EL MUNDO › LA PRESIDENTA ARGENTINA VIAJO A ASUNCION PARA VER AL PAPA

Sexto encuentro con Cristina

En el gobierno nacional aseguran que no será el último antes de que CFK deje la Casa Rosada en diciembre: podrían reunirse en septiembre en EE.UU., donde Francisco será el primer papa en participar de la Asamblea de la ONU.

 Por Nicolás Lantos

El cierre de la primera gira por América latina del primer papa latinoamericano será hoy, en Paraguay, el marco del sexto encuentro entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Jorge Bergoglio desde que el religioso fue ungido a la cabeza de la autoridad vaticana. La mandataria viajó anoche a Asunción para participar de la multitudinaria misa que ofrecerá Francisco en las afueras de Asunción para una concurrencia que se prevé en millones de personas. Fernández de Kirchner viajó invitada por su par, Horacio Cartes, y no tiene agenda oficial para esta visita, aunque podría haber un encuentro mano a mano con el líder religioso.

Será la sexta vez que la Presidenta y el Papa crucen caminos: hubo, antes, una cita en Brasil y cuatro audiencias privadas en el Vaticano, la última de ellas el siete de junio, hace poco más de un mes. En el gobierno nacional aseguran que no será la última antes de que CFK deje la Casa Rosada en diciembre: podrían volver a verse las caras en septiembre en los Estados Unidos, donde Francisco será el primer pontífice en participar de la Asamblea General de Naciones Unidas, o unos días en Cuba. No faltarán lecturas políticas sea cual sea entre esos dos el lugar que se elija para ese último encuentro.

El siete de junio, hace apenas un mes, la mandataria visitaba por cuarta vez al papa Bergoglio en Roma, donde era recibida en una audiencia privada que se estiró casi dos horas en un clima que ambas partes destacaron como “sumamente cordial” y donde se discutieron “principalmente temas internacionales”. Antes de eso, se habían encontrado allí en septiembre del año pasado, en marzo de ese mismo año y también en marzo de 2013, días después de que asumiera como la cabeza de la Iglesia Católica.

Sin embargo, el encuentro entre ambos que más se parece al que tendrán hoy fue el que mantuvieron en mayo de 2013 en Río de Janeiro, donde el Papa dio una misa multitudinaria como cierre de las Jornadas Mundiales de la Juventud que organiza el vaticano. Allí asistió CFK como invitada de Dilma Rousseff al palco oficial, y luego tuvo un saludo público con el religioso, que le regaló un juego de medias y zapatitos color blanco para su nieto, Néstor Iván, que había nacido pocos días antes.

Esta vez, la mandataria viajó a Paraguay con una comitiva reducida, integrada por el vicecanciller, Eduardo Zuaín; el embajador argentino ante el Vaticano, Eduardo Valdés; el secretario de Culto, Guillermo Olivieri, y los secretarios general de la Presidencia, Eduardo De Pedro; y de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Su presencia en ese país sólo durará hasta que concluyan sus actividades y esta misma noche ya estará de regreso en suelo argentino. Se espera que también sean parte de la ceremonia otros mandatarios sudamericanos que fueron invitados por Cartes, como la brasileña Dilma Rousseff y el uruguayo Tabaré Vázquez.

Francisco llegó el viernes por la tarde a la capital paraguaya es la última escala, y la más cercana a Buenos Aires, de la recorrida que el Papa Francisco hizo durante la última semana por América latina, que incluyó también escalas en Ecuador y en Bolivia. El sumo pontífice ya había pisado suelo sudamericano poco tiempo después de asumir ese rol, cuando visitó la ciudad de Río de Janeiro para participar de las Jornadas Mundiales de Juventud de 2013. Tras su arribo a Asunción fue recibido por el presidente Cartes y el arzobispo Edmundo Valenzuela.

Durante su vuelo de Bolivia a Paraguay, el Papa sobrevoló suelo argentino y le envió un telegrama de saludo a la Presidenta, abogando por “un crecimiento de la nación en los valores humanos y espirituales”, y “un mayor compromiso de los argentinos con la justicia y la paz”. El pontífice argentino evitó visitar su país natal en sus dos visitas al continente para no entrometerse en la política local, y recién haría su regreso el año que viene, con un nuevo gobierno. Cientos de miles de compatriotas, sin embargo, cruzaron la frontera en los últimos días para presenciar alguna de las dos misas en suelo paraguayo.

Ayer fue la primera, en el santuario de la Virgen de Caacupé, a unos 40 kilómetros de Asunción, y participaron cientos de miles. Otros tantos aguardan a la intemperie la que dará hoy en el parque Ñu Guasú, a pesar de las inclementes condiciones meteorológicas de los últimos días. Luego de la misa, el Papa dará una audiencia conjunta con todos los presidentes que asistan. No se descarta que además tenga un breve encuentro privado con uno o más de ellos. Habrá también, más tarde, una visita a Bañado Norte, uno de los barrios pobres de la periferia capitalina, y una bendición a un centro comercial en el que murieron 400 personas hace una década. Luego, abandonará el continente que lo vio nacer de regreso a Roma, con la promesa de volver el año que viene.

Compartir: 

Twitter
 

Un grupo de argentinos se prepara para saludar el paso del Papa hacia Caacupé.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.