EL MUNDO › SEGUN SU VOCERO, FUE A GUANAJUATO POR SEGURIDAD

Temían un atentado contra Fox

 Por Gerardo Albarrán de Alba
Desde México, D.F.

La fina negociación entre el gobierno del Distrito Federal, la Presidencia de la República y sus respectivos partidos políticos (PAN y PRD), que el jueves destrabaron un galimatías político y distendieron el choque poselectoral, quedó hecha añicos ayer en la mañana, cuando el vocero presidencial reveló que Fox decidió marcharse a Guanajuato ante probables actos de provocación y violencia de “grupos radicales” vinculados con la coalición Por el Bien de Todos que pondrían en riesgo la seguridad del presidente y de la gente que asistiera a la ceremonia del Grito de Independencia.

Según Rubén Aguilar, portavoz de Fox, los servicios de inteligencia del gobierno federal les habrían advertido sobre riesgos a la seguridad del presidente, en caso de que éste asistiera al Zócalo a encabezar el acto cívico por el aniversario de la independencia de México. “Por lo pronto se ha neutralizado esta acción y se ha evitado que pueda ocurrir algo que hubiera sido una tragedia para este país”, sostuvo Aguilar, y dijo que ya tenían identificados a los “grupos radicales” que asistirían anoche al Zócalo para “provocar incidentes violentos”, pero no ofreció nombres “por razones de seguridad”. Poco después, el secretario de Gobernación Carlos Abascal trató de matizar la declaración, pero sólo la empeoró: calificó de “provocaciones” tanto la presencia de López Obrador en el Zócalo como su intención de celebrar ahí mismo las fiestas patrias, lo que “puede producir efectos devastadores, acciones incontrolables”.

De inmediato, el dirigente nacional del PRD Leonel Cota Montaño acusó al vocero presidencial de erigirse en un “provocador” y exigió sustentar su acusación revelando los nombres de los supuestos “grupos radicales”. El propio gobierno de la Ciudad de México –de filiación perredista– aseguró que las autoridades federales nunca le notificaron sobre esas pretendidas infiltraciones entre los seguidores de López Obrador. “No tenemos información de que hubiera grupos radicalizados que atentaran contra la vida de nadie. La previsión que teníamos es que podía haber una manifestación de descontento”, dijo el secretario de gobierno capitalino, Ricardo Ruiz.

Por lo pronto, ni Vicente Fox ni Andrés Manuel López Obrador estuvieron anoche en el Zócalo para dar el Grito de Independencia. Pero el ex candidato presidencial de izquierda –que ayer se despidió de sus seguidores y anunció que recorrerá el país después de la Convención Nacional Democrática de mañana– festejó como un triunfo político que Fox reculara en el último minuto y trasladara la ceremonia oficial al poblado de Dolores, en el estado de Guanajuato.

Ayer por la tarde, el plantón sobre Paseo de la Reforma, la avenida Juárez, la calle Madero y el Zócalo de la Ciudad de México fue levantado, tras 48 días de manifestaciones en contra del fraude electoral. El primer saldo político fue la imposibilidad de ocultar la protesta, tanto dentro como fuera del país, y la construcción de un movimiento social en torno de López Obrador.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.