EL MUNDO

Chávez cortó con la (anti) agencia antidrogas de Bush

El presidente venezolano dijo que la DEA –agencia antinarcóticos de EE.UU.– estaba realizando trabajos de espionaje y apoyo al narcotráfico. Caracas ya rompió con Washington un convenio militar.

 Por Clodovaldo Hernández *
Desde Caracas

El presidente de Venezuela Hugo Chávez anunció que su gobierno “cortó en seco” las relaciones de cooperación que mantenía con la agencia antidrogas de Estados Unidos (conocida como DEA, por sus siglas en inglés), alegando que “estaba realizando labores de espionaje y apoyo al narcotráfico”.
El mandatario explicó que la agencia estadounidense “estaba utilizando como máscara la lucha contra el narcotráfico, incluso para apoyarlo”, aunque no ofreció detalles de casos específicos. Indicó que durante un tiempo se realizó un seguimiento de las actividades de los agentes de la DEA asignados a Venezuela y se pudo constatar que aprovechaban su posición privilegiada para “hacer inteligencia en contra del gobierno de Venezuela”. Chávez opinó que se trata de un asunto de soberanía, razón por la cual decidió cortar los convenios que le permitían a la DEA interactuar con las autoridades policiales venezolanas. “Estamos analizando las opciones, revisando los convenios existentes y pronto iremos anunciando nuestras decisiones. De todos modos, para luchar contra el narcotráfico en Venezuela no es imprescindible trabajar con la DEA”, señaló el presidente, que salió fortalecido de las elecciones municipales del domingo pasado, en las que el chavismo se quedó con alrededor del 80 por ciento de los cargos. Sin embargo –y es lo que la oposición utiliza para adjudicarse el triunfo–, la abstención llegó casi al 70 por ciento, cifra altísima, aunque unos puntos porcentuales menor que en las elecciones municipales de 2000.
Chávez mantiene en alto su siempre candente controversia con el gobierno de Estados Unidos, cuyos voceros constantemente lo acusan de ser un factor de desestabilización política en la región y de estar llevando a cabo un gobierno autoritario que reprime a los opositores y restringe la libertad de expresión. Una de las acusaciones que con frecuencia hacen las autoridades estadounidenses se refiere precisamente a la cooperación para el combate del narcotráfico. Recientemente, el embajador de EE.UU. en Caracas, William Brownfield, lamentó que la colaboración en este aspecto haya experimentado retrasos.
“El primer consumidor mundial de drogas es Estados Unidos y qué poco hacen sus autoridades para frenar ese consumo. Hay grandes capitales del narcotráfico en EE.UU. y otros países del norte; hay bancos en esos países que financian las operaciones del narcotráfico. ¡Qué raro que no los descubren, con tanta inteligencia que tienen! La CIA es capaz de adivinar que en Irak hay armas de destrucción masiva, pero no logran detectar estas operaciones del narcotráfico en su propio país”, ironizó Chávez, un pertinaz crítico de la intervención estadounidense en Irak.
El gobierno venezolano ya ha roto unilateralmente otros convenios de cooperación con EE.UU., incluyendo un tratado de larga data en materia de asistencia militar.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

“No es imprescindible trabajar con la DEA”, dijo Hugo Chávez.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.