EL MUNDO › DESIGNó A MONSEñOR XUEREB PARA ANALIZAR LAS CUENTAS DEL VATICANO

El Papa puso a su secretario para Economía

El papa Francisco nombró a su secretario personal, monseñor Alfred Xuereb, como secretario general de la flamante Secretaría para la Economía, una estructura creada por Jorge Bergoglio para coordinar los asuntos económicos del Vaticano. Xuereb había sido nombrado en noviembre para vigilar las Pontificias Comisiones del Instituto para las Obras de la Religión (IOR) y para encargarse de estudiar la organización de la estructura económica administrativa de la Santa Sede.

Según el documento firmado por Francisco para instituir un consejo y una secretaría para la economía del Vaticano, Xuereb ayudará al prefecto de Economía, cargo que ocupa el cardenal australiano George Pell, miembro del consejo de cardenales. El documento también hace referencia a la figura de revisor general, que tendrá que analizar las cuentas y balances del Vaticano. Entre sus atribuciones, el Consejo para la Economía tiene como función “ofrecer orientaciones sobre la gestión económica y vigilar las estructuras y las actividades administrativas y financieras de los dicasterios de la Curia Romana y de las instituciones de la Santa Sede”. El texto elaborado por la Santa Sede señala que este consejo estará compuesto por 15 miembros, ocho de los cuales serán “elegidos entre los cardenales y los obispos” y los otros siete “son expertos laicos de varias nacionalidades, con competencias financieras y reconocida profesionalidad”.

La otra institución económica será la Secretaría para la Economía, que “teniendo en cuenta lo establecido por el Consejo para la Economía”, responde directamente al Papa y “actúa como control económico y vigilancia” sobre los órganos económicos y sobre los procedimientos políticos de gestión. En cuanto a los estatutos, el texto aclara que el cardenal prefecto, George Pell, será el responsable de las decisiones últimas tomadas por el Consejo de Economía, de la Secretaría para la Economía y del revisor general.

Desde que fue elegido hace un año, Francisco hizo saber que uno de sus principales objetivos es hacer limpieza en todo lo relativo a la economía de la Santa Sede, sospechada por casos de corrupción, según revelaron los archivos que salieron a la luz en el escándalo conocido como Vatileaks.

De acuerdo con fuentes cercanas, la situación del Instituto para las Obras de Religión no es nada comparada con el resto de la situación del Vaticano, que desde hace décadas funciona con un sistema de controles laxos.

Compartir: 

Twitter
 

Francisco junto a su secretario privado, Alfred Xuereb.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.