EL MUNDO › EL GOBIERNO DE EE.UU. DENUNCIO UN HACKEO MASIVO DE EMPLEADOS ESTATALES FEDERALES

Obama ve 4 millones de pinchaduras chinas

El gobierno chino negó la acusación y tildó a la Casa Blanca de irresponsable por hacerla. El gobierno de Obama anunció que enviará notificaciones a las personas que pudieron verse afectadas por el ataque cibernético.

Estados Unidos anunció ayer que piratas informáticos accedieron a datos de cuatro millones de empleados y ex colaboradores del gobierno federal, un ataque que, según la prensa estadounidense, podría haber sido perpetrado por hackers chinos, sugerencia que Beijing rechazó y consideró irresponsable. “Como resultado del incidente”, descubierto en abril, la Oficina de Administración del Personal del gobierno (OPM, en inglés) dijo que “enviará notificaciones a aproximadamente cuatro millones de personas”.

El ataque informático habría sido iniciado en diciembre por piratas chinos, dijo la noche del jueves en un comunicado la Oficina de Gestión de Personal (OPM) del gobierno estadounidense, que ha estado trabajando con la Oficina Federal de Investigación (FBI) en la investigación del ataque. “A causa del incidente, la OPM enviará avisos a aproximadamente cuatro millones de individuos cuya información se haya podido ver comprometida”, explicó la citada agencia, que emite y maneja las autorizaciones personales de acceso para los funcionarios de Estados Unidos.

Funcionarios estadounidenses explicaron al diario The Washington Post que no sería la primera vez que los realizan contra la OPM. El ataque cibernético podría ser el mayor robo de información estatal jamás intentado contra Estados Unidos.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Hong Lei, dijo ayer que “los ciberataques suelen ser anónimos y perpetrados fuera de fronteras y su origen es difícil de rastrear”. “No llevar a cabo unas investigaciones profundas y seguir utilizando palabras como ‘posible’ es irresponsable y sin fundamento científico”, añadió. La potencia asiática, afirmó Hong, “está lista para cooperar con el mundo con el objetivo de establecer un ciberespacio seguro e incluyente”. “Esperamos lo mismo de la parte estadounidense”, afirmó.

La embajada china en Washington había señalado un poco antes que tales ataques no serían permitidos por la legislación china. “No es responsable, sino contraproducente, sacar conclusiones y hacer acusaciones hipotéticas”, dijo el portavoz de la legación Zhu Haiquan. “Las leyes chinas prohíben los ciberdelitos en todas sus formas. China ha hecho grandes esfuerzos para combatir los ciberataques de acuerdo con las leyes y regulaciones chinas”, agregó.

“Resulta alarmante conocer que los piratas informáticos pueden tener información personal sensible de un gran número de funcionarios”, dijo el presidente del comité de Seguridad Nacional del Senado, el republicano Ron Johnson. “Todavía es más alarmante que éste sea sólo el último de una serie de ciberataques a la OPM”, añadió.

El pasado 8 de mayo, Estados Unidos pidió a China investigar supuestos ciberataques contra empresas e intereses del país norteamericano mediante una nueva herramienta llamada The Great Cannon. Un mes antes, el 1º de abril, el presidente Barack Obama creó por decreto un régimen de sanciones que se aplicarán a individuos o entidades extranjeras responsables de ataques cibernéticos o ciberespionaje, lo que se sumó a otras medidas para proteger al país de los “hackers” anunciadas en los últimos meses.

Las amenazas cibernéticas son “uno de los más graves desafíos a la seguridad nacional y a la economía de Estados Unidos”, subrayó Obama en esa ocasión.

La OPM maneja cientos de miles de investigaciones de antecedentes de potenciales funcionarios del gobierno cada año. En este caso, no queda claro si el ciberataque afectó a datos de altos funcionarios de la administración. La OPM recurrió a nuevas herramientas informáticas los últimos meses, las cuales le permitieron detectar el ataque cuatro meses después.

El FBI y el Departamento de Seguridad Interior indicaron que investigan el caso. El FBI “tomará en serio todos los ataques potenciales contra los sistemas del sector público y privado”, indicó en un breve comunicado.

La policía federal estimó que “todos aquellos que son una amenaza en el ciberespacio” deberían rendir cuentas.

La OPM llamó a todas las potenciales víctimas a ser “suspicaces” a la hora de gestionar sus cuentas bancarias o manipular sus datos personales.

Los ciberataques se han multiplicado estos últimos meses en Estados Unidos, en especial contra grandes grupos como la distribuidora Target, la aseguradora de salud Anthem o los estudios cinematográficos Sony Pictures Entertainment y el propio Pentágono nortamericano.

El año pasado, piratas chinos accedieron a la red informática de la OPM y de dos subcontratistas. El ataque apuntó especialmente a los archivos de candidatura para una acreditación “top secret” de decenas de miles de empleados. Ese ataque de marzo de 2014 fue inmediatamente bloqueado y un alto responsable estadounidense se lo atribuyó a piratas chinos.

El mismo año, piratas informáticos accedieron también a casillas de correo de la Casa Blanca y del Departamento de Estado, incluida la del presidente Barack Obama, admitieron recientemente funcionarios estadounidenses. En este caso se acusó a Rusia de haber llevado a cabo el ataque, según el periódico The New York Times.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen del edificio federal Theodore Roosevelt, sede de la OPM en Washington.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.