EL MUNDO › PYM FORTUYN, SOCIOLOGO, GAY Y ANTIINMIGRANTE

Apareció un Haider holandés

Por Ian Buruma*
Desde Londres

Ahora pasó en Holanda, el país que se autopresentaba como el campeón mundial de la tolerancia social, la meca del sexo gay y la marihuana y la primera república liberal de Europa. Ahora tiene una nueva cualidad: el ascenso de un populismo telegénico de derecha que “dice lo que la gente realmente piensa” sobre todos esos inmigrantes que vuelven inseguro caminar por la calle.
Primero fue Umberto Bossi en Italia, alimentando el resentimiento contra los inmigrantes del sur que afluían hacia el norte. Bien vestido, bien hablado, joven, Bossi impuso el tono para el nuevo tipo de derechista. Joerg Haider, con su sonrisa kennedyesca y su ingeniosa manera de conducirse ante las cámaras de TV, explotando los “saludables instintos populares” de los austríacos con los buscadores de asilo y la intromisiva burocracia europea. Al mismo tiempo, Portugal presenció el ascenso de Paulo Fortas, líder del Partido Popular.
La versión holandesa se llama Pim Fortuyn o, mejor dicho, el profesor Fortuyn: sociólogo, periodista conocido y, ahora, un político independiente que arrasó en las elecciones municipales en Rotterdam y de quien se especula que conseguirá más de 20 bancas en el Parlamento. Fortuyn sabe cómo manipular a una multitud y es un experto en cigarros finos. Calificado como el holandés que mejor se viste por la revista Esquire (de Holanda), Fortuyn es abiertamente homosexual: la única concesión a la imagen progresista de Holanda.
De una manera muy distinta, Fortuyn encaja con el perfil de otros pulidos demagogos de nuestro tiempo. Piensa que Holanda ya está lo suficientemente llena de gente. Que hay que recortar el gasto público. Que las fronteras deben ser estrictamente controladas una vez más. Que hay que olvidarse de un gobierno central fuerte. Que “Europa” es mala. Que las políticas deben ser devueltas a las esferas locales. Es un mezcla común entre economía neoliberal y comunitarismo sentimental.
¿Qué explica el ascenso de los políticos de pensamiento y prédica telepopulista? Algunos, especialmente conservadores, culpan a la manera en que las elites políticas han ignorado el problema de los inmigrantes y los refugiados. Por demasiado tiempo –continúa el argumento– las alertas por el poco control sobre el flujo de extranjeros fueron descartadas como si se tratara de un prejuicio racial. Y ahora la gente debe convivir con las consecuencias: crimen en las calles, drogas, escuelas superpobladas y demás. Los nuevos derechistas se animan a transitar los caminos que a los políticos usuales les da miedo pisar.
Hay un ápice de verdad en todo esto. Las políticas de inmigración europeas son un desastre. Pero muchos que aprecian el aspecto de los derechistas tienen poca experiencia directa de vivir con inmigrantes. La mayoría son gente de clase media que teme que los extranjeros sean los responsables de que el país se arruine, como si los inmigrantes fueran la principal razón de la caída en los niveles de educación y los servicios públicos.
Hay otra razón para el ascenso de la nueva derecha y la izquierda tiene una parte de la culpa. Austria, Italia, Holanda y hasta India, donde la nueva derecha actualmente impera, tienen una sola cosa en común. La política en esos países ha estado por demasiado tiempo obstaculizada por gobiernos que no se basaban en ideas políticas sino en el pragmatismo y la distribución de cargos entre sus partidarios. Los democristianos de Italia degeneraron en una corrupta maquinaria política. Lo mismo pasó con el Partido del Congreso indio y la coalición social-cristiana que gobernó Austria. Holanda tiene más diversidad, pero allí también prevaleció un muy vanagloriado “modelo de consenso”.
Tal vez no sea sorprendente que Fortuyn haya empezado su carrera como marxista. Será muchas cosas, pero no un insípido. En cambio, el nuevo laborismo británico y, progresivamente, los nuevos conservadores moderados, lo son.
*De The Guardian de Gran Bretaña, especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.