EL MUNDO › ESPERAN EL TRIUNFO DEL PARTIDO DE LA NOBEL SUU KYI

Ya festeja la oposición en Myanmar

 Por Peter Popham *

Desde Rangún

Hace 25 años, la Liga Nacional para la Democracia (LND) triunfó sobre los poderes de la dictadura militar birmana en una elección libre y justa, pero los generales hicieron caso omiso del resultado. Ayer, después de una espera de 25 años, con un sufrimiento indecible en el medio, la LND de la Premio Nobel de la Paz Suu Kyi triunfó de nuevo, según resultados extraoficiales.

Frente a la sede de la LND anoche bajo la pagoda de Shwedagon, cientos de partidarios flameaban banderas rojas y bailaban al son del repertorio del partido de canciones de rock, que sonaba a todo volumen por los parlantes. “¡Vamos a estar toda la noche por la LND!”, gritó un simpatizante. “Hemos esperado mucho tiempo para esto.”

La fiesta había comenzado hacía más de 24 horas desde el cierre de las urnas y el cansancio se comenzaba a notar. Cerca de la sede, muchos estaban sentados en el asfalto. Pero cuando se conocieron los últimos resultados a través de la Comisión Electoral, que indicaban que el partido había ganado 178 de 188 escaños en cuatro áreas vitales, la multitud se puso de pide y gritó su aprobación. El partido había ganado 44 de los 45 escaños de la Cámara baja en Rangún, los 38 escaños en Ayeyarwaddy y todos menos uno eran en Bago.

Cuando las urnas en las elecciones generales de Myanmar cerraron a las 16, hora local, del domingo por la tarde, la calle frente a la pobre oficina de la LND de la pagoda de Shwedagon ya se estaba llenando de partidarios de Aung San Suu Kyi. En una gran pantalla por encima del edificio había una transmisión en vivo de un centro de votación en Mandalay: una fiscal desplegaba las papeletas una por una a cámara. Casi todos los votos fueron para la LND, y cada vez la gente gritaba aprobando.

Sin embargo, mientras caía una lluvia torrencial, que luego se detuvo, la multitud creció y creció hasta que el tráfico quedó totalmente bloqueado, y los voluntarios de la LND repartieron galletas y bizcochos y globos rojos, había gran confianza de que íbamos a nuestras casas sabiendo todo de la maravillosa y aplastante victoria del partido.

Era una esperanza sin bases, no realista. De hecho Myanmar se fue a dormir la noche del lunes sin saber nada. Le tocó al cofundador del partido U Tin Oo, el ex general que sirvió una vez al padre de Suu Kyi en el ejército birmano y que lleva sus 89 años como si fueran 30 menos, subir al alto escenario y verter un balde de agua fría sobre la euforia.

Suu Kyi misma les agradecía a todos y cada uno por asistir, dijo, pero ella no iba a venir a dar un discurso, y tampoco se conocerán los resultados esta noche, por lo que ella aconsejaba a la gente a que fuera a su casa. “No podremos anunciar los resultados todavía”, dijo. “Todo lo que puedo decir es que la LND se encuentra en una muy buena posición.”

Cuando la lluvia volvió para reforzar sus palabras, la multitud se fue retirando. La fascinación que esta mujer ejerce sobre su pueblo es notable. Aquí, en la ex Birmania, ella es la Madre o la tía Suu, para todos. Esa fue la cuerda que tocó durante sus primeras apariciones en 1988 y los años y años de tenaz resistencia en su casa fortalecieron y profundizaron el vínculo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.
Traducción: C. D.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.