EL MUNDO › LA COMISIóN ESPECIAL PARLAMENTARIA APROBó LA RECOMENDACIóN PARA QUE SE ABRA EL IMPEACHMENT CONTRA ROUSSEFF

La operación contra Dilma avanzó un paso

Lula dijo que fueron derrotados ayer, pero que van a trabajar “para ganar el domingo”, cuando vote el plenario de Diputados. El líder del PT mantiene conversaciones con dirigentes para garantizar los 171 votos necesarios para frenar el intento destituyente.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

Comenzó a construirse el “Muro de Brasilia” sobre el cantero central de la principal avenida capitalina. Tendrá un kilómetro de extensión, dos metros de altura y será finalizado esta semana para evitar que se enfrenten las multitudes que saldrán a manifestar contra y a favor del golpe blanco impulsado por el vicepresidente Michel Temer y su ladero Eduardo Cunha, jefe de la Cámara de Diputados donde ayer la oposición obtuvo una victoria importante. Luego de casi 9 horas de deliberaciones, la Comisión Especial sobre el Impeachment aprobó por 38 votos contra 27 la recomendación para que la presidenta Dilma Rousseff sea objeto de un proceso. El parecer será analizado en los próximos días en el Plenario donde los adversarios del gobierno necesitarán una mayoría especial, similar a la necesaria para reformar la Constitución, de 342 sobre 513 diputados. Por lo que la partida aún no está definida, aseguró ayer el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva al hablar en un acto donde también estuvieron el cantante Chico Buarque y el teólogo Leonardo Boff, realizado en Río de Janeiro.

A más de 1000 kilómetros de la capital federal amurallada, a donde ya llegaron decenas de colectivos con campesinos de bermudas junto a sindicalistas decididos a plantar cara ante el aluvión blanco, de las clases medias destituyentes, recién iniciadas en las manifestaciones que ellas prefieren sean los domingos. Por eso Cunha, con su instinto incendiario, forzó el calendario de sesiones para que se vote el enjuiciamiento el domingo 17 de abril con el Congreso cercado por simpatizantes de la salida de Dilma de un lado del vallado metálico, y del otro los movimientos sociales y el PT (Partido de los Trabajadores).

“Fuimos derrotados hoy en la Comisión (Congreso), era una comisión que fue armada por Eduardo Cunha, pero eso no importa tenemos que trabajar para ganar el domingo” dijo Lula con tono severo.

Y al minuto soltó una ironía política con su sello. “Nosotros no somos como ellos que salen a la calle solo los domingos, nosotros salimos miércoles, jueves, viernes, cuando sea”.

“Ellos quieren darle un golpe a Dilma... pero mientras yo tenga fuerzas me dedicaré las 24 horas a trabajar la democracia y la ciudadanía.”

Incansable, pero con la voz tomada como si estuviera resfriado Lula está recorriendo el país, el sábado habló en la nordestina ciudad de Fortaleza, al tiempo que mantiene conversaciones con dirigentes para garantizar los 171 votos imprescindibles para repeler el intento destituyente en el Plenario.

Actúa como un ministro sin cartera mientras aguarda que el Supremo Tribunal Federal resuelva si levanta la suspensión de su nombramiento como jefe de la Casa Civil (gabinete).

El retorno de Lula a los actos masivos se inició el 18 de marzo pasado en San Pablo cuando habló ante más de 100 mil personas, un día después de haber jurado como miembro del gabinete.

Fue demoledor para la dirigencia conservadora observar la convocatoria del fundador del PT pocos días después de que Aécio Neves, candidato presidencial derrotado por Dilma en 2014, no pudo hablar en un mitin opositor porque el público le impidió subir al palco.

Ocurre que la prédica desestabilizadora y moralista del discurso opositor provoca fobia hacia los partidos.

“A ellos no les gusta la política. ¿Saben quién habla en nombre de ellos, el demócrata Jair Bolsonaro” un militar retirado que reivindica hasta hoy a la dictadura.

Lula advirtió sobre las consecuencias de este tipo de pedagogía antipolítica que cuaja en agrupaciones como “Ven a la Calle” y “Movimiento Brasil Libre” posiblemente entrenadas en tanques de ideas neocons norteamericanos. “Fue así que surgió el nazismo en Alemania, fue así como nació el fascismo en Italia”.

A Bariloche, en avión

Lula dijo no entender la “rabia” de las clases altas frente al ascenso de “pueblo... porque puede viajar a Bariloche... o porque viaja en avión” que antes era un medio de transporte prohibitivo para los consumidores de baja renta. “Yo viajé en avión por primera vez en 1975” con tanto miedo de vomitar que “me até el cinturón al máximo”, recordó y mencionó que pese a no tener formación superior fue el “presidente que abrí más universidades en la historia de Brasil”, algo que nunca la interesó a la burguesía.

Burguesía que en los años 20 del siglo pasado estudiaba en Francia mientras en “Argentina en 1918 ya tenía la Reforma Universitaria, y en nuestro país la primera universidad fue creada en 1932, porque la elite brasileña nunca se preocupó por el estudio del pueblo”.

Es contra esas conquistas que se alzan las clases acomodadas, resumió en el acto carioca.

En una entrevista divulgada ayer explicó que “en este momento histórico lo que está en juego es el intento de criminalizar al PT, de sacar a Dilma del poder y evitar la posibilidad de que Lula vuelva a ser candidato a presidente de este país”.

En efecto, el dos veces presidente electo Lula se perfila como un fuerte candidato ya que lidera las preferencias del electorado con el 21 por ciento de intenciones de voto, de acuerdo con una encuesta de la consultora Datafolha publicada esta semana por Folha de San Pablo.

Compartir: 

Twitter
 

Lula da Silva participó en un acto en Río de Janeiro junto al cantante Chico Buarque y el teólogo Leonardo Boff.
Imagen: Instituto Lula
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.