EL MUNDO › SERGIO MATTARELLA ASUMIó LA PRESIDENCIA DE ITALIA

“La crisis aumentó las injusticias”

Sergio Mattarella asumió ayer sus funciones de nuevo presidente de Italia en una ceremonia solemne y prometió ser un “árbitro imparcial” para dar credibilidad a un país afectado por la crisis económica y el aumento de la desigualdad. En su discurso de investidura, interrumpido 42 veces por los aplausos, el nuevo jefe de Estado prometió que trabajará por la unidad de los italianos y contra las de-sigualdades sociales y económicas.

“La crisis incrementó las injusticias”, reconoció Mattarella, quien desea un país “más libre y solidario”. En su primer mensaje a la nación, de treinta minutos, Mattarella saludó a los extranjeros que residen en Italia, reconoció que es necesario aprobar “con urgencia” varias reformas, como la electoral, y garantizó que actuará como “árbitro imparcial”. “Pero los jugadores deben ayudarme siendo correctos”, recalcó. Mattarella, de 73 años, elegido presidente el sábado pasado por el Parlamento, rindió homenaje a su predecesor Giorgio Napolitano, de 89 años, que renunció el 14 de enero tras nueve años en el cargo.

El discurso del nuevo presidente, docente universitario y juez del Tribunal Constitucional que inició su vida política hace 30 años en las filas de la otrora poderosa Democracia Cristiana, fue bien recibido por los parlamentarios de derecha y en algunos momentos por el movimiento antisistema Cinco Estrellas. “Debemos evitar el riesgo de que la crisis económica termine por afectar los valores en los que se basa el pacto social de la Constitución”, afirmó. “La democracia no es una conquista definitiva”, recalcó. El presidente es elegido para un período de siete años y es la única persona con derecho a disolver el Parlamento y a convocar elecciones legislativas anticipadas.

El decimosegundo presidente de la República recordó a los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, asesinados en 1992 por la mafia, y a un niño de dos años que murió en un atentado contra la sinagoga de Roma en la década del ’80. La mafia es “un cáncer penetrante que destruye las esperanzas y pisotea los derechos”, afirmó al exhortar a las instituciones a luchar contra todas las formas de mafia, “viejas y nuevas”, así como contra la corrupción.

Mattarella, el primer siciliano que llega a la presidencia de Italia, que vivió personalmente los horrores de la mafia tras el asesinato de su hermano en un atentado, defendió también “el derecho al trabajo” y apostó por el saneamiento de la economía para que Europa crezca. Ante “un Parlamento de jóvenes, que comunican nuevas esperanzas”, el mandatario defendió la constitución que garantiza el derecho al estudio y pidió una escuela moderna y segura. También recordó los valores de la resistencia, de aquellos que combatieron el fascismo y agradeció a Francisco sus sermones contra la corrupción.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.