EL MUNDO › RENZI DIJO QUE SU GOBIERNO ESTA DISPUESTO A COOPERAR Y DIALOGAR CON EL GOBIERNO DE TSIPRAS

Italia, abierta a las propuestas griegas

Atenas tiene cuestiones comunes con Roma, como una consistente deuda pública, elevados niveles de desempleo y escaso o nulo crecimiento a causa de la profunda crisis económica. El flamante premier Alexis Tsipras sigue su gira por Europa.

 Por Elena Llorente

Página/12 En Italia

Desde Roma

“Europa se encuentra ante una encrucijada. Grecia y su nuevo gobierno están convencidos de que es necesario un cambio político. Necesitamos tiempo para preparar un programa que incluirá las reformas necesarias. Hasta ahora es la clase media y los pobres los que han pagado la crisis en Grecia, no ciertamente los ricos. Hemos tenido un Estado clientelar, un Estado corrupto que queremos cambiar. Nos comprometeremos ante nuestro pueblo, las autoridades europeas y las futuras generaciones, a no crear más déficit y a lograr un equilibrio en nuestro balance económico”, dijo ayer en Roma el flamante primer ministro griego Alexis Tsipras. El premier griego, del partido de izquierda Syriza, se expresó en estos términos durante una rueda de prensa en Roma al concluir un encuentro con su colega italiano Matteo Renzi, del Partido Democrático (centroizquierda). Tsipras comenzó su primera gira como mandatario ayer por la mañana en Chipre y por la tarde en Roma para continuar luego a París y a la sede de la Unión Europea (UE) en Bruselas, a fin de explicar a los gobiernos europeos y autoridades de la UE los planes que tiene para sacar a su país de la crisis.

Y su frase más contundente en la rueda de prensa fue para la Unión Europea porque son sus autoridades las que tienen en jaque a Grecia desde hace tiempo, obligándola a permanentes recortes y restricciones en el marco de la llamada “política de austeridad” a la que ha obligado a los países en crisis. En el caso de Grecia en particular, para afrontar entre otras cosas su deuda –315 mil millones de euros– y sus desequilibrios financieros, cuando el país, por el contrario, necesita estimular su crecimiento con inversiones que ayuden la producción y el empleo. Conseguir más tiempo para un plan que su gobierno está elaborando, es uno de los objetivos tanto de la gira europea de Tsipras como la de su ministro de Economía, Yanis Varoufakis, que se ha entrevistado esta semana con sus colegas de Inglaterra, Francia e Italia y lo hará esta semana además con el de Alemania y con representantes del Banco Central Europeo.

Con Italia en general, Grecia tiene cuestiones comunes, como una consistente deuda pública, elevados niveles de desempleo, escaso o nulo crecimiento a causa de una crisis económica que no logra ser dominada. Y esto unió los puntos de vista de los dos primeros ministros. “Debemos llevar a Europa a hablar más de crecimiento y no tanto de balance. Una batalla nada fácil. Pero creo que lo piensan así la gran mayoría de los ciudadanos europeos. El mundo pide crecimiento no restricciones”, enfatizó Renzi, añadiendo que su gobierno está dispuesto a la “cooperación bilateral” con Grecia y “al diálogo en todas las sedes”, dando a entender que daría su aporte en la defensa de los objetivos griegos.

“Tenemos la misma edad –añadió Renzi–, pero hemos tenido experiencias diferentes. Pertenecemos a familias diferentes, pero tenemos una idea común: restituir a la política la posibilidad de cambiar las cosas.” A lo que Tsipras agregó: “Hablamos dos idiomas diferentes, pero sobre estos temas hablamos el mismo lenguaje. Somos coetáneos y nuestra generación es una de las que más ha sufrido, que ha emigrado para poder vivir con dignidad. Para defenderla, debemos luchar en el contexto europeo para que puedan volver a vivir donde nacieron. Estos son valores comunes. Es necesario un cambio en Europa que estimule la cohesión social, que permita dejar de lado el miedo y dar lugar a la esperanza”.

Pocas horas antes de que Tsipras llegara a Roma, lo había hecho el ministro de Economía Varoufakis, para encontrar a su colega italiano Pier Carlo Padon. Varoufakis, vestido de modo nada formal, como estilan hacer todos los ministros del gobierno de Tsipras, con una mochila al hombro porque acababa de desembarcar en el aeropuerto de Fiumicino viajando en clase turista, aseguró a los periodistas que “podemos ver el fin de la crisis griega a partir de junio. Se podrá hacer si en Europa se calman los ánimos. Necesitamos un poco de tiempo, tal vez un mes o seis semanas, para armar un acuerdo que pondremos en práctica desde el 1º de junio. Nuestra crisis terminará”. Y refiriéndose a Italia explicó a los periodistas italianos: “El caso de Italia demuestra que hay algo equivocado en la Eurozona. La economía italiana es seria, es productiva, desde el punto de vista de la cultura, de las manufacturas, hace de todo y lo hace bien. Italia ha administrado bien su economía, ha logrado un equilibrio de balance. Y pese a todo, tiene una deuda inmensa (poco más de dos billones de euros). Cuando sucede esto quiere decir que hay algo que no funciona en la Eurozona. Yo no creo que hay una crisis griega, irlandesa o italiana, sino una crisis del sistema, que debe ser enfrentada sistemáticamente, cosa que Europa no ha hecho”.

Compartir: 

Twitter
 

El premier griego Alexis Tsipras (cent.) fue recibido en Roma por su par italiano Matteo Renzi.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared