EL MUNDO › ECUADOR BAJO RAFAEL CORREA

“Hubo un cambio”

Los aportes del gobierno del presidente ecuatoriano Rafael Correa a la discusión sobre emancipación y soberanía, el papel de la mujer y los jóvenes en la política y las medidas tomadas por Estados Unidos contra Venezuela. La presidenta de la Asamblea Nacional (AN) de Ecuador, Gabriela Rivadeneira, opinó sobre estas cuestiones en su última visita al país, para participar del Foro por la Emancipación e Igualdad celebrado en Buenos Aires el pasado fin de semana.

La ex gobernadora de la provincia de Imbabura y una de las líderes de Alianza País afirmó que en los ocho años en que Correa lleva al frente de la presidencia de Ecuador, hubo un cambio sustancial en la forma de hacer política en su país. “La igualdad como proyecto de transformación recogió la necesidad innata de los pueblos de ser partícipes en la vida política. Esto abrió la puerta a la participación de las mujeres, de los jóvenes y así volver mucho más enriquecedor el debate para generar los nuevos paradigmas de desarrollo”, opinó la presidenta de la AN. Además afirmó que Ecuador pasó por un proceso que comenzó desde el pueblo y llamó la atención de países de todo el mundo. “El proyecto ecuatoriano tiene como fin transformar la vida de sus habitantes con políticas soberanas. Estas no responden a mandatos de organismos internacionales, ni a la derecha, ni a la ‘restauración conservadora’. Por el contrario, la forma de llevar a cabo estas políticas es privilegiando el pago de la deuda social”, expresó Rivadeneira, que es la primera mujer que ejerce el cargo de presidenta de la AN en su país.

Respecto de aquellos logros pendientes para alcanzar la emancipación y la soberanía, Rivadeneira afirmó que aún deben la revolución agraria, que es una demanda que impulsan las organizaciones campesinas e indígenas durante décadas. “Sin embargo, de alguna manera lo iniciamos el año pasado con una discusión sobre los recursos hídricos y una ley para prohibir la privatización del agua, que marca la metodología para una redistribución más adecuada en el país”, afirmó. Actualmente se discute una ley de tierras en la Asamblea que ella preside, destacó. “La ley de tierras tiene como fin privilegiar la soberanía alimentaria y el cambio de la matriz productiva, con el foco puesto en el campesino agricultor”, dijo.

“Pero las leyes son herramientas, y sus resultados dependen de cómo las organizaciones las ponen en juego, lo cual implica un cambio en la matriz cultural de los ciudadanos”, destacó. “Estas son cosas que llevan su tiempo, y si bien están dentro de la agenda de trabajo, debemos darle más fuerza a la construcción popular y fortalecer la presencia de nuestros presidentes.”

Rivadeneira es consciente de los desafíos que enfrenta como mujer en un cargo público tan relevante. “En nuestro caso, las mujeres no solamente debemos demostrar que estamos en el mismo nivel de capacidad para administrar lo público que los hombres. Ha sido uno de los retos históricos más grandes el haber decidido romper con el mito de que lo público es asunto de hombres y para la mujer sólo queda lo privado. Ha costado mucho lograr romper el molde y demostrar que las mujeres en lo público podemos desempeñarnos y tomar decisiones acertadas.” La juventud, dice, tiene las herramientas necesarias para ser parte de la vida política. “Los jóvenes tenemos un potencial renovador que innova la política permanentemente. Como militantes, decidimos recobrar la política para el servicio y la transformación de nuestros pueblos, a través de preceptos básicos como la ‘revolución ciudadana’. El proyecto que tenemos es el de transitar desde el neoliberalismo hacia el socialismo del buen vivir. Los jóvenes hemos decidido asumir varias responsabilidades y en esa tarea nos encontramos con muchos colectivos que tienen las mismas ansias de construir a través de la acción participativa y colectiva.”

Por otro lado, Rivadeneira consideró que Venezuela no representa ninguna amenaza para Estados Unidos, al contrario de lo que afirmó Obama, pero lo que aterra a Washington es el proceso de integración regional. “Demostramos que somos una región potente, con recursos naturales que escasean, como el agua dulce, o de gran valor como el petróleo. Nuestros mandatarios actúan defendiendo nuestra soberanía y demuestran potencial político”, apuntó. “Pensábamos que la injerencia extranjera en nuestros países era algo subsanado. Pero somos firmes al decir que si no presentamos una acción conjunta para defender a Venezuela, sabemos que esas medidas pueden afectar a cualquiera de nuestros países”, expresó. “En Latinoamérica tenemos que marcar las canchas del juego político para que no las marquen desde afuera.”

Informe: Gustavo Gerrtner.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.