EL PAíS › KIRCHNER CERRO CON FILMUS Y PIDIO EL VOTO A LOS PORTEÑOS

“Se juega el futuro de la ciudad”

El Presidente cerró el acto en el Luna Park. “Me vengo a entregar a los capitalinos”, dijo. Destacó logros de su gobierno y anunció que la desocupación bajó al 8,3 por ciento. Daniel Filmus advirtió sobre los que quieren ganar la Capital para “volver a los ’90”.

 Por Miguel Jorquera y Santiago Rodríguez

Néstor Kirchner jugó ayer su última carta antes de las elecciones porteñas del próximo domingo y acompañó a Daniel Filmus en el cierre de su campaña a la Jefatura de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. “Me vengo a entregar a los capitalinos y a decirles ayúdennos a seguir cambiando la Argentina”, pidió el Presidente, convertido en orador central de una velada que tuvo por marco a un Luna Park repleto. El candidato K siguió la línea trazada por la Casa Rosada: enfatizó que “no sólo se juega el futuro de la ciudad, sino el proyecto para cambiar al país” y en alusión a sus adversarios advirtió que “quieren transformar a la Capital Federal en cabeza de playa para volver a la década del ’90”.

Kirchner y Filmus pusieron el broche a un acto que empezó mucho antes, incluso, de que arribaran al Luna Park. Omar Mollo, Juanse (de Ratones Paranoicos), Teresa Parodi (hasta no hace mucho funcionaria del gobierno de Jorge Telerman) y Víctor Heredia se sucedieron en el escenario para entretener. Los hermanos Korol y Daniel Aráoz presentaron a los candidatos para la Legislatura y se cansaron de repetir que eran “la lista 500”.

Filmus llevará colgadas de su candidatura dos boletas de legisladores. La que anoche promocionaron los presentadores del acto del Luna Park es la del kirchnerista Frente para la Victoria, encabezada por Ginés González García. La otra, de Diálogo por Buenos Aires, lleva a la cabeza a Aníbal Ibarra, quien no estuvo en el acto (ver recuadro). En nombre de esa fuerza que aporta a la coalición articulada por el ministro de Educación subió al escenario su compañero de fórmula, Carlos Heller.

Kirchner se reservó para el final. Dejó que hablara primero Filmus y cuando le llegó su turno hizo un discurso que combinó elogios al candidato kirchnerista y críticas a la oposición con un repaso de sus cuatro años de gestión y reiterados pedidos de apoyo a los porteños para profundizar las políticas que puso en marcha a su llegada a la Casa Rosada. En ese esquema jugó a nacionalizar al máximo las elecciones del próximo domingo.

“Hay una ventanita al futuro, pero solos no lo podemos construir. Necesitamos de las cualidades intelectuales y culturales que han hecho de ésta una capital honrada por el mundo”, insistió Kirchner, quien se dirigió a cada uno de los actores sociales de la ciudad, incluida “su orgullosa clase media”. Aseguró también, en referencia al día que concluya su mandato, que “el 9 de diciembre vamos a salir del infierno”. Detrás suyo, sobre el escenario, un enorme cartel marcaba la consigna del acto: “Nuestra ciudad merece lo mejor”, invocando el voto a Filmus.

En el repaso de su gestión con el que buscó seducir al electorado porteño, Kirchner incluyó distintos puntos y destacó uno en particular: que había recibido los datos preliminares sobre desocupación del mes de abril. “Es la marca más baja de los últimos veinte años, el 8,3 por ciento”, subrayó y anunció también que los directivos de Fiat le aseguraron que producirán anualmente en el país 50 mil autos y 20 mil camionetas. El mandatario resaltó que eso “generará muchas más fuentes de trabajo”.

“Daniel es el paso hacia el cambio”, aseguró Kirchner y elogió su tarea de ministro. “Es el responsable de que hayan vuelto las escuelas técnicas”, sostuvo y citó entre sus “logros” la Ley de Educación y la inversión del 6 por ciento del PBI en Educación. Con la mira puesta en la oposición, afirmó además que “a veces las sombras del pasado vuelven”.

Filmus exhortó a la militancia a “pelear hasta el sábado para asegurar los votos” y, tras invocar su condición de “maestro”, pidió a los presentes “saquen un cuaderno y anoten a los amigos, a los vecinos, a las ex novias, a los ex novios” que tienen que convencer “para garantizar la victoria”. Se refería a un triunfo que, sin necesidad de segunda vuelta, lo convierta directamente en jefe de Gobierno. Dejó la puerta abierta a un ballottage: “Si es necesario lo volveremos a hacer el 24”.

En la primera fila de la platea todos celebraron la ocurrencia. Allí estaba casi todo el gabinete, Daniel Scioli y Felipe Solá. Todos quedaron bajo la lluvia de papeles y globos celestes y blancos que cerraron el acto mientras Filmus, Kirchner, Heller y González García saludaban desde el escenario.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente Kirchner y Daniel Filmus cerraron bajo una lluvia de globos y papelitos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.