OPINIóN

Sobre la muerte de Hubert Matos

 Por Carlos Solero

La muerte en el exilio del otrora comandante revolucionario cubano Hubert Matos no puede sino despertar en nosotros algunas reflexiones. Decimos esto porque este hombre que entre otras cosas combatió a la sanguinaria dictadura de Fulgencio Batista, ingresó armas para el movimiento insurreccional de liberación 26 de julio, fue uno de los "Barbudos de Sierra Maestra" que entraron en La Habana el 1 de enero de 1959.

Años después cuando Fidel Castro decidió el viraje hacia Moscú Hubert Matos fue estigmatizado con el mote de "agente contrarevolucionario", siendo torturado y permaneciendo encarcelado junto a varios miembros más disidentes con el curso de los acontecimientos durante décadas.

"El caso H. Matos", despertó la ira del también comandante revolucionario Camilo Cienfuegos quien se enfrentó con los hermanos Fidel y Raúl Castro y en ese trance encontró la muerte, esto fue así más allá de la versión oficial de la caída de su avión.

La Revolución Cubana, acontecimiento emblemático en las luchas sociales contemporáneas de Latinoamérica, en la medida en que tomó un curso leninista y stalinista, se parece mucho a la Revolución Francesa que fue aniquilando a los elementos más radicales, entronizándose una tecno burocracia de partido único y transformándose la perspectiva socialista en una máscara y un espantajo. Una caricatura de sí misma.

Hubert Matos fue para el régimen de los castro algo así como el personaje de la novela de Orwell 1984 "el enemigo público del minuto de odio".

Los que aspiramos a una sociedad verdaderamente socialista y libertaria, despreciamos a los jerarcas, caudillos y líderes mesiánicos. Estamos convencidos que las revoluciones son tales cuando alteran de raíz los principios de propiedad y autoridad. Sólo así el socialismo será genuino y no un capitalismo de Estado que perpetúe los privilegios de una minoría dominante.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.