EL PAíS › CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER VISITO MENDOZA, LA PROVINCIA NATAL DE JULIO COBOS

“No se crece con enfrentamientos”

La Presidenta inauguró obras en un gasoducto y después siguió viaje a San Juan. El vicepresidente no fue y la mandataria abundó en elogios al gobernador Celso Jaque. En representación de los radicales K estuvo el rionegrino Miguel Saiz.

La visita que hizo ayer Cristina Fernández de Kirchner a la tierra natal del vicepresidente Julio Cobos estuvo repleta de elogios y guiños cómplices. Los elogios estuvieron destinados a los mendocinos; los guiños, al gobernador Celso Jaque. En condiciones normales, el vice hubiera formado parte de la delegación que acompañó a la mandataria. Pero nada es lo mismo tras la grieta insalvable que produjo la votación de las retenciones móviles. Ayer, Cobos permaneció en Buenos Aires mientras que Jaque, su rival en la provincia, era el hombre más ensalzado por CFK. “Estoy acompañando a este gran gobernador que es Celso”, lo elogió. Aunque no mencionó el conflicto por las retenciones, la Presidenta aprovechó la visita para dejar un mensaje a favor del diálogo. “No hay sociedad desarrollada que crezca con enfrentamientos. Muchas veces las diferencias tienen que ver con no saber mirar racionalmente los problemas.”

La visita a Mendoza, que luego se completó en la vecina San Juan, implicaba una prueba de fuego en el territorio que vio nacer a Cobos como dirigente nacional. El motivo del viaje fue el anuncio de la ampliación y mejoras del gasoducto Beazley-La Dormida, lo que permitirá aumentar el transporte a casi un millón y medio de metros cúbicos diarios. La Presidenta llegó acompañada por el jefe de Gabinete, Sergio Massa, los ministros Florencio Randazzo (Interior), Juan Carlos Tedesco (Educación) y Julio De Vido (Planificación), más el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi. En Mendoza la recibieron seis gobernadores: además de Jaque y José Luis Gioja (San Juan), estuvieron Daniel Scioli (Buenos Aires), Miguel Saiz (Río Negro), Luis Beder Herrera (La Rioja) y Oscar Jorge (La Pampa). “Esto va a significar energía para las industrias del norte de Mendoza y del sur de San Juan”, prometió la Presidenta.

Además de reunirse con los gobernadores, CFK aprovechó para dirigirse a las dos mil personas que se habían reunido en la explanada de la gobernación. “Sé que están muy contentos porque viene el Burrito Ortega a Mendoza”, comentó. Entonces se comenzaron a escuchar consignas deportivas a favor de distintos clubes del país, entre ellos Racing. “Eso era el anterior presidente”, se desligó. “Yo de fútbol no sé nada”, aclaró aunque luego agregó casi como el pasar que era hincha del Lobo, por Gimnasia y Esgrima La Plata. La madre de la Presidenta, Ofelia Wilheim, es una reconocida hincha del equipo platense; incluso llegó a ser tentada para integrar la comisión directiva del club. En medio de los gritos de la multitud, CFK dijo que había comenzado a militar en política antes de los 21 años. “Yo siempre fue del pueblo: lo tengo acá”, dijo señalándose el corazón. La escuchaban militantes peronistas de los distintos departamentos que rodean a la capital mendocina.

En el acto se anunció el comienzo de obras para impermeabilizar tierras mendocinas y pampeanas en torno al río Atuel. Los seis gobernadores que se reunieron con CFK forman parte del Comité Interprovincial del Río Colorado (Coirco). “Estamos muy contentos porque esta obra significa un paso más en otros tantos temas que tenemos que consensuar entre los distintos niveles institucionales para lograr una mejor calidad de vida para todos los argentinos”, dijo la Presidenta. Además de mencionar las obras, la mandataria elogió con palabras rimbombantes al anfitrión. Recordó que cuando Jaque fue intendente del departamento de Malargüe, le había dado apoyo “a un desconocido como por entonces era Néstor Kirchner, que tenía tantos sueños e ilusiones para transformar la Argentina”. También alabó las realizaciones de los mendocinos. “Esto –señaló– es un ejemplo de cómo se puede sobrellevar la adversidad y superar las dificultades.” Los elogios presidenciales a Jaque fueron un inequívoco mensaje a Cobos.

Ante la ausencia del vicepresidente, la representación de la Concertación Plural quedó en manos de Saiz. El gobernador de Río Negro que representó a los radicales K, estuvo el miércoles en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, para ratificar su pertenencia a la coalición oficial. “La Concertación ha tenido una dificultad, un tropiezo, pero está más allá de los hombres y de las responsabilidades que uno tiene. Recuerdo cuando nosotros defendíamos y decíamos que era un instrumento político inédito para la República Argentina. Sabíamos que no iba a ser un camino recto y que podríamos encontrar curvas y contracurvas. Pero estamos preparados para los tropiezos”, dijo Saiz. Sus palabras fueron un calco de las que había esgrimido el miércoles en la Rosada.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández y Celso Jaque muestran durante el acto que compartieron una remera de la Juventud Peronista.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.