EL MUNDO › OPINIóN

Santos y pecadores

 Por Mercedes López San Miguel

Como en una novela por entregas, la campaña colombiana en menos de una semana contó con renuncias de los asesores de los dos candidatos principales, la detención de un hacker y el testimonio de un capo narco. El mandatario Juan Manuel Santos aspira a ganar la reelección el 25 de este mes y así continuar con el proceso de paz con las FARC, mientras que su férreo rival y hombre de Alvaro Uribe, Oscar Iván Zuluaga, promete suspender la negociación con la guerrilla, pero niega haber querido torpedearla con métodos deshonestos. Zuluaga, ex ministro de Hacienda, respalda a la oposición venezolana y critica a Santos por no haber roto lanzas con Nicolás Maduro. La guerra sucia entre ambos candidatos no parece casual: los últimos sondeos le atribuyen a Santos un 27 por ciento de las intenciones de voto, por delante de Zuluaga, con un 10 por ciento, y lo más probable es que disputen una segunda vuelta el 15 de junio.

Es claro que lo que alguna vez unió a Santos y a Uribe –discípulo y mentor–, hoy los enfrenta en una lucha enlodada. En plena recta final, los escándalos están a la orden del día, con personajes controversiales como Juan José Rendón, un gurú en estrategia política, oriundo de Venezuela, antichavista, quien ya asesoró a Santos en la elección presidencial pasada. J.J. Rendón renunció el pasado lunes, luego de que la revista Semana publicara que en 2011 él habría sido contactado por el capo narco Javier Antonio Calle Serna para que mediara en una posible entrega de varios mafiosos a la Justicia. Lo grave es que Calle Serna aseguró que le entregó 12 millones de dólares a J.J. Rendón. El diario El Espectador publicó una declaración del capo narco a la fiscalía, fechada en 2013, en la que decía que él y otros colegas del crimen organizado contactaron a Rendón para que le llevara al gobierno colombiano una propuesta para que se entregaran y no fueran extraditados a Estados Unidos. El gurú que asesoró campañas en América latina como las de Enrique Peña Nieto –actual presidente mexicano– y el opositor venezolano Henrique Capriles, admitió que tuvo una reunión con los abogados de los narcos, pero negó que hubiera recibido dinero.

No habían pasado 48 horas de la renuncia de J.J. Rendón, cuando cayó en desgracia el director espiritual de la campaña uribista, Luis Alfonso Hoyos, quien debió renunciar. Hace un mes, Hoyos visitó un canal de televisión en compañía de Andrés Sepúlveda, un hacker que el martes pasado fue acusado y encarcelado por intentar boicotear el proceso de paz entre el gobierno y las FARC. El directivo uribista ocultó la identidad de Sepúlveda, lo presentó ante las cámaras con un alias y dijo que era un experto en inteligencia que había trabajado con el gobierno, con las fuerzas armadas y hasta con organismos internacionales. Cuando el espía Sepúlveda confesó tener información para terminar con el proceso de paz, Hoyos tenía las horas contadas para presentar su dimisión. En esta folletinesca historia nadie se salva: el hacker es esposo de la comunicadora y actriz Lina Luna Rodríguez, quien desde enero trabaja para el candidato Zuluaga en asesoría y estrategia. ¿A esta altura desea saber cuál es el súmmum de todo esto? En el pasado, el ingeniero Sepúlveda colaboró con el estratega J. J. Rendón.

Estas explosiones comunicacionales en ambas campañas se producen cuando las encuestas sobre intención de voto muestran a un Santos llevando la delantera para ganar la reelección, pero a un Zuluaga creciendo más que los otros tres rivales (la conservadora Marta Lucía Ramírez; el candidato de los Verdes, Enrique Peñalosa, y la aspirante del izquierdista Polo Democrático, Clara López). Todo indica que habrá más munición gruesa entre los santistas y los uribistas en los próximos 15 días.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.