EL MUNDO › A PESAR DE LA REPRESION POLICIAL, CRECE LA PROTESTA DE ESTUDIANTES EN HONG KONG

Violentos enfrentamientos en las calles

El despeje parcial de la protesta –menos de 24 horas después de que el líder de la ciudad ofreciera conversaciones con los líderes estudiantiles– sólo sirvió para reunir en mayor número que antes a los manifestantes.

 Por James Legge *

Por un breve momento, ayer parecía que las protestas masivas que transformaron Hong Kong podían ser sofocadas. Pero anoche hubo violentos enfrentamientos en las calles de la ciudad, mientras cientos resistieron los intentos más agresivos de las autoridades para dispersarlos.

Ocupantes pro-democracia sostenían paraguas para protegerse del gas pimienta y de las cachiporras en Mongkok, un distrito comercial distante de la sede central en el Almirantazgo. Las escaramuzas se produjeron después de que se hubiera vuelto a despejar la mitad de la arteria Nathan Road, pero la otra mitad quedó ocupada por las personas y tiendas de campaña. El despeje parcial anterior –menos de 24 horas después de que el líder de la ciudad ofreciera conversaciones con los líderes estudiantiles– sólo sirvió para reunir en mayor número que antes a los manifestantes.

Anoche, la policía fue vista retirándose de las manifestaciones en la calle Nathan. Los últimos días se habían visto movimientos similares contra las barricadas de las protestas en las primeras horas, cuando los manifestantes eran menos porque las personas necesitan dormir o ir a trabajar. Pero en la noche del viernes, con miles de personas en las calles, y muchos transeúntes, los esfuerzos de la policía eran menos exitosos. Cientos de agentes, muchos vestidos con escudos y cascos antidisturbios, se apostaron para cercar a la multitud. También se alineaban en la central de reservas, para proteger el tráfico a lo largo de la calzada recién reabierta. Algunos pasajeros en los autobuses que pasaban saludaban a la multitud con los pulgares hacia abajo y el dedo medio hacia arriba. Otros saludaban con las manos y vitoreaban. La mayoría sólo tomó fotos.

Pero después de un intento por dispersar a la multitud, que implicaba spray de pimienta, los agentes tuvieron que cerrar nuevamente toda la carretera al tráfico. Después, la policía se movilizó hacia los manifestantes, que en su mayoría se alejaron casi sin oponerse. Algunos, sin embargo, resistieron y la policía utilizó sus porras con aparente libertad. A un hombre le sangraba la frente cuando fue llevado a una camioneta de la policía, momentos después de que la policía lo redujera en el piso.

Al acercarse la medianoche, un tenso enfrentamiento estaba presente con cientos de sombrillas –que son un símbolo de protesta–, y eso era todo lo que separaba a los manifestantes de primera línea de otro ataque policial. En un comunicado, la fuerza condenó a los manifestantes y los acusó de “poner en peligro el orden y la seguridad pública”. “Voluntariamente bloquearon las principales vías, atacaron líneas de acordonamiento de las fuerzas de seguridad y tiraron a policías al suelo”, agregó el comunicado.

Sólo la noche anterior, Leung Chun-ying, jefe del Ejecutivo de Hong Kong respaldado por Beijing, se ofreció a abrir un diálogo con los líderes del movimiento, que están más que molestos por los planes de China para la elección de su sucesor. Bajo el marco propuesto, un comité –que los detractores dicen que está lleno de partidarios de Beijing– será usado para investigar eficientemente a los candidatos problemáticos.

La ira creció a principios de este mes después de que la policía utilizara gases lacrimógenos y spray de pimienta contra las pacíficas protestas iniciales. Esa oferta de diálogo del jueves fue seguida rápidamente por la acción de la policía, avivando aún más la ira de las multitudes. Occupy Central, el grupo que comenzó la serie de ocupaciones masivas en la ciudad, dijo que eran una señal de la “forma despótica” de Leung. En un comunicado, Occupy Central dijo: “Si el gobierno no está de acuerdo con la posición de los estudiantes, puede refutarlos durante el diálogo. No es razonable que el gobierno exija primero a los estudiantes a abandonar sus posiciones antes de participar en el diálogo”. Y Alex Chow, líder de la Federación de Estudiantes, también expresó su desconcierto. Según el South China Morning Post, le dijo a la multitud en el Almirantazgo: “Ellos afirmaron que quieren reanudar las conversaciones, pero hoy despejaron las calles”.

Un manifestante en Mongkok, Jordania Ho, le dijo a The Independent que el de ayer había sido un “sórdido ataque”, destinado a limpiar las calles. Agregó que el gobierno “quería dispersar a la gente para poder decir: ‘Ustedes no tienen fuerza. No tienen ningún poder de negociación’”. Las protestas son el mayor desafío al dominio chino en el territorio desde que fuera entregado por Gran Bretaña en 1997 y el más grande a nivel nacional desde las protestas de la Plaza de Tiananmen, en 1989. Muchos expresaron su preocupación por el daño a la imagen del centro asiático. Y ayer la Asociación de Bancos de Hong Kong (HKAB) dijo que las protestas, “que han persistido durante días”, estaban afectando negativamente la vida de las personas.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Manifestantes y policías se enfrentan ayer en el distrito Mongkok de Hong Kong.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.