EL MUNDO › POR ESTRECHO MARGEN HABRIA SOBREVIVIDO LA LEY DE CADUCIDAD

Sigue vigente la impunidad

Uruguay habría rechazado los plebiscitos por la anulación de la Ley de Caducidad y por el voto epistolar. El primero obtendría el 47 por ciento de los votos y el segundo el 38 por ciento, según los boca de urna. Hacía falta la mitad más uno.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Montevideo

Al parecer, la sociedad uruguaya prefiere seguir siendo conservadora: ayer habría rechazado los plebiscitos por la anulación de la Ley de Caducidad y por el voto epistolar. Según las proyecciones de Factum y Equipos Mori, ninguna consulta obtuvo la mitad más uno de los votos.

La Ley de Caducidad, una amnistía que impide juzgar a los responsables de las violaciones de los derechos humanos durante la última dictadura (1973-1985), fue sancionada en el Parlamento por colorados y blancos en 1986 y ratificada por voto popular en 1989. Ayer, según los boca de urna, la consulta obtenía el 47,7 por ciento de los votos y se necesita la mitad más uno de los votos para ganar.

Guillermo Payssé, miembro del Serpaj (Servicio de Paz y Justicia), explicó a Página/12 su visión sobre el sufragio. “Lamento que nuevamente la población haya elegido no terminar con la impunidad. No podemos olvidar que los dos partidos tradicionales, el Blanco y el Colorado, se manifestaron en contra de la anulación.”

La campaña en contra de la amnistía fue convocada por la central sindical PIT-CNT y organizaciones de derechos humanos, junto a los Hijos de Uruguay. Según los representantes de la campaña por el Sí (boleta rosada), los medios no dieron el espacio deseado para que la gente se informe del plebiscito. Tampoco hubo propaganda ni estímulo de parte de los partidos políticos tradicionales. Como señaló a este diario Luis Puig, de PIT-CNT, “hubo dirigentes de la derecha que generaron confusión en la opinión pública: el candidato Lacalle dijo que si se anulaba la norma, los presos saldrían de las cárceles”. Según el líder sindical, “hubo una mordaza que hizo que un 20 por ciento de la población no supiera que había una consulta”.

Puig agradeció a quienes se plantearon la perspectiva de un cambio. “Prácticamente la mitad de la población votó por acabar con la impunidad. Es muy importante señalar el enorme esfuerzo que se realizó en la campaña durante dos años y que la juventud se incorporó activamente.”

Durante el primer gobierno de centroizquierda de Tabaré Vázquez se impulsó la aprobación legislativa de los tratados internacionales y se promovió la investigación de los crímenes de la dictadura aprovechando los agujeros jurídicos de la Ley de Caducidad. Sin embargo, Vázquez se negó a derogarla contando con mayoría parlamentaria. Payssé afirma que será ahora labor del Congreso atacar la norma. “Si el Congreso la aprobó, debiera ser el que la anule. No puede haber una ley antidemocrática que no permite juzgar a los violadores de los derechos humanos.”

Se le preguntó si considera que la sociedad uruguaya le teme a la memoria y al tema de los desaparecidos. “No creo, existe una toma de conciencia en los uruguayos, la población supo de los restos que han aparecido, recibió información.” Según el analista político Adolfo Garcé, el punto de inflexión se dio dentro de Frente Amplio, pero sólo en el último tiempo, por lo tanto no alcanzó. “José Mujica en el marco de esa pulseada con Tabaré Vázquez fue y estampó la firma para que se lograra habilitar la consulta. El FA después terminó tomando el asunto”, dijo el profesor en Ciencias Políticas de la Universidad de la República.

Payssé destacó que tanto el Frente Amplio como el plebiscito de la Ley de Caducidad obtuvieron el 47 por ciento de los votos. “Quiere decir, que dentro del FA hubo quienes no votaron en contra de la impunidad y que algunos electores de los partidos tradicionales no les hicieron caso a sus candidatos y pusieron la papeleta rosa.”

Coincidiendo con la campaña, el lunes pasado, la Corte Suprema declaró inconstitucional la norma por el caso del asesinato de la joven militante comunista Nibia Sabalsagaray. Hubiera sido esperable que un fallo inédito como ése generara una suerte de envión en la campaña por el Sí.

Interrogado ayer por los resultados de las consultas, el candidato Mujica consideró que los plebiscitos nunca habían quedado tan opacados con la disputa de los partidos. “Quedaron absorbidos por el pleito entre partidos. Creo que también hay una confusión en el marco de las ideas, sobre todo con el voto en el exterior.” La consulta por el voto epistolar, según los boca de urna, obtuvo un 38 por ciento de los votos. Mujica señaló “en una parte del pueblo uruguayo debe haberse hecho la idea de que por un lado como recurso no ofrece las garantías necesarias, y por el otro, si corresponde que los que viven en el exterior pueden elegir por nosotros. Yo creo que no es un tema acabado, seguirá siendo polemizado”, dijo sin perder las esperanzas el líder frenteamplista.

Compartir: 

Twitter
 

La fórmula blanca –Luis Alberto Lacalle (der.) y Jorge Larrañaga– festeja el ballottage.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.