EL MUNDO › SALPICADO POR LOS PANAMA PAPERS, ANUNCIó MEDIDAS ANTICORRUPCIóN

El manotazo de Cameron

Tras las revelaciones sobre el fondo offshore de su familia en Panamá, el premier británico dijo que elaborará una nueva ley para facilitar que se persiga a los bancos y estudios de abogados que ayuden a evadir impuestos a sus clientes.

El primer ministro británico, David Cameron, salpicado por la filtración conocida como Panama Papers, anunció que elaborará una nueva ley para facilitar que se persiga a los bancos y estudios de abogados que ayuden a evadir impuestos a sus clientes. En su primera presentación ante la Cámara de los Comunes desde que estalló el escándalo y ante la exigencia de la oposición laborista, Cameron asistió al Parlamento donde comunicó un acuerdo con territorios británicos de ultramar –islas Vírgenes, Caimán y la isla de Man– para compartir datos fiscales con el Reino Unido. “Ningún gobierno ha tomado acciones más robustas contra la evasión fiscal”, dijo el primer ministro en un intento por despejar las dudas sobre sus finanzas personales, al tiempo que negó malas prácticas respecto a su participación en un fondo de inversión offshore creado por su padre, Ian, fallecido en 2010.

El acuerdo para intercambiar información fiscal, que entrará en vigor en septiembre y al que no se suscribieron las islas Guernsey y Anguila, permitirá a Londres conocer el nombre de quién controla cada empresa registrada en esas dependencias. Cameron, asimismo, adelantó que se tipificará un nuevo tipo de delito contra las empresas que ayuden a la evasión de impuestos y creará un grupo de trabajo para ayudar a la Hacienda británica (HMRC, en inglés) como ofensiva para encontrar a los defraudadores.

Ante la promesa de una “vigorosa acción del gobierno contra la evasión fiscal internacional”, Cameron subrayó que las inversiones en fondos por fuera del Reino Unido son corrientes y aseguró que algunos grupos, como la BBC y el diario The Guardian, entre otros medios, hicieron ese tipo de inversiones en el extranjero. “Esto no es para criticar lo que hacen, sino para argumentar que se trata de una práctica estándar, que no está diseñada para evadir impuestos”, puntualizó Cameron, luego de referirse a los dos medios del Reino Unido que publicaron las revelaciones sobre la sociedad offshore de su padre.

Tras publicar las declaraciones juradas de los últimos seis años que tiñeron de dudas su patrimonio personal, el primer ministro aseguró que el beneficio de cerca de 19.000 libras (25.650 euros) obtenido con la venta de acciones del fondo Blairmore Holdings, operado desde las Bahamas, no constituyó ninguna ilegalidad.

En el Parlamento, Cameron defendió esa práctica, pero advirtió que el secreto fiscal debería respetarse para el resto de los políticos británicos, más allá del primer ministro, su responsable de Economía y el jefe de la oposición, que ayer presentaron sus respectivas declaraciones fiscales. Asimismo, indicó que si se obliga a todos los diputados a revelar sus finanzas personales, podría cuestionarse si es necesario que periodistas y directores de empresas públicas, entre otros, siguieran ese ejemplo. “Eso no debería pasar sin un largo y pausado debate, y no es la solución que yo recomendaría”, matizó el primer ministro.

La declaración de impuestos de Cameron fue replicada ayer por su ministro de Economía, George Osborne, y por el líder de la oposición, Jeremy Corbyn. El dirigente laborista declaró que en el ejercicio 2014-2015 pagó 18.912 libras (23.500 euros) en impuestos, mientras que Osborne pagó en ese mismo período 72.210 libras (90.076 euros).

El líder de la oposición laborista acusó a Cameron de haber expuesto ante el Parlamento una “clase maestra en el arte de la distracción” y sostuvo que “no comprende qué enojada está la gente” por las revelaciones sobre el fondo offshore de su familia en Panamá. Además de lamentar que más de la mitad de las firmas involucradas en los papales filtrados del estudio Mossack Fonseca sean británicas, Corbyn pidió al Ejecutivo más recursos en la lucha contra el fraude fiscal. Bajo su gobierno –arremetió el opositor– “pasamos por seis años de aplastante austeridad”. Y tal vez hubiera sido posible evitarlo “si los súper ricos no se hubieran negado a pagar sus impuestos”. Cameron se convirtió en el blanco de críticas por haber tardado en admitir que había invertido dinero en una sociedad offshore de su padre en Panamá.

Compartir: 

Twitter
 

Cameron hizo su presentación como reacción ante la crisis.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.