EL MUNDO › EN EL SEGUNDO DIA DE SU VISITA AL PARAGUAY, EL PAPA FRANCISCO CRITICO EL CAPITALISMO “SIN ROSTRO” Y DIO MISA EN UN SANTUARIO

El Papa cargó contra el “fetichismo del dinero”

En un encuentro con representantes de la sociedad civil paraguaya, antes de oficiar una misa multitudinaria en Caacupé, el Papa pidió a los empresarios “no sacrificar humanos en el altar del dinero y la rentabilidad”.

En su segundo día en Paraguay, Francisco señaló la importancia de aplicar un modelo económico con los sectores más desfavorecidos de la sociedad al encontrarse con representantes de la sociedad civil.

“En esto, la adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin rostro”, señaló. Seguidamente, pidió a los empresarios “no sacrificar humanos en el altar del dinero y la rentabilidad”.

Tras la reunión, el líder de la Iglesia Católica se dirigió a la Catedral de Asunción para recibir las llaves de la ciudad y celebrar Vísperas. Por la mañana ofició una masiva misa en la ciudad de Caacupé, cuyo santuario se convirtió en basílica por decisión papal.

El polideportivo León Condou fue el lugar elegido para la reunión entre Francisco y los representantes de la sociedad civil paraguaya. Asistieron al encuentro políticos, representantes de los tres poderes del Estado, dirigentes de organizaciones sociales y no gubernamentales, como campesinos e indígenas. Francisco, que fue recibido por una lluvia de aplausos por parte de todos los presentes, respondió preguntas enunciadas por representantes de pueblos originarios, campesinos, empresarios y del ministerio de Planificación, José Molinas. Luego de escuchar las consultas, el Papa expresó su felicidad por estar en el país y poder escuchar las preocupaciones de la sociedad paraguaya. “Parece que Paraguay no está muerto. Gracias, Dios, porque un pueblo que vive, un pueblo que no mantiene vivas sus preocupaciones, que vive en la inercia de la aceptación pasiva, es un pueblo muerto”, señaló. “¿Hay cosas que están mal? Sí. ¿Hay cosas que no funcionan? Sí, pero verlos a todos ustedes, que vienen de distintas situaciones y buscan el bien común, es un regalo”, dijo el Papa. Por otro lado, Francisco explicó que es esencial la aplicación de un modelo económico que piense en los sectores más necesitados de la sociedad paraguaya.

Según el periódico paraguayo ABC Color, hubo dos momentos de tensión antes de la llegada de Francisco. El primero se dio cuando la seguridad asignada al lugar intentó sacar una pancarta que había sido desplegada con una leyenda sobre la masacre de Curuguaty, ocurrida en junio de 2012, en la que murieron once campesinos y seis policías. Los sindicalistas presentes colgaron el cartel y sus banderas pese a que desde la organización se había advertido que estaba prohibido. cuando se negaron al levantar la pancarta, por micrófono pidieron que la gente “aproveche la llegada de Francisco para abrazarse e intentar una reconciliación entre todos los paraguayos”.

El otro momento de tensión fue durante la llegada al estadio del presidente paraguayo, Horacio Cartes. El mandatario recibió algunos abucheos y gritos de “Edelio, Edelio”, recordando al suboficial Edelio Morinigo, secuestrado desde hace más de un año por el Ejército del Pueblo Paraguayo, una organización insurgente que opera en el país. Al respecto, la familia del suboficial mantenido en cautiverio espera encontrarse hoy con el Papa antes del inicio de la multitudinaria misa prevista en Ñu Guasú, en el Departamento de Luque. La madre del uniformado, Obdulia Florenciano, afirmó estar muy esperanzada de poder encontrarse con Francisco. “Esperamos que nos reciba, a ver si así el Papa Francisco sensibiliza el corazón de esa gente que tiene a mi hijo”, dijo. “Lo único que le voy a pedir, si es que podemos hablar con él, es que nos ayude a conseguir la liberación de mi hijo, un inocente que sufre un terrible calvario desde hace más de un año, lejos de nosotros sus padres, de sus hermanos y de su esposa”, suplicó Florenciano.

Al finalizar el evento, Francisco abandonó el polideportivo para dirigirse a la Catedral de Asunción. Allí fue recibido por el intendente de la ciudad, Arnaldo Samaniego; y el presidente de la Junta Municipal, Hugo Ramírez, quienes le hicieron entrega de la llave de la ciudad. En el templo, Francisco estuvo acompañado por obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, seminaristas y movimientos católicos. Durante el servicio, que consistió en la homilía y un mensaje, aparte de la lectura por parte de un diácono. La ceremonia fue a raíz de las vísperas, que constó del encendido, por parte del Papa, de una vela grande que es el símbolo del Año de la Vida Consagrada en Paraguay.

Por la mañana, Bergoglio ofició una ceremonia en Caacupé, en la cual participaron más de un millón de fieles. En su homilía, al igual que el viernes, Francisco se refirió al rol de la mujer en la historia del país. “Quisiera referirme de modo especial a ustedes, mujeres y madres paraguayas, que con gran valor y abnegación han sabido levantar un país derrotado, hundido y sumergido por la guerra”, dijo el también obispo de Roma. Al concluir su mensaje, aseguró que éste “es un llamado a no perder la memoria, las raíces, los muchos testimonios que han recibido de pueblo creyente y jugado por sus luchas”.

Daniel Juárez es parte de una delegación de 250 fieles provenientes de Buenos Aires, de la parroquia Caacupé del barrio de Barracas. “Ver al Papa fue especialmente emocionante, porque trabajamos con él cuando era cardenal”, dijo. “Una sorpresa verlo a Francisco en el Vaticano, después de haberlo visto caminando por los pasillos de la villa”, agregó Juárez.

El santuario de Caacupé fue declarado basílica por El Vaticano, en coincidencia con la visita papal. Luego de la lectura del decreto vaticano que oficializó el cambio de jerarquía del templo católico, Francisco lo bendijo y dejó como obsequio un rosario de oro. El santuario fue construido en la cima del cerro del mismo nombre, y cada 8 de diciembre se congregan miles de personas para celebrar el día de la Inmaculada Concepción.

Compartir: 

Twitter
 

El Papa se da un baño de multitudes camino a la iglesia de Caacupé, en el segundo día de su visita a Paraguay.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.