EL MUNDO › ESPAñA DESPIDIó AL “PADRE DE LA TRANSICIóN”

El último adiós a Suárez

España despidió ayer al ex presidente Adolfo Suárez con un funeral de Estado en el que se apeló a la armonía lograda por el “Padre de la Transición” para superar las actitudes que pueden causar una guerra civil, en una polémica alusión a los problemas actuales del país. “La concordia fue posible con Suárez. ¿Por qué no lo va a ser ahora y siempre para los españoles, sus familias y sus comunidades históricas?”, se preguntó durante la misa celebrada en la Catedral de la Almudena de Madrid el arzobispo Antonio Rouco Varela. “Buscó y practicó tenaz y generosamente la reconciliación en los ámbitos más delicados de la vida política y social de aquella España que, con sus jóvenes, quería superar para siempre la guerra civil: los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar”, añadió.

Ese paralelismo entre el pasado y el presente que hizo el religioso ultraconservador no pasó desapercibido en un contexto de creciente malestar social por la crisis económica y en plena tensión con Cataluña, por su aspiración de independencia. “Adolfo Suárez sirvió a los españoles con una rectitud y fortaleza ejemplares en uno de los momentos más delicados del país”, recordó Rouco Varela, en referencia al líder que será recordado por ser quien dirigió el proceso de la transición.

Las autoridades y fuerzas políticas de España, salvo los independentistas vascos y catalanes, se hicieron presentes en la despedida del que fuera presidente de España entre 1976 y 1981. Suárez había ocupado varios cargos durante la dictadura de Francisco Franco y fue elegido por el rey Juan Carlos para presidir el gobierno que convocaría las primeras elecciones democráticas en casi 50 años, que él mismo ganó, y de las que saldría la actual Constitución española.

Además legalizó los sindicatos y el Partido Comunista, e intentó forjar acuerdos entre posiciones ideológicamente contrapuestas, pero tras soportar múltiples presiones terminó renunciando en 1981, insinuando y anticipando el intento de golpe de Estado del 23 de febrero, que finalmente fracasó. Suárez fue sepultado el 25 de marzo en la Catedral de Avila, de donde era oriundo, tras ser homenajeado por 30 mil ciudadanos que pasaron por la capilla ardiente instalada en el Congreso de los Diputados español. Más de 30 años después, su figura es reconocida y alabada por casi todos, incluso aquellos que lo traicionaron y por momentos lo dejaron solo.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.