EL MUNDO › UN ESPECTáCULO DE CARNAVAL EN MADRID TERMINó CON LOS ACTORES PRESOS

Dos titiriteros nada risueños

La detención de los titiriteros que mostraron un cartel relacionado a ETA generó el repudio de la izquierda y del mundo de la cultura.

Nunca unos muñecos habían causado tanto revuelo en España. Este fin de semana, dos titiriteros fueron encarcelados por mostrar en un espectáculo a una de sus marionetas con un cartel en el que se mencionaba al grupo armado ETA. Sobre ellos pesa un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Mientras los sectores más conservadores piden que se los castigue de forma “ejemplar”, la izquierda y el mundo de la cultura reclaman su libertad y consideran la medida desproporcionada.

“Que alguien pueda estar en la cárcel por una obra de teatro me parece muy grave”, dijo ayer a los micrófonos de la Cadena Ser el líder de Podemos, Pablo Iglesias. “La obra no era para niños. Puede que fuera de mal gusto. Pero no era delito” (sic), expresó en Twitter la alcaldesa de Barcelona, la ex activista antidesalojos Ada Colau.

El espectáculo tuvo lugar el pasado viernes por la tarde en Madrid ante decenas de niños. El Ayuntamiento de la capital española lo anunciaba en su programa de las fiestas de Carnaval como apto para todos los públicos.

Fueron los padres los que alertaron a la policía sobre las escenas violentas que contenía, entre ellas una violación y un ahorcamiento. Advirtieron además de que un títere portaba una pancarta con la inscripción “Gora Alka-ETA”, similar a las que usan los simpatizantes del grupo armado vasco.

Los dos titiriteros fueron detenidos y un día después ingresaron en prisión. El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno recoge en su auto algunas de las escenas de la obra, como “el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y el apuñalamiento posterior con un crucifijo”. El Ayuntamiento de Madrid, capitaneado desde junio por la ex jueza de izquierda Manuela Carmena, reconoció que cometió un “grave error” porque el espectáculo no había sido supervisado y no era apto para niños, pero cuestionó que en él se produjera un delito. “Una cosa es la ficción y otra es que alguien haga una manifestación de esas características”, dijo ayer la alcaldesa en una rueda de prensa celebrada en medio de gran expectativa mediática. Carmena anunció que abrirá una investigación para determinar responsabilidades políticas. La alcaldesa, una ex jueza que estuvo amenazada por ETA, quiso reflejar además la incompresión social por la dureza de las medidas judiciales tomadas contra los titiriteros. “Resulta poco comprensible socialmente, pese al daño que ha causado”, dijo. Carmena situó la obra en el marco del Carnaval, un período de sátira y de rotura de los márgenes de la libertad de expresión, motivo por el cual dijo comprender a aquellos que defienden a los titiriteros.

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento pidieron el cese de la responsable de Cultura, Celia Mayer. El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy fue más allá y la denunció por “colaboración en el enaltecimiento del terrorismo” y “desprotección de menores”.

Los titiriteros niegan haber ensalzado a ETA y sus abogados recordaron que algunas de las obras más importante de la literatura, como Crimen y castigo, incluyen escenas violentas.

El Ayuntamiento de Madrid considera que algunos sectores están utilizando este episodio para tratar de desprestigiar al equipo de Carmena y a la izquierda afín a Podemos, el partido que está integrado en la plataforma política que gobierna en la capital española.

Compartir: 

Twitter
 

La alcaldesa Manuela Carmena abrió una investigación.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.