EL MUNDO › EL EX DIRECTOR DE LA AGENCIA DE MEDICAMENTOS DE CHINA

Condenado a muerte por corrupto

 Por José Reinoso *
desde Pekín

China dictó ayer una condena ejemplarizante. Un tribunal de Pekín sentenció a muerte al ex director de la Administración Estatal de Alimentos y Medicinas Zheng Xiaoyu, de 62 años, por corrupción y abandono de funciones. La decisión se produce en medio de la ola de escándalos que ha sacudido al país en las últimas semanas por las deficiencias en los sistemas de control y de seguridad de los productos farmacéuticos y alimentarios del país asiático, y que van de la fabricación de un ingrediente medicinal falso –a consecuencia del cual han fallecido al menos 100 personas en Panamá– a la exportación de pasta de dientes mezclada con un químico tóxico y de comida para mascotas con aditivos letales.

La sentencia, de una dureza que ha sorprendido, se produce también en el marco de la intensa campaña en marcha contra la corrupción y pone de relieve hasta qué punto el gobierno quiere mostrar que está tomando medidas drásticas para poner freno a la alarma internacional sobre sus productos. Especialmente, cuando se acercan los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Los jueces son nombrados en China por el Partido Comunista (PCCh).

Zheng Xiaoyu sabía que tenía un trabajo privilegiado y rentable. Era el máximo responsable de la Administración Estatal de Alimentos y Medicinas, el organismo encargado de aprobar los fármacos. Ocupaba, por tanto, una posición ideal para ingresar un dinero extra a cambio de mirar hacia otro lado. Pero el cántaro de Zheng fue demasiado a la fuente. En 2005, se jubiló, y el año siguiente comenzó a ser investigado por corrupción por la Comisión Central de Disciplina del partido, del cual fue expulsado en marzo de este año. Todos sus bienes han sido confiscados.

El pasado día 16, comenzó su juicio, tras ser acusado de recibir sobornos –en forma de dinero y regalos– por valor de 6,5 millones de yuanes (630.000 euros) a cambio de conceder registros sin los ensayos pertinentes. Una compañía, Kongliyuan, le pagó supuestamente por aprobar 277 medicamentos, la mayor parte de ellos antibióticos muy rentables. Un total de 31 personas están afectadas por la investigación, incluidos su esposa, Liu Naixue, y su hijo, Zheng Hairong.

Entre los fármacos registrados irregularmente bajo el mandato de Zheng, que comenzó en 1998 –año de creación de la agencia–, figura un antibiótico que mató a 10 personas el año pasado, antes de ser retirado. Las autoridades sanitarias han dicho que van a revisar alrededor de 170.000 licencias, concedidas mientras dirigió el organismo.

“Zheng debía utilizar el poder que le había sido concedido por el Estado y por el pueblo de forma seria y honesta, pero ha ignorado los intereses fundamentales de éstos, aceptando sobornos”, declaró el tribunal, según la agencia Xinhua. “Esto ha amenazado la vida y la salud de la gente y ha causado un impacto social muy negativo.”

Que el directivo y sus allegados recibían sobres a cambio de aprobaciones era sabido. “Los maletines con dinero eran cosa habitual. Zheng favorecía a aquellos que estaban asociados con él. Pero fue demasiado lejos. Esto le creó muchos enemigos”, dice una fuente de la industria farmacéutica, que tiene contactos frecuentes con la agencia del medicamento.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.