EL PAíS › LA UCR PORTEñA BAUTIZó A SU SEDE CASA DE LA CIUDADANíA PRESIDENTE ALFONSíN

El homenaje de las boinas blancas

Dirigentes radicales rememoraron al ex presidente y, ante sus aliados del frente amplio Unen, se propusieron demostrar que “de Raúl aprendimos algo: que juntos podemos”. El titular del partido, Ernesto Sanz, destacó que “su legado era él mismo, su persona”.

 Por Ailín Bullentini

Para homenajearlo a un lustro de su muerte, la dirigencia porteña de la Unión Cívica Radical decidió identificar como Casa de la Ciudadanía Presidente Raúl Alfonsín a su sede, ubicada en Tucumán al 1600. “Más allá de ser un homenaje a Raúl, nombramos así a esta casa porque queremos que sea una casa de todos”, explicó frente al micrófono el presidente de los radicales de la ciudad de Buenos Aires, Emiliano Yacobitti, quien cedió el cierre del acto al senador y titular del Comité Nacional, Ernesto Sanz: “Su legado era él mismo, su persona, su conducta, su vida misma”. Luego de poco más de media hora de discursos y una extensa espera con lectura de salutaciones, con destacados elogios al ex presidente, el homenaje culminó con un video que rescató un fragmento de su discurso de cierre de campaña presidencial de 1983 y el festejo del poco más de medio centenar de radicales que participó ayer del acto: “Alfonsín, Alfonsín, Alfonsín”, corearon. Los legisladores y referentes de espacios políticos hoy aliados a la UCR en el frente amplio Unen, como Martín Lousteau, María Eugenia Estenssoro y Humberto Tumini, acompañaron con aplausos.

El salón principal del comité radical porteño se fue llenando de a poco en la tarde de ayer. El espacio, aunque reducido, se las arregló para brindar asiento a varios afiliados legendarios del partido: cubos blancos para los comunes, asientos de paño rojo ubicados cerca del escenario para los de renombre. En primera fila, aguardaron al comienzo del acto el ex senador y abogado Hipólito Solari Yrigoyen y el ex gobernador de Córdoba Eduardo Angeloz, entre otros muchos ex funcionarios y ex legisladores radicales. La juventud morada, que se extendió por escasos metros sobre el asfalto frente a la puerta de la sede radical porteña, vio el homenaje desde pantallas instaladas en la vereda.

La lectura de saludos y adhesiones al homenaje fue la melodía que acompañó la llegada de correligionarios y flamantes compañeros de frente electoral a la sala: a Lousteau, Estenssoro y Tumini se sumaron otros de la Coalición Cívica, Alfonso Prat-Gay y Fernando Sánchez; también el radical Rodolfo Terragno; el socialista Roy Cortina; el integrante del GEN, Martín Hourest; y el integrante del Frente Renovador, Ignacio de Mendiguren. Los mensajes enviados por Elisa “Lilita” Carrió y Julio Cleto Cobos fueron los más aplaudidos por el público correligionario.

“Estamos acá para homenajear a ese hombre”, inauguró el locutor en referencia a Alfonsín. “Durante seis años hablé en nombre de él”, comenzó el vocero del ex presidente durante su mandato, José Ignacio López, quien inauguró el micrófono sobre el escenario, con un telón rojo de fondo y luces haciendo juego. El ex vocero, quien tenía a su cargo en la tarde de ayer “describir al hombre pero también al político” con quien trabajó durante aquellos primeros años de democracia, mencionó la “conducta mesurada, la forma de hacer política” de Alfonsín, sus “manos firmes, siempre tan limpias” y su vocación de consenso, denominador común entre los discursos y saludos: un hombre que “entendió y utilizó la política como construcción compartida no sólo durante su presidencia, sino durante toda su vida”.

Yacobitti festejó sobre el escenario. No sólo el bautismo de la sede radical porteña, sino la presencia de “militantes y no militantes, integrantes de otros partidos políticos”, como pasillo introductorio al flamante frente amplio Unen: “Yo era muy chico cuando escuché por estos pasillos a Raúl diciendo que para que la democracia incipiente fuera concreta había que tirar para el mismo lado, que no alcanzaba con un solo partido político”, recordó. Y avanzó: “La gente quiere vernos juntos, que formemos este frente político progresista, generar una fuerza política nacional en serio que dispute el poder en 2015, porque tiene vocación de transformar la Argentina” y que “demuestre que de Raúl aprendimos algo: que juntos podemos”.

La línea del discurso de Sanz fue similar, porque la nueva alianza que compartirá el radicalismo junto con la CC, Libres del Sur, el FAP y Proyecto Sur –y que presentarán el próximo 22– fue la verdadera protagonista de sus palabras. “Si queremos recordar a Alfonsín, deberíamos pensar en qué estaría haciendo hoy”, invitó a la audiencia, y culminó: “Estaría acompañando a otros partidos, encabezando una marcha para darle contenido y sentido a la estructura de la democracia”.

El aplauso a las palabras de Sanz se fundió con una primera tanda de “Alfonsín, Alfonsín, Alfonsín”. Luego, los organizadores repusieron el audiovisual con el que el radicalismo festejó los 30 años de la democracia, que culmina con las palabras del último discurso del ex presidente como candidato al Sillón de Rivadavia, cuando aboga por la unión nacional que dicta el Preámbulo de la Constitución. Otra vez, más fuerte, “Alfonsín, Alfonsín”... y luego fotos sobre el escenario, bandejas de canapés y vasos de gaseosa para quien quisiera seguir homenajeando.

Compartir: 

Twitter
 

Sanz, junto a Angeloz, Solari Yrigoyen y otros correligionarios.
Imagen: Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.