EL MUNDO › TRAS LOS MALOS RESULTADOS EN LOS COMICIOS REGIONALES RECLAMAN CAMBIOS DESDE LA FORMACIóN GOBERNANTE

El voto sacudió al Partido Popular en España

Rajoy reunió a la conducción ejecutiva del PP el día después de los comicios, pero su mensaje de continuar con la misma estrategia política no logró calmar a algunos de los principales líderes territoriales castigados en las urnas.

Dirigentes locales del Partido Popular (PP) del presidente Mariano Rajoy anunciaron ayer su próxima retirada tras los malos resultados obtenidos en los comicios regionales celebrados el domingo en España. En tanto, algunos miembros del partido gobernante reclamaron públicamente cambios y llamaron a la reflexión al mandatario español. En tanto, la candidata conservadora al ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, llamó ayer a una alianza de fuerzas “de centro”, compuesta por el Partido Socialista Español (PSOE) y Ciudadanos, para impedir que llegue a la alcaldía la plataforma Ahora Madrid, apoyada por el partido izquierdista Podemos.

El presidente del gobierno en funciones de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, descartó una dimisión inmediata, aunque anunció a su equipo que no se presentará a la reelección en el próximo congreso regional. “El partido se tiene que preparar para afrontar un nuevo tiempo. Hay que renovar caras, mensajes y discursos para que pueda generar otra vez confianza en los ciudadanos”, dijo. Fabra explicó que el PP valenciano, y probablemente el partido en otras regiones y a nivel nacional, debe “tomar nota del fracaso electoral y poner en marcha ya un plan de choque”.

La situación se repitió en Aragón, donde la hasta ahora presidenta regional, Luisa Fernanda Rudi, anunció que no optará por revalidar su cargo al frente del PP. Según el diario español El País, la mandataria local se marchará y dejará paso a otros dirigentes del partido en Aragón, aunque lo hará sin ocasionar rupturas. “La marca del PP causa ahora rechazo, y el mapa azul de gaviotas (en referencia al símbolo de la agrupación conservadora) se convertirá en días o como mucho en semanas en un mapa rojo de gobiernos de izquierda.” Al igual que en otras cinco regiones españolas, Rudi ganó las elecciones del domingo pero sin mayoría absoluta, por lo que podría entrar en Aragón un gobierno de izquierda tripartito.

También en Baleares, el presidente del PP en la región, José Ramón Bauza, anunció a su partido que convocará un congreso extraordinario a partir de agosto en el que no será candidato para seguir al frente del PP en el archipiélago. En Baleares, una de las regiones más turísticas de España, la formación conservadora fue también la fuerza política más votada pero perdió 15 diputados respecto de las elecciones de 2011.

Rajoy reunió a la conducción ejecutiva del PP en la sede central de la calle Génova el día después de los comicios, pero su mensaje de continuar con las misma estrategia política hasta las elecciones generales de fin de año, sin hacer cambios en el gobierno ni el partido, no logró calmar a algunos de los principales líderes territoriales castigados en las urnas. El primero en elevar la voz fue el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien no estuvo en la reunión pero ayer apuntó contra Rajoy, a quien le pidió que reflexione acerca de si debe buscar o no la reelección. “Yo le diría al presidente: mírate al espejo y respóndete a ti mismo”, dijo Herrera en declaraciones a una emisora radial. “Si él considera que es el candidato, tiene todas las razones, legitimidades y motivos para serlo”, añadió el barón del PP, que resultó vencedor en su comunidad pero perdió la mayoría absoluta, lo que lo llevó a plantearse la posibilidad de no ser candidato a la investidura. Por su parte, la actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, también se sumó al cuestionamiento a la cúpula del PP. “Es hora de hacer una reflexión y tomar medidas. Sería engañoso a nosotros mismos no decir que el resultado ha sido muy malo”, dijo la esposa del ex presidente conservador José María Aznar. En tanto, Esperanza Aguirre, en claro contraste con la actitud de Rajoy, no sólo abogó por la refundación del partido sino que también pasó a una ofensiva conjunta contra Podemos para evitar que utilicen el ayuntamiento de Madrid para llegar a la Moncloa. “Nos aplicaron un correctivo muy importante. Los resultados son muy malos y no los vamos a enmascarar, pero serán un acicate para acometer en el partido todas las reformas y cambios necesarios”, expresó.

Por otra parte, Aguirre se comunicó ayer por la mañana con el candidato socialista madrileño, Antonio Miguel Carmona, para ofrecerle una alianza contra Manuela Carmena, una antigua jueza de 71 años. “Yo llevo mucho tiempo diciendo que quería volver a la política para frenar a Podemos”, dijo. El postulante por el PSOE rechazó la invitación de Aguirre, la cual hizo pública a través de la red social Twitter. “A la respuesta de Aguirre de recibir sus votos, Ciudadanos o el PSOE, mi respuesta, en nombre del PSOE y en el mío propio, fue un no rotundo”, escribió. Además, la cuenta oficial del partido también se manifestó respecto de la propuesta de la candidata del PP. “Lo hemos dicho por activa y por pasiva, hasta en chino, en los últimos meses. No pactaremos gobiernos con el PP.”

El partido que representa Carmena se trata de una plataforma ciudadana integrada por Podemos, que fue la segunda lista más votada en las elecciones municipales del domingo con 20 concejales (31 por ciento de los votantes) frente a los 21 ediles (35,5 por ciento de sufragios) que logró Aguirre. La candidata de Ahora Madrid podría gobernar si consigue el apoyo del PSOE y sus nueve diputados, ya que entre ambos tendría una mayoría absoluta de 29 concejales de los 57 que consta el territorio madrileño.

Compartir: 

Twitter
 

La secretaria general del PP, María Dolores Cospedal; Rajoy y el dirigente Javier Arenas el día después de las elecciones.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.