencia para los empresarios de la industria que participan del acuerdo y también para los supermercados, que en muchos casos manejan la producción primaria y tienen por lo tanto un control relevante sobre los precios finales. Los productores de tomate, en tanto, se quejaron del anuncio.

Capitanich aseguró que se va a recurrir a la importación de productos para garantizar abastecimiento y precios, acorde con el programa Precios Cuidados, y citó el caso del tomate, que por circunstancias estacionales reducirá la oferta en los próximos días, según advirtieron las cámaras supermercadistas al Gobierno.

A lo largo de la negociación del acuerdo, los supermercados les transmitieron al ministro de Economía, Axel Kicillof, y al secretario de Comercio, Augusto Costa, que las altas temperaturas podrían generar problemas en la producción de tomate. Los funcionarios le plantearon a la presidenta, Cristina Fernández, que una opción sería importar el fruto desde Brasil y el martes recibieron el visto bueno. En la reunión que tuvo lugar ese día por la tarde, los funcionarios les transmitieron a los supermercados que se tomaría esa medida si surgieran los problemas aludidos. Participaron de esa reunión Coto, Jumbo, Vea, Disco, Dia%, La Anónima, Josimar, Carrefour, Walmart y Changomás a través de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), cuyo máximo dirigente es Alfredo Coto.

Las dificultades en la oferta interna, según el planteo de los supermercados, supondría la primera suba de precios del acuerdo, que tuvo su estreno apenas tres días atrás. El kilo de tomate redondo, según la lista de Precios Cuidados, debe venderse en las góndolas a 10,50 pesos.

“El tomate es un producto estacional donde hemos detectado que puede llegar a haber en los próximos días reducción en la oferta y, por consiguiente, aumento de precios. Por eso, la Presidenta instruyó al ministro de Economía para que a través del Mercado Central se propicie la importación de tomates de Brasil para garantizar abastecimiento y precio a los consumidores. Esto se hará con todos aquellos bienes que experimenten problemas de oferta estacional o que puedan afectar el nivel de precios del programa Precios Cuidados, a los efectos de garantizar que el consumidor tenga todos los bienes de Precios Cuidados garantizados en términos de abastecimiento y de precios”, dijo Capitanich.

“No es que hoy en día falte tomate ni que se va a importar sí o sí. En el marco de las alertas tempranas que el Gobierno puso en funcionamiento, los supermercados plantearon que el calor puede afectar la cosecha de tomate. Entonces se decidió que, en el caso de que persistan estas inclemencias y efectivamente haya problemas de abastecimiento, se van a tomar las medidas necesarias para abastecer el mercado y mantener los precios del acuerdo. En este caso, eso implica importar tomate de Brasil”, explicaron a este diario desde la Secretaría de Comercio. Es una apuesta distinta a la del año pasado, cuando ante la suba en el precio del tomate el Gobierno probó con desincentivar su compra e informar recetas con productos alternativos a través de Defensa del Consumidor.

“La importación de tomate es una señal a los empresarios: no pueden hacerse los vivos, porque el Gobierno tomará las medidas necesarias para garantizar que el acuerdo se cumpla en términos de abasto y precios”, consideran en el Gobierno. También advierten que constituye un mensaje para los supermercados, que muchas veces están integrados “hacia atrás” y tienen peso en la propia producción de los alimentos.

No es la primera vez que el Gobierno amenaza con las importaciones para domesticar la conducta del empresariado local. “Si es necesario haremos una apertura –a las importaciones– de determinados productos, porque quienes los venden hacen ejercicio monopólico. Veremos si no hacemos más flexible la importación”, planteaba CFK el 21 de marzo de 2013. Luego no se adoptó la medida, que utilizada en gran escala afectaría el empleo.

Este fin de semana el acuerdo va a empezar a implementarse en la costa atlántica, con la incorporación del supermercado Toledo y de la Cooperativa Obrera Bahía Blanca. Luego se incorporarán otras sucursales de las cadenas nacionales en el interior del país y también los supermercados regionales y los de la comunidad asiática.

Compartir: 

Twitter
 

“La Presidenta instruyó al ministro de Economía para que, a través del Mercado Central, propicie la importación de tomate”, afirmó Capitanich.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.