EL MUNDO › UNA CENA DE CARIDAD FUE EL NUEVO ESCENARIO DE LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL EN ESTADOS UNIDOS

Los candidatos se pelearon con chistes

Donald Trump y Hillary Clinton se atacaron con dureza en una tradicional cena benéfica, en la que son habituales las bromas e ironías, aunque esta vez fueron más allá, al punto de que el republicano fue abucheado por algunos comentarios.

Los candidatos se tiraron con munición gruesa en la cena de caridad en el Waldorf Astoria.
Imagen: AFP.

El candidato republicano Donald Trump y su rival demócrata, Hillary Clinton, se atacaron con dureza durante una cena benéfica en Nueva York en la que es habitual que haya bromas e ironías pero que este año fueron más allá, hasta el punto de que el magnate cosechó abucheos por algunos de sus comentarios.

“Hillary es tan corrupta que la echaron de la Comisión Watergate”, señaló Trump en un momento de su discurso en la cena de la Fundación Alfred E. Smith Memorial, un evento tradicional organizado por la Iglesia Católica para recaudar fondos. El comentario, basado en una teoría de la conspiración que lleva tiempo circulando, generó abucheos, algo inédito hasta ahora en la gala, que suele ser una pausa festiva en la dura campaña electoral estadounidense.

En cambio, el momento más celebrado de su intervención estuvo relacionado con su esposa, Melania, cuando habló del discurso que dio en la convención nacional republicana de julio y que fue criticado en la prensa porque copió párrafos enteros de uno que había pronunciado años atrás la primera dama Michelle Obama. “Michelle Obama da un discurso y a todo el mundo le encanta, es fantástico, todos piensan que ella es absolutamente genial. Melania da exactamente el mismo discurso y la gente se le echa encima. ¡No lo entiendo!”, comentó Trump entre las risas del auditorio.

Hillary Clinton se rió de sí misma bromeando sobre lo que cobra por dar discursos, después de que Wikileaks filtrara las astronómicas cifras que obtuvo de los banqueros de Wall Street. “Esto es un regalo, normalmente cobro un montón de dinero”, señaló.

Trump y Clinton se sentaron, durante la cena en el Hotel Waldorf Astoria muy cerca uno del otro, apenas separados por el arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, e incluso intercambiaron algunas pocas palabras. Al inicio de su discurso, Trump se comparó con Jesús de Nazaret. También él era “un simple carpintero que trabajaba para su padre”, dijo, pero pronto dirigió los dardos contra su rival. Clinton “odia en secreto a los católicos”, afirmó, y añadió que no entiende cómo alguien tan corrupto puede presentarse a la Presidencia. El público protestó por estas afirmaciones, según The New York Times. También Clinton atacó a su contrincante, alegando que Trump traduce desde el teleprompter “del original ruso”, y censuró al magnate por sus comentarios sobre las mujeres: para la mayoría de los estadounidenses la Estatua de la Libertad es un símbolo de esperanza y una bienvenida a los inmigrantes. En cambio, Trump le daría un “cuatro” en su escala de mujer atractiva, “quizás un cinco, si deja la antorcha y la tabla y se hace un nuevo peinado”.

La influencia de las estrellas en la campaña electoral estadounidense es importante. Meryl Streep, defensora de Hillary Clinton, tiene muy claro cuál será el resultado de las elecciones estadounidenses y ya no siente la necesidad de criticar el sexismo de Donald Trump, dijo el jueves la ganadora de un Oscar en el festival de cine de Roma.

Continúa con acciones y apariciones de músicos, cómicos y actores. Katy Parry, Jennifer Lopez y Jon Bon Jovi defienden contra viento y marea a Clinton en sus conciertos bajo el lema “Love Trumps Hate”. El director de documentales Michael Moore también sorprendió esta semana con Michael Moore in Trumpland, toda una declaración cinematográfica de amor hacia Hillary Clinton.

Mientras tanto, son muchos los nombres conocidos que realizan grandes donaciones a la campaña de Clinton. En la gala “Stronger Together” celebrada esta semana en Broadway subieron al escenario personalidades como Julia Roberts, Helen Mirren, Sarah Jessica Parker, Anne Hathaway, Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal. Barbra Streisand se encargó del discurso y Billy Cristal fue el maestro de ceremonias.

El grupo de famosos que apoya a Trump es mucho menor que el de Clinton. El magnate sólo tiene a su lado figuras del negocio del espectáculo como el ex campeón del mundo del boxeo Mike Tyson, el luchador Hulk Hogan y el bajista de Kiss, Gene Simmons. En el mundo del cine, el padre de Angelina Jolie también está a favor de Trump. Sin embargo, otros republicanos de Hollywood se han distanciado desu candidato, como es el caso de Arnold Schwarzenegger, quien anunció en Twitter que por primera vez desde 1983 no votará a los republicanos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared