EL MUNDO › REACCIONES EN COLOMBIA TRAS EL MENSAJE DE LA GUERRILLA

Entre el afán y la cautela

La Central Unitaria de Trabajadores calificó de positivo el anuncio de tregua temporal; en cambio, industriales como José Félix Lafaurie advirtieron que “hay que tomarlo con mucha precaución” y organizaciones de víctimas reclaman la liberación de rehenes.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Hoy comienza el cese del fuego ordenado por la guerrilla colombiana de las FARC, que duraría dos meses y que, según los mismos rebeldes, “es una contribución decidida a fortalecer el clima de entendimiento necesario (en el proceso de paz que se adelanta actualmente), para que las partes que inician el diálogo alcancen el propósito deseado por todos los colombianos”. La fuerza pública colombiana, en cambio, mantendrá sus operativos, tal como lo aseguró el presidente Juan Manuel Santos al confirmar que las partes estaban en acercamientos de paz. El cese es para muchos la luz de esperanza en días en que las acciones violentas de la guerrilla dejan policías, civiles y niños heridos por todo el país, en especial en las provincias del sur, como Cauca y Nariño, fronterizas con Ecuador.

Hay cierto escepticismo sobre si el grupo rebelde podrá mantenerse sin disparos ni uso de la fuerza a lo largo de dos meses, en especial en zonas donde el Ejército colombiano y otras fuerzas armadas como las paramilitares o bandas criminales se disputan el territorio y las rutas de la cocaína y las armas. El sorpresivo anuncio guerrillero fue hecho ayer en La Habana, a la llegada del grupo de rebeldes que, desde el mes pasado, está dialogando con una comisión del gobierno colombiano con el fin de buscar un posible acuerdo para poner fin a la confrontación armada que suma más de cuatro décadas.

Antes de ingresar al Palacio de Convenciones de La Habana, y rompiendo ante los medios de comunicación ese hermetismo solicitado por el gobierno a manera de “discreción”, Luciano Marín Arango se acercó a los reporteros para declarar el alto al fuego. “El secretariado de las FARC ordena a las unidades guerrilleras en toda la geografía nacional el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la fuerza pública y los actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada durante el período comprendido entre las 24 horas del día 20 de noviembre del 2012 y las 24 horas del día 20 de enero de 2013.”

Marín, alias “Iván Márquez”, estaba acompañado por alias Rodrigo Granda, alias Andrés París, Jesús Santrich, Marcos Calarcá y Tanja, la guerrillera holandesa que lució uniforme camuflado y lanzó arengas a favor de la “revolución” de las FARC. Márquez planteó que el cese del fuego unilateral es una respuesta que acoge “el inmenso clamor de paz del pueblo colombiano”. Una semana atrás, el presidente Juan Manuel Santos había recordado que el cese del fuego no fue pactado para la realización de los diálogos; por lo cual recibe duras críticas de sectores de derechos humanos y ONG democráticas que aseguran que no es posible construir la paz al tiempo que se derrama la sangre.

“Lo recibo como un hecho de paz, como una señal positiva en el propósito de ponerle fin a este conflicto absurdo”, expresó el presidente del Congreso colombiano, Roy Barrera, mientras algunos industriales como José Félix Lafaurie advirtieron que el anuncio “hay que tomarlo con mucha precaución” para evitar que las FARC tomen ventaja mostrando buena voluntad y luego aprovechando militar y políticamente la situación. En el Consejo Gremial se pidió al gobierno que no cese las operaciones contra los rebeldes.

Mientras tanto, en el sector sindicalista el cese unilateral fue mejor recibido. Para la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se trata de una muestra de voluntad política de una organización insurgente, en especial en fechas próximas a la Navidad y el Año Nuevo. “Yo creo que nadie se va a poner a rechazar un cese del fuego, así sea de manera unilateral”, le dijo a la radio Domingo Tovar, presidente de la CUT. Definitivamente, opinó la Confederación General del Trabajo, “se va allanando un camino hacia la construcción de la paz en la república de Colombia” con el cese del fuego prometido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Las organizaciones de víctimas pidieron a la guerrilla que además del alto al fuego liberen a los secuestrados que siguen en su poder, como gesto real de que desean la paz y reconciliación en el país.

Compartir: 

Twitter
 

El equipo negociador del gobierno colombiano, liderado por Humberto de la Calle (der), llegó a La Habana.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice
  • EN EL COMIENZO DE LA SEGUNDA ETAPA DE NEGOCIACIONES CON EL GOBIERNO, EL GRUPO REBELDE ANUNCIó UNA TREGUA DE DOS MESES
    Un alto el fuego de las FARC auspicia el diálogo
  • LA CORTE DE LA HAYA FALLó EN EL DIFERENDO CON NICARAGUA
    Los siete cayos son colombianos
  • LA OFENSIVA ISRAELí ELEVó A 108 LOS MUERTOS PALESTINOS EN GAZA PESE A LOS ESFUERZOS DIPLOMáTICOS POR FRENAR LA VIOLENCIA
    Caen bombas sobre los intentos de tregua

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.